Simonetta Vespucci | modelo sin par

Modelo sin par

Simonetta Vespucci en "La Virgen y el Niño en un nicho"

Fue precisamente al instalarse con la familia Vespucci que ella fue descubierta por Sandro Botticelli, los hermanos Domenico y David Ghirlandaio, Piero di Cosimo y otros artistas prominentes que vivían en Florencia. Muy pronto todo noble en la ciudad quedó prendado de ella. Entre éstos, los hermanos Lorenzo y Juliano, de la familia de los gobernantes Médici.

Ya en 1472, en el fresco de la capilla Vespucci de la Iglesia de Todos los Santos, la Madonna della Misericordia protegiendo a los miembros de la familia Vespucci, los hermanos Ghirlandaio habían incluido el retrato de Simonetta cerca del aún niño Américo Vespuccio.

Retrato de Lorenzo de Médici por Giorgio Vasari.
Retrato de Juliano de Médici por Sandro Boticelli.

Lorenzo se ocupaba de los asuntos de Estado, pero su hermano menor tenía mucho tiempo libre, el suficiente para seducirla.

El 28 de enero 1475 en la plaza de la Santa Croce en Florencia, se llevó a cabo una justa, La Giostra (Torneo di Giuliano). La razón oficial de este torneo fue la celebración de un éxito diplomático: una alianza entre Milán, Venecia y Florencia, el 2 de noviembre de 1474. Pero, según ha sido sugerido, la fecha elegida para el festival fue el día del cumpleaños de Simonetta.

El torneo contó con la participación de Juliano, quien la eligió como dama de su corazón. Delante de Juliano iba su escudero con un estandarte en el cual Botticelli había pintado a Minerva y Cupido. Un poema de Poliziano describe la imagen y da la clave de la misma: era una imagen de Simonetta representando a Palas Atenea vestida de blanco, con lanza y escudo que lleva la cabeza de la Medusa Gorgona. Como lema tenía escrito en francés: La Sans Pareille (La Sin Igual).

La dama de Giuliano, la bella Simonetta, representada en forma de Minerva, al pie de brillantes ramas de olivo. En una mano sostiene un escudo con la cabeza de Medusa, en la otra una lanza. Ella levanta la vista hacia el sol. Cupido, de pie junto a ella, atado está al tronco del olivo; su arco y sus flechas se han partido. Personificada está la gloria con que Giuliano se ha cubierto en el torneo y que enciende el corazón de la hermosa.

"La Giostra" en Florencia, reconstrucción con trajes de la época.

Andrea Verrocchio también había creado una bandera para uno de los contendientes, Giovanni Morelli, que representaba en el blanco virginal a Cupido con un arco. Juliano y Jacopo Pitti ganaron el torneo.[1]​ «La bella Simonetta» fue considerada «Reina de la Belleza», y sus rasgos se convirtieron en un prototipo de la belleza femenina que primaría en el primer Renacimiento.

La imagen del caballo vencedor de Juliano inspiró a Leonardo da Vinci una serie de dibujos.

Other Languages