Pelagio Galvani | legaciones

Legaciones

En Romania

En 1213 fue enviado a Constantinopla como legado pontificio con una doble misión: por un lado conseguir la paz entre el Imperio de Nicea dirigido por Teodoro I Lascaris, y el Imperio Latino, bajo el liderazgo de Enrique de Flandes, para así unir las fuerzas militares de la cristiandad y poder recuperar Tierra Santa; por otro, unir a la Iglesia ortodoxa griega a la iglesia Romana, tras la separación de ambas en el Cisma de Oriente. Galvani tuvo éxito en la primera cuestión, consiguiendo que ambos bandos firmaran las paces en 1214, pero no así en la segunda: sus conversaciones con el arzobispo de Éfeso Nicolas Mesarites, legado del Patriarca de Constantinopla Teodoro II Irenikos, no dieron fruto. Adicionalmente, llevó a cabo varios nombramientos eclesiásticos en Romania y dio varias constituciones reguladoras de la vida canónica y monacal en Chipre y Creta.[8]

En la quinta cruzada

En 1218 el nuevo papa Honorio III le nombró su legado para la nueva cruzada que se venía preparando desde el IV Concilio de Letrán, dirigida contra Egipto. A su llegada al teatro de operaciones, ya los cruzados estaban preparando la conquista del puerto de Damieta. Avanzada la campaña, el sultán egipcio Al-Kamil ofreció a las tropas cristianas el reino de Jerusalén a cambio de levantar el asedio de Damieta; los franceses de Juan de Brienne y los teutones eran partidarios de aceptar la propuesta, pero Galvani, secundado por los italianos, los caballeros templarios y hospitalarios, se negó tenazmente. Damieta cayó en noviembre de 1219; Galvani consagró su mezquita en iglesia y restauró la sede episcopal y su cabildo.

No duró mucho tiempo la alegría: Juan de Brienne se marchó a reivindicar los derechos que sobre el trono de Armenia tenía su mujer Estefanía, hija de León I de Armenia; Federico II Hohenstaufen, que había prometido su asistencia a la cruzada, demoraba su llegada; las tropas cristianas tenían dificultades para mantener la plaza bajo su control. En 1221 Malik, que había recibido la ayuda de sus hermanos los sultanes de Damasco y Mesopotamia, retomó la ciudad. Posteriormente algunos historiadores achacarían el fracaso de la cruzada a la actitud intransigente del cardenal Pelagio.[11]

Other Languages
čeština: Pelagio Galvani
français: Pélage Galvani
italiano: Pelagio Galvani
português: Paio Galvão
русский: Галван, Пайу
slovenčina: Pelagio Galvani
српски / srpski: Пелагије Галвани