Vida consagrada | historia

Historia

El ideal de la vida consagrada hunde sus raíces en el evangelio, el seguimiento de Cristo virgen, pobre y obediente.[11]​ En el mismo siglo aparecen en el norte de África con San Agustín, los canónigos regulares.

En el siglo V al VII se desarrolla el monaquismo irlandés, sin embargo, a partir del siglo VI la gran mayoría de los monasterios fueron aglomerados bajo la regla de San Benito en Occidente.[13]

Miembros del Instituto de Cristo Rey, fundado por José Luis Torres Pardo en 1979, en Argentina. Ejemplo de una nueva forma de vida consagrada, de derecho diocesano, aprobada como Asociación pública eclesiástica, mientras se espera la respuesta de la Santa Sede.

En el siglo XII nacen las órdenes redentoras de cautivos, cuyo objetivo era liberar a los cristianos que habían sido esclavizados por causa de su fe, a diferencia de los monjes caballeros estos no portaban armas, sino solo cartas de recomendación del papa o los de los reyes, y dinero para pagar el rescate.[13]

Las Órdenes mendicantes se unieron a los monjes, a partir del Siglo XIII, para desarrollar un modelo de vida consagrada en el que destacaba el carácter de pobreza, tanto individual como colectivo de la Orden. Aportaron la organización de los institutos por provincias, y su organización bajo un Superior con plenos poderes. Su modelo fue seguido por el resto de Órdenes, aunque con menos severidad en el concepto de pobreza.[12]

Ya en el Siglo XVI, aparecen las Congregaciones religiosas clericales, asociaciones de clérigos y laicos que viven en comunidad y, sin querer llegar a ser verdaderas Órdenes religiosas, se dedican a la propia perfección, al apostolado o a obras de caridad. Siguiendo el modelo de estas pero sin pretenden el Orden sagrado, nacen las Congregaciones religiosas laicales. durante el mismo período surgen las primeras Sociedades de Vida apostólica y los primeros intentos de Institutos seculares.[12]

La vida consagrada en general, sufrirá un grande revés entre los siglos XVIII y XIX, con las supresiones en los diversos Estados europeos. A pesar de ello nacerán numerosas congregaciones o Institutos dedicados a la enseñanza o a la enfermería. A finales del siglo XIX surgen los primeros Institutos seculares, aunque si la aprobación pontificia de estos no se dio sino hasta mediados del siglo XX.[12]

Con las reformas del Concilio Vaticano II se recuperan antiguas formas de vida consagrada como el orden de las vírgenes, el reconocimiento de los ermitaños y el antiguo orden de las viudas.

Other Languages
français: Vie religieuse
italiano: Vita consacrata
português: Vida consagrada
slovenčina: Zasvätený život
Kiswahili: Maisha ya wakfu
中文: 會士