Valdeobispo | historia

Historia

Prehistoria

Las características geográficas de la zona sobre la que se encuentra la localidad, han permitido el asentamiento de varias culturas que abarcan desde el Paleolítico Inferior. Los primeros seres que poseyeron industria lítica, los primeros habitantes establecidos en Valdeobispo fueron los Austraolopitecus, con una serie de instrumentales realizados con guijarros tallados. Los Pitecantrópidos que reciben el nombre de Cultura de los Guijarros. Tanto estos como el Homo Erectus, cuyos restos se vienen localizando tanto en distintos lugares de España Atapuerca-Burgos, como en Cáceres, son los autores de las industrias líticas del Paleolítico Inferior (alrededor de 500 000 a 90 000) que según las técnicas empleadas por esos grupos se divide en dos grandes grupos; el de los bifaces (periodos Abbevilliense y Achelense) y el de las lascas (periodos de Clactoniense y Tayaciense). Pasando después de estos periodos culturales al hombre de Neandertal que se calificó como un Homo sapiens que se extendió por toda Europa, Asia y África, representando la raza característica del Paleolítico Medio o Musteriense (años 90 000 a 35 000).

Valdeobispo estuvo habitado en mayor o menor cantidad de miembros o por pequeños grupos interrelacionados entre si por la proximidad de ambos yacimientos descubiertos. Eran seminómadas habitaban al aire libre construyendo chozas o en cuevas, según el clima donde se establecieron, practicaban una economía totalmente depredadora , la caza, la recolección de productos vegetales y la pesca. De ahí que el lugar donde se establecieron estas gentes, donde esas materias primas dependería de la disponibilidad de recursos, dentro de unas determinadas zonas creemos no muy amplias y por supuesto lo menos alejadas de los refugios. Valdeobispo en aquel periodo debió de suministrar todos los elementos necesarios para la subsistencia de estos grupos de seres. Diversos testimonios líticos se han documentado en las proximidades del lugar denominado Aceña del Barquillo, donde se han hallado varios útiles líticos elaborados con cantos procedentes del río Alagón; junto a éste aunque algo más al oeste, también fueron recuperadas hachas de piedra correspondientes al mismo horizonte cultural.[2]​ El territorio sobre el que se asienta Valdeobispo fue utilizado como un camino natural, ya desde el Neolítico, por las gentes que en aquellas épocas practicaban la trashumancia, método habitual hasta hace muy pocos años del siglo XX.

Imperio romano

Bajo el Imperio romano se construyó una calzada aprovechando un camino natural, por el término de Valdeobispo, se conserva perfectamente el de rodadura con sus bordillos. Hasta cinco villa romana o complejos agrícolas se han documentado en el actual término de Valdeobispo. Vega de La Barca,[5]​ vía que conectaba Mérida con Asturica ( Astorga). Dicho lugar sirvió como tabernae (lugar de descanso y para el relevo de caballerías de tiro, ya que a partir de este punto la calzada asciende un desnivel conocido popularmente como el repechón de las mulas).

Época visigoda

La sepultura hallada y estudiada recientemente se localiza en un paraje rocoso con diversidad de batolitos por el derredor, la vegetación característica las escoberas y el encinar y el alcornoque. La sepultura labrada en el alto de una roca sus características son similares a otras existentes en nuestra región, investigadas y estudiadas por autores como Vicente Paredes, Sanguino, Michel, Tomás Martín Gil, Marceliano Sayans, etc.

Existiendo en todos ellos una gran disparidad de opiniones, unos comentan que pueden fecharse a partir de los siglos VIII, otros llegan a establecer como fecha tope los siglos XII y XIII. Debemos aclarar que este tipo de tumbas no solo fueron de épocas remotas sino que en la reconquista en Extremadura también fueron realizadas. No se conocen bien las razones de estos tipos de enterramientos, si se conoce que evolucionaron a través del tiempo, quedando sobradamente constatado en las épocas citadas. Las tumbas de época tardorromana, tenían más bien forma de bañeras similares a las predecesoras del Bronce, pero con el tiempo fueron evolucionando y ya en los siglos VIII, IX y X, las tumbas ofrecen un redondeamiento en la parte superior que era para que la cabeza del extinto no se moviera, su forma era trapezoidal o cuadrangular. En los siglos XI-XII se incluyen lajas.

No conocíamos hasta este momento ningún otro testimonio de este tipo de enterramientos o similares en el entorno de Valdeobispo, ni tan siquiera en las localidades próximas. Por lo que este hallazgo viene a representar un hallazgo de cierto valor histórico y que en futuros estudios nos pueda ilustrar mejor que gentes vivieron y acabaron sus días en estos territorios.

Estas sepulturas tienen en común el haber sido excavadas en rocas de granito a flor de tierra y estar orientadas con la parte de los pies hacia el Este o naciente, y la cabeza a poniente. Lo mismo que en la mayoría de este tipo de hallazgos, no conserva tapa alguna, lo que lleva a pensar que el cubrimiento se realizaba con lajas de menor tamaño, aunque en algunas de las localizadas en Extremadura existen unos rebajes que debieron de corresponder al encaje de estas tapaderas.

La sepultura del “Hocino” se encuentra en una zona bastante rocosa, (canchos graníticos) y en uno de los puntos más altos de ese paraje, la altura máxima es de 359-361 msnm, se encuentra en la dehesa “Del Hocino”, a pocos metros del arroyo de “Los Charquillos”. La roca está partida por la mitad como consecuencia del fallo del terrno donde se asentaba. Las coordenadas son X 736.599.12 m, e Y 4.444.118.43 m, UTM. Las características morfológicas son las siguientes: hueco excavado dándole la forma del cuerpo humano, en la cabecera el espacio es de 35 x 20 cm, y la profundidad de 32 cm .

Las dimensiones totales son 1,8 m x 0,56 cm de ancho en los hombros y 0,39 cm, en los pies, la profundidad entre los 0,4 de la cabecera y los 0, 39 de los pies. En la confluencia entre el alojamiento de la cabeza y el comienzo de los hombros a ambos lados las esquinas están redondeadas con una medida de 8 cm . En la cabecera a en la superficie de la roca y a pocos cm, del hueco de la cabeza hay un agujero de 0,075 cm y 4,5 cm de profundidad, ignorándose su utilidad quizás este agujero y su espacio anexo, sirviera como lugar de ofrendas, para algún cirio o crematorio de perfumes.

Por la longitud de esta tumba 1,8 se deduce que se tratase de un hombre, esperamos que en un futuro próximo se estudiase las tierras alrededor, de esta sepultura, una primera vista nos ha confirmado que en el lugar hubo alguna vivienda o varias, por los restos de tejas que aunque es difícil determinar en que época fueron fabricadas, aunque por su forma y composición nos aventuramos a pensar se trate de tejas medievales, siglo XI o XII.

De tumbas como ésta del “Hocino” en otro tipo de contexto arqueológico como análisis de las tierras etc, también se han obtenido información sobre que tipo de alimentación tuvieron, sus enfermedades, un amplio abanico de datos sobre sus costumbres y formas de vida. El entorno que rodea a este lugar hasta el río, es sin duda una fuente de información histórica que nos promete datos hasta hoy ignorados. Esperamos que en un futuro nuevos estudios y en mayor profundidad se puedan efectuar sobre el entorno del “Hocino”.[6]

Aldea del Señorío de Galisteo

Aunque no se puede determinar la fecha exacta de la fundación de la localidad, se sabe que se fundó entre el siglo XI y el siglo XIII como parte de la repoblación leonesa durante la Reconquista. La localidad pasaría a pertenecer al Señorío de Galisteo. La localidad cobró importancia tras la fundación de la Mesta en 1273, al situarse junto a la Cañada Real Soriana Occidental. Valdeobispo perteneció a Galisteo hasta el siglo XIX, cuando se constituyó el actual municipio.[7]

Edad contemporánea

A la caída del Antiguo Régimen la localidad se constituye en municipio constitucional en la región de Extremadura, conocido entonces como Val de Obispo. Desde 1834 quedó integrado en el Partido Judicial de Plasencia.[9]

En Valdeobispo, la desamortización de Pascual Madoz terminó de forma violenta, asesinándose en 1869 al secretario del ayuntamiento Diego Julián de Paredes, que había comprado la finca de Valverde de Abajo.[7]

Other Languages
العربية: فالديبايسبو
català: Valdeobispo
English: Valdeobispo
Esperanto: Valdeobispo
euskara: Valdeobispo
français: Valdeobispo
magyar: Valdeobispo
interlingua: Valdeobispo
italiano: Valdeobispo
Bahasa Melayu: Valdeobispo
occitan: Valdeobispo
polski: Valdeobispo
português: Valdeobispo
română: Valdeobispo
русский: Вальдеобиспо
українська: Вальдеобіспо
oʻzbekcha/ўзбекча: Valdeobispo
Tiếng Việt: Valdeobispo
Winaray: Valdeobispo
Bân-lâm-gú: Valdeobispo