Monasterio de las Descalzas Reales (Madrid) | la comunidad

La comunidad

Interior del edificio. A la derecha, hornacina acristalada que cobija La Virgen y el Niño, cuadro de Bernardino Luini.

La primera comunidad de monjas coletinas llegó desde Gandía (provincia de Valencia), enviada por Francisco de Borja, con el consentimiento del general de la Orden de San Francisco. Fue nombrada primera abadesa sor Francisca de Jesús, tía de Francisco de Borja, que murió en Valladolid antes de que fueran terminadas las obras del monasterio de Madrid. Francisca de Jesús llevó en su compañía y como coadjutoras a María de Jesús (su prima hermana), hija del marqués de Denia, Jerónima del Pesebre, Margarita de la Columna, Isabel de la Encarnación y Ana de la Cruz. Cuando la primera abadesa murió pasó a sustituirla sor María de Jesús que murió en Madrid cuando la comunidad se hallaba instalada en las casas del tesorero Alonso Gutiérrez, antes de finalizar las obras.

En 1559, el día de la Asunción la comunidad de coletinas entró por fin en el monasterio, en solemne procesión. A lo largo de la historia fueron varias las monjas de sangre real, además de Juana de Austria y María de Austria:

  • Infanta Margarita, profesa bajo el nombre de sor Margarita de la Cruz, hija de María de Austria.
  • Doña Ana Dorotea de Austria, marquesa de Austria, profesa bajo el nombre de sor Ana Dorotea de la Concepción, hija del emperador Rodolfo II, que tomó el hábito a los doce años y murió en 1694 con ochenta y dos años.[1]
  • La princesa Catalina María de Este, hija de Alfonso III de Módena, nieta de la infanta Catalina y del duque de Saboya, que tomó el hábito a los ocho años de edad en 1622 y murió en 1628 sin edad de profesar.[2]
  • Doña Mariana de Austria (Bruselas, 1641 - 1715), hija ilegítima del cardenal infante don Fernando, profesa bajo el nombre de sor Mariana de la Cruz.[4]
  • Doña Margarita de Austria (Nápoles, c. 1650 - Madrid, 1686), hija de Juan José de Austria, nieta por línea paterna de Felipe IV y por línea materna relacionada con el pintor José de Ribera. Profesa bajo el nombre de sor Margarita de la Cruz.[4]

El 3 de septiembre de 1715, a la muerte de sor Mariana de la Cruz , el rey Felipe V dictó un Real Decreto por el que se concedía el título perpetuo de grande de España a todas las abadesas de las Descalzas.

Other Languages