Torrecilla en Cameros | economía

Economía

Durante siglos y hasta tiempos no muy lejanos la espina dorsal de la economía de los Cameros fue la abundante cabaña de ganado, principalmente ovino, cuyo cuidado incluía la trashumancia invernal hacia los pastos de Extremadura y Andalucía. Por esta razón, gracias a la lana merina, se desarrolló en la comarca una importante industria textil que ya en tiempos de Carlos I motivó la creación de la Hermandad de las Trece Villas, a fin de explotar comunalmente los territorios de realengo existentes en la comarca.

En la actualidad la base económica del municipio es la construcción, el turismo, la agricultura cerealistica y la ganadería, que ha ido evolucionando hacia la vacuna, más rentable que la tradicional ovina. La ganadería de Torrecilla, junto a la del resto de pueblos de la sierra, tiene desde 1999 denominación de calidad de origen, Las 13 Villas.

Torrecilla está pasando de una economía basada en la agricultura y el pastoreo a ser un pueblo turístico y de veraneo. Las suaves temperaturas en verano, la ausencia de industria contaminante, las rutas por la naturaleza, los deportes de caza y pesca, sus rincones de escalada y las zonas deportivas dan lugar a un progresivo aumento del sector.

Las zonas de acampada y campamentos de verano están en torno a las piscinas municipales, El Estanque a dos km por la carretera del Serradero, en torno a la Ermita de San Pedro y la zona llamada El Zatorral, junto río Iregua, son las más importantes.

En los años 50, la industria dedicada a la fabricación de muebles "Pascual Salcedo", permitió a esta villa albergar en su territorio a unos 1.500 habitantes. Con su cierre en los años 60, desapareció la única industria de cierta importancia de la zona y con ella prácticamente la mitad de la población, que tuvo que desplazarse.

Torrecilla en Cameros alberga uno de los tesoros más significativos de los que dispone La Rioja, un manantial con una historia tan profunda como el propio discurrir del agua, estamos hablando del Manantial Riva de Baños conocido actualmente como Manantial de Peñaclara, que desde 1974, año que se construyó la planta envasadora Peñaclara, no ha parado de embotellar el agua mineral natural, siendo la única planta envasadora de La Rioja y parte importante de la economía local.

Evolución de la deuda viva

El concepto de deuda viva contempla sólo las deudas con cajas y bancos relativas a créditos financieros, valores de renta fija y préstamos o créditos transferidos a terceros, excluyéndose, por tanto, la deuda comercial.

Gráfica de evolución de la deuda viva del ayuntamiento entre 2008 y 2014

     Deuda viva del ayuntamiento en miles de Euros según datos del Ministerio de Hacienda y Ad. Públicas.[6]

La deuda viva municipal por habitante en 2014 ascendía a 178,42 €.[7]

Other Languages