Therapsida | filogenia

Filogenia

Synapsida 

Caseasauria


 Sphenacodontia 

Sphenacodontidae


 Therapsida 

Tetraceratops



 †Biarmosuchia 

Eotitanosuchidae



Phthinosuchidae



 Eutherapsida 
 †Dinocephalia 

Anteosauria



Tapinocephalia



 Neotherapsida 
 †Anomodontia 

Dromasauria



Dicynodontia



 Theriodontia 
 †Gorgonopsia 

Lycaenops



Inostrancevia



 Eutheriodontia 
 †Therocephalia 
 †Eutherocephalia 

Bauria




 Cynodontia 

Mammalia











Biarmosuchia

Los biarmosuquios son los terápsidos más primitivos y aún guardan gran similitud con los pelicosaurios.

Dinocephalia

Los dinocéfalos guardan aún rasgos de sus ancestros reptiles, como la ausencia de paladar secundario o la anatomía de la mandíbula, pero sus miembros posteriores comienzan a erguirse y los anteriores son extensibles. Dinocéfalo podría traducirse por "cabeza monstruosa", y en efecto, se trataba de un grupo animal en el que era frecuente encontrar especies herbívoras de gran envergadura, aproximadamente la de un rinoceronte, como Moschops.

Theriodontia

Los teriodontos (literalmente, "dientes de bestia") deben su nombre al descomunal tamaño que podían alcanzar los dientes de algunas de sus especies, principalmente carnívoras que, a finales del Triásico habían originado un tipo de organización muy parecida a la de los mamíferos. La fosa temporal se hizo cada vez más amplia para permitir la acomodación de los grandes músculos de la mandíbula, de manera que la fosa alcanzaba el parietal y los huesos escamosal y postorbitario ya no se situaban por encima de ella; finalmente, la propia barra postorbitaria se hizo incompleta llevando a la condición típica de los mamíferos, en que la órbita y la fosa temporal están fusionadas[1]

Este grupo se caracterizaba porque la mandíbula se articulaba con el cráneo en el pequeño hueso cuadrado fijándose mediante poderosos haces musculares que posibilitaban una gran amplitud de bostezo, lo que posibilitó la aparición de especies con descomunales dientes, como era el caso de los gorgonópsidos, los primeros dientes de sable conocidos.

La especial importancia de este hueso no es su presencia, sino su evolución junto a la de los huesos mandibulares, que terminarán formando la cadena de huesecillos del oído medio de los mamíferos. Sin embargo, aún no hay evidencia del paladar secundario. Las extremidades anteriores son extensibles y las posteriores tienen además la capacidad de erguir la postura.

Los terocéfalos, que comenzaron su evolución casi simultáneamente a los gorgonópsidos, presentaban además otros rasgos adicionales similares a los mamíferos, como es el número de falanges de la mano y del pie, con una fórmula de 2·3·3·3·3, típica de los mamíferos.

Other Languages
Afrikaans: Therapsida
العربية: ثيرابسيد
asturianu: Therapsida
català: Teràpsids
čeština: Therapsidi
Deutsch: Therapsiden
Ελληνικά: Θηριαψιδωτά
English: Therapsid
euskara: Therapsida
فارسی: ددکمانان
suomi: Terapsidit
français: Therapsida
galego: Terápsidos
עברית: תראפסידה
hrvatski: Terapsidi
magyar: Therapsida
Bahasa Indonesia: Therapsida
italiano: Therapsida
日本語: 獣弓類
한국어: 수궁류
Latina: Therapsida
македонски: Терапсиди
Nederlands: Therapsida
ଓଡ଼ିଆ: Therapsid
polski: Terapsydy
português: Therapsida
русский: Терапсиды
srpskohrvatski / српскохрватски: Terapsidi
Simple English: Therapsid
slovenčina: Terapsidy
svenska: Therapsider
Tagalog: Therapsida
Türkçe: Therapsida
українська: Терапсиди
Tiếng Việt: Bộ Cung thú
Winaray: Therapsida
中文: 獸孔目