Verbo copulativo | verbo copulativo en español

Verbo copulativo en español

Tradicionalmente se han reconocido en el español dos clases de verbos predicativos (transitivos e intransitivos), muy numerosos, pero tan solo tres verbos copulativos: ser, estar y parecer. Los verbos copulativos nunca pueden llevar complemento directo; en cambio, llevan un complemento obligatorio llamado atributo que suele ser frecuentemente un sintagma nominal o adjetival y más raramente otros, y que representa un estado, esencia o cualidad del sujeto. Pueden llevar asimismo cualquier otro tipo de complemento, salvo el predicativo y el agente.

El atributo del verbo copulativo se suele reconocer porque es sustituible plenamente por "LO" tenga el género y el número que tenga. Por demás, algunos adjetivos en función de atributo suelen cambiar de significado si su verbo copulativo es ser o es estar: listo, bueno, malo, vivo, fresco, católico, atento, delicado, despierto, joven, limpio, verde, seguro, negro, molesto, decente, parado.

Por otra parte, el verbo ser se ha gramaticalizado como parte de algunos nexos o marcadores del discurso y como tal ha perdido en ellos su carácter verbal, por ejemplo, en "es más", "es decir", "esto es", "o sea"...

El verbo ser

El verbo ser en español conserva unos pocos usos como verbo predicativo que tiene significado:

  1. En expresiones hechas como Érase una vez .... ¿Es a mí?. ¡Eso es!
  2. Con el significado de "suceder", "ocurrir", "acaecer", "acontecer", "tener lugar": El accidente fue en la carretera. Es que estoy cansado. Hoy es siempre todavía (Antonio Machado)
  3. Cuando es impersonal, esto es, carece de sujeto recuperable: Es tarde.
  4. Cuando significa "existir": El ser es, el no ser no es (Parménides).

La mayor parte de las formas de la conjugación del verbo ser del español provienen del latín vulgar essere, en latín culto esse, que a su vez procede del verbo indoeuropeo ésm; pero para el infinitivo se tomó la de sedere ('estar sentado'), y así en castellano antiguo se dijo seer, forma hoy en desuso y abreviada a ser. La mayor parte de su conjugación (excepto el participio, el gerundio, el futuro y condicional simples del indicativo y, quizás, el presente de subjuntivo) proceden de las correspondientes del verbo en latín vulgar. Algunas formas no se usan hoy, como el participio de presente ens, entis que en castellano se conserva sólo como nombre común (ente) o como sufijo de algunos adjetivos con el significado de "que es": "Amante" = "que es amador"; "invidente" = "que no es veedor".[3]​ Tampoco tiene circulación el participio de futuro, futurus -a -um. Por otra parte, el verbo ser se usa también no como copulativo, sino como auxiliar en la formación de la pasiva analítica del español, en compañía de un participio que, por tanto, no funciona como atributo, sino como verbo núcleo del sintagma verbal: "La circulación fue desviada por el agente". Por otra parte, el carácter desemantizado del verbo "ser" hace que se utilice también como verbo auxiliar y "estar" en perífrasis verbales como estar + gerundio.

Ser como abstracto

Se denomina verbo abstracto al verbo copulativo ser, cuando es usado con atributo y carece, por lo tanto, de significado concreto alguno.

Así, por ejemplo, en la oración "Yo soy un hombre", soy sería verbo abstracto ("un hombre" es el atributo), frente a la oración "Yo soy" (es decir, 'Yo existo'), donde dejaría de tener esta cualidad.

Entre las variantes combinatorias del verbo ser está la de ser el único verbo que se puede omitir en castellano, ya que es el verbo mínimo o menos significativo de todos y por lo tanto puede sobreentenderse siempre. De ahí, también, que muchos atributos puedan presentarse sin que el verbo copulativo se muestre en la estructura superficial de la frase: "Ese chico tenía sucia la camiseta".

El verbo ser es semánticamente perfectivo: indica que no es posible tiempo interior alguno en el significado de la predicación: "La pared es frágil". El verbo estar, por el contrario, es semánticamente imperfectivo: indica que existe tiempo interior en la predicación, y, por tanto, existe un proceso anterior y/o ulterior del que pueda ser resultado ésta: "La pared está frágil". Otro ejemplo: "La pared fue frágil", entenderíamos que ya no sea frágil (pero no porque ya no haya pared). En cambio: "La pared estaba frágil", entenderíamos que ya no esté frágil, pero no porque ya no exista este atributo (fragilidad).[5]

El verbo estar

Caracteriza a las lenguas española y portuguesa poseer un segundo verbo copulativo semánticamente imperfectivo que señala tiempo interior en la acción, estar. El verbo estar señala acciones imperfectivas, esto es, de duración no limitada y que pueden producirse sin llegar a su término temporal. En español se emplea cuando el hablante piensa que la cualidad es resultado de un devenir, real o supuesto y basta para usarlo con que, al enunciar una cualidad, haya en nuestro pensamiento una leve suposición de que ha podido ser causada por una acción o cambio, por algún devenir. Por ejemplo, se puede decir "él está cansado" pero no "él es cansado". Por la misma razón no podemos decir "el cielo es nublado" a no ser que nos refiramos a un cuadro. Ser expresa cualidad inherente ("Claudia es guapa", ingénitamente) y estar accidental ("Claudia está guapa", esto es, ahora). Ser expresa también solo permanencia ("es pobre") y estar transitoriedad ("está pobre", esto es, solo ahora)

Estar también puede usarse como verbo predicativo cuando indique 'estar en un lugar' o 'estar presente'. Por ejemplo: ¿Está Javier? Ayer estuve en Madrid. Entonces no lleva atributo alguno.

El verbo parecer

El verbo parecer se usa no pocas veces como verbo copulativo ("Pedro parece listo"), pero también posee usos como verbo predicativo cuando significa "tener / guardar parecido con algo o alguien" o "semejar". Por ejemplo: Se parece a él. Me ha parecido que llamaban. En estas construcciones predicativas no hay atributo alguno.

Verbos pseudocopulativos o semicopulativos

Además de los verbos estrictamente copulativos como ser y estar (algunos autores dicen que parecer también lo es), hay verbos pseudocopulativos (de "pseudo", 'falso' en griego, y "copulativo") que admiten construcciones en las que se atribuyen alguna propiedad a un sujeto de una manera similar a como el complemento atributivo lo hace en una oración estrictamente copulativa. Estos verbos se llaman verbos pseudocopulativos y en las construcciones en las que intervienen el verbo de unión sólo matiza el modo en que se atribuye dicha propiedad. Algunos ejemplos son:

María anda un poco despistada últimamente.
Mis amigos se pusieron muy nerviosos al verte.

No forman oraciones copulativas, sino semipredicativas y no suelen llevar atributos, sino complementos predicativos. Para algunos autores, parecer es un verbo pseudocopulativo, ya que sí aportaría algo de contenido semántico, a diferencia de ser y estar, que no contribuyen semánticamente. Otros autores también consideran verbos copulativos o semicopulativos a los verbos semejar y resultar. También es pseudocopulativo el verbo andar + adjetivo (en construcciones como andar preocupado, andar despistado, etc.).

Other Languages
asturianu: Verbu copulativu
brezhoneg: Verb-stagañ
English: Linking verb
Bahasa Melayu: Kata pemeri
Nederlands: Koppelwerkwoord
português: Verbo de ligação
română: Verb copulativ
Simple English: Linking verb