Veni Creator | uso

Uso

Tradicionalmente y en la actualidad en la Iglesia católica latina es el himno de las vísperas de la solemnidad de Pentecostés.

Se suele cantar al comienzo de ciertos actos en los que se quiere invocar al Espíritu Santo de modo solemne, p. ej. al inicio de ciertos actos académicos solemnes en las universidades. Esto es un vestigio del origen eclesiástico de la institución universitaria.

Se canta durante el rito de la ordenación de los presbíteros, en el momento de la imposición de las sus manos y antes de la oración consagratoria.[2]​ Antes del Concilio Vaticano II, la primera estrofa se cantaba de rodillas (incluido el obispo) y, mientras el coro continuaba con la segunda, el obispo se levantaba para ungir las manos.

Es el único himno del Breviario Romano conservado por la Iglesia Episcopal, incluido en el Libro de Oraciones.[3]

Other Languages