Otto Klemperer | estilo musical

Estilo musical

Otto Klemperer fue uno de los últimos representantes de la Escuela Alemana de dirección orquestal. Pero fue también la figura simbólica de un incorruptible carácter de músico y la encarnación de una relación fundamentalmente sobria con la música. Si bien su seriedad a la hora de realizar música procede de la inconfundible tradición germánica, no es menos cierto que Klemperer dejó muy tras de sí el tradicionalismo. Klemperer nunca borró de su horizonte el modernismo. Con ardiente intensidad había interpretado ya muy temprano música contemporánea y en los años de la Krolloper fue una de las figuras más descollantes de la vanguardia artística.

Marcado por la amarga experiencia del exilio, Otto Klemperer abandona a partir de 1945 el repertorio moderno (a excepción de la música de Gustav Mahler) y se consagra al gran repertorio austrogermánico del Clasicismo y Romanticismo. Es difícil encontrar en su discografía oficial interpretaciones de obras escritas después de 1918. Los tempi de sus versiones muestran a veces una lentitud que quizá pueda sorprender si se piensa que en su juventud Klemperer había sido un director fogoso y amante de la vanguardia. Esta evolución de estilo y de repertorio es similar a la que más tarde experimentarán Sergiu Celibidache y Günter Wand.

Como intérprete severo y con un estilo lapidario y sin concesiones, Klemperer supo enfrentarse a las tendencias de la dirección orquestal de su tiempo, muy marcadas por la búsqueda de la perfección superficial y el pretendido hallazgo de matices originales, mediante una solidez que incluso manifestaba en las partituras más ligeras, confiriéndoles sorprendentes perspectivas de importancia y luminosidad. En su más tardío legado discográfico, Klemperer fue capaz — mucho más que otros de su generación — de fijar para siempre su intención interpretativa, dejando versiones de referencia de las obras interpretadas, que fueron adquiriendo mediante imponentes procesos de purificación y aclaración una configuración de acentuada voluntad. El estilo de su interpretación, frenético y sólido a partes iguales, trascendía la nueva objetividad hasta alcanzar un utópico subjetivismo en el que lo individual se encuentra siempre iluminado por lo general. Klemperer, de esta manera, no deseó ser más que un honesto director, un traductor en absoluto presuntuoso como para definirse a sí mismo a la manera de un valedor de declaradas causas. Simplemente, Klemperer hizo que volviera a iluminarse lo que parecía ya consumido del todo hace tiempo.[1]

Other Languages
беларуская: Ота Клемперэр
čeština: Otto Klemperer
Esperanto: Otto Klemperer
français: Otto Klemperer
italiano: Otto Klemperer
latviešu: Oto Klemperers
Nederlands: Otto Klemperer
português: Otto Klemperer
română: Otto Klemperer
Simple English: Otto Klemperer
українська: Отто Клемперер