Molina de Segura | fiestas

Fiestas

Molina de Segura es, sin duda, un pueblo alegre, como lo demuestran las diversas manifestaciones festivas que en el municipio tienen lugar a lo largo de todo el año; este carácter lúdico suele estar relacionado, directamente, con el fervor de los molinenses por su patrona, la Virgen de la Consolación, o por San Vicente, patrón de la localidad. Del mismo modo, la Semana Santa se ha ido enriqueciendo en los últimos años hasta recuperar el arraigo y la participación de otros tiempos.

Aunque la Navidad, el Carnaval o la Pascua Florida son también eventos importantes en el calendario festivo de Molina de Segura, es a mediados de septiembre cuando la ciudad entera se lanza a las calles, durante las Fiestas Patronales de la Virgen de la Consolación, donde destacan, entre otros actos, la bajada y la posterior subida de la Virgen a la Ermita, una gran cabalgata, en la que la Federación de Carrocistas ha propiciado un desfile de gran vistosidad, y una larga serie de actividades culturales, deportivas y festivas, como concursos de coros y danzas, canino, exposiciones de pintura, verbenas, bandas y charangas, actuaciones musicales, etc. En los diferentes barrios de la ciudad, pedanías y urbanizaciones también se celebran fiestas patronales organizadas por sus vecinos a través de su Asociación de Vecinos, en número de casi 30 fiestas que jalonan el calendario local de molina con miles de actividades festivas.

San Antón (17 de enero):

Exceptuando las fiestas patronales, el día de San Antón es la única jornada festiva de todo el calendario molinense. Es tradicional la estancia ese día en el popular y cercano paraje de Las Salinas de Molina, donde se hace la comida y se mojan las naranjas de la temporada en las balsas de agua salada del lugar, como así indica la tradición si se quiere regresar al año siguiente. En las iglesias del término se lleva a cabo la bendición de los animales y una romería del santo.

San Vicente Mártir (22 de enero):

En los últimos años se ha recuperado la antigua veneración a San Vicente Mártir, co-patrón de la villa, alternando cada año su festividad con la de San Antón. La devoción a San Vicente Mártir es muy remota, pues se le rendía culto ya en 1.325, según documentos de donaciones hechas a su altar. Probablemente proceda su adoración de los valencianos que ocuparon la villa en tiempos de la Reconquista Cristiana, pues no existe en la región devoción, parroquia o imagen alguna que esté dedicada al Santo Patrón.

En este día, el municipio se viste de gala, al igual que el cuerpo de la Policía Local, el cual le tiene como patrón. Por la mañana se celebra una misa y acto homenaje en la Iglesia de San Vicente Mártir, y por la tarde se saca al Santo en procesión.

La Semana Santa (Ultima semana de Cuaresma):

Hubo en la antigüedad tres cofradías piadosas en la villa que ya existían en el año 1.600, eran la de las Benditas Ánimas, la del Rosario y la del Santísimo Sacramento. Pero la Semana Santa de Molina de Segura ha sido recuperada íntegramente en los últimos años, desde que en 1.963 se dejara de procesionar. En la actualidad existen cuatro cofradías pasionales, con sus respectivas procesiones de Viernes de Dolores, Domingo de Ramos, Jueves Santo, Viernes Santo y Domingo de Resurrección. Se han creado y restaurado dieciséis pasos con sus respectivos estandartes, se ha llegado a la cifra de un millar y medio de nazarenos, e incluso se constituyó un Cabildo Superior de Cofradías Pasionarias en 1.997. La ya conocida semana santa molinense, rememora cada año con ilusión, emoción y recogimiento, unas fechas claves en el calendario municipal, y que con tanta añoranza se recuperaron paulatinamente en 1.986.

La Mona (lunes y martes posteriores al Domingo de Resurrección):

Estos días son dedicados a convivir en el campo o en la huerta con los grupos de amigos y familiares. La peculiaridad la facilita un bollo típico, la mona, producto elaborado en los propios hogares y que puede tener como variante la colocación sobre él de un huevo cocido.

El Festival de Teatro (Septiembre):

En sus orígenes celebrado en el mes de septiembre tras las fiestas patronales, tiene lugar el acontecimiento cultural más conocido. En él tienen lugar dos semanas de representaciones teatrales, actuaciones de danza y de música.

Este festival fue iniciado en el año 1.970 con el nombre de Ciclo de Teatro Nuevo y es uno de los más veteranos de España. Fundado por el grupo Atem y dirigido por José Antonio Arnaldos Salazar, a la edición número cinco se hizo ya internacional. Primitivamente tenía un carácter itinerante, pero actualmente cuenta con un auditorio situado en el Parque de La Compañía, y pronto contará con un modélico teatro en la Avenida del Chorrico. En 1.983 con la edición número catorce, pasa a ser patrimonio de la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento, habiendo llegado hoy día a las tres décadas de existencia. El festival se ha ido consolidando paulatinamente hasta convertirse en el más importante de la región. aunque últimamente se dedica más a teatro de calle.

Las Fiestas Patronales (lunes siguiente al tercer domingo de septiembre):

Las Fiestas Patronales de Molina de Segura son dedicadas a Nuestra Señora de la Consolación, remontándose su veneración a los siglos XIV o XV. Es el segundo municipio de España en haberle dedicado culto, de los ciento diez que la tienen como patrona.

Destaca el Desfile de Carrozas: En él participan carrozas huertanas, comparsas, grupos musicales, brasileñas, charangas, etc. Todo este montaje festivo recorre los principales ejes viarios de la ciudad, repartiendo productos huertanos, juguetes y golosinas, rebasando anualmente la treintena de vehículos. Su espectacularidad y popularidad han hecho que este acontecimiento sea el más esperado y aclamado, ya no sólo de las fiestas patronales, sino de todo el calendario local.

Romería de la Patrona: Se le acompaña a la ida, finales de agosto o primeros de septiembre, en romería de Nuestra Señora la Virgen de la Consolación, primero desde la Ermita de la Virgen de la Consolación hasta la Iglesia Arciprestal de la Virgen Asunción, El tercer domingo de septiembre se celebra una Solemne Procesión de Nuestra Señora de la Consolación , en la que se realiza un recorrido por calles del centro de la localidad. Pasando por los Barrios más antiguos de Molina de Segura, San Roque, Centro y El Castillo. En este día se suele encontrar en las aceras del recorrido personas que por su avanzada edad o por enfermedades, apenas salen sus hogares. la vuelta el Lunes siguiente al tercer domingo del mes de septiembre, que es fiesta local y el broche final de las fiestas. A su llegada a la Ermita y en medio de la aclamación popular, es loada por un sacerdote vinculado a Molina, generalmente nacido en la villa, y la patrona es despedida con un castillo de fuegos artificiales.

Pero éstos no son los únicos actos festivos de las Fiestas Patronales, sino que año tras año se presentan cargadas de numerosos y variados acontecimientos. Cabe destacar el Festival Nacional de Folclore iniciado en 1.982, el Gran Premio Ciclista Virgen de la Consolación fundado en 1.953 y el Trofeo Nacional de Motocros de Los Conejos iniciado en 1.978. Destacan igualmente diversos festivales de tunas, bandas de música, canino y muestras de panocho y zarzuela. También se realizan multitud de campeonatos deportivos, concursos infantiles, conciertos musicales y misas.

"Fiestas de Moros y Cristianos" (primer fin de semana de octubre):'

Fiestas surgidas en 2018 por iniciativa popular, aunque basadas muy fielmente en los acontecimientos históricos acaecidos en Molina de Segura durante la dominación árabe. Tiene lugar un acto de apertura oficial en el MUDEM o Museo de la Muralla, una convivencia y comidas en un campamento festero, un gran desfile con los 4 grupos locales y los otros 9 municipios murcianos con esta festividad, y múltiples actos asociados. Existen las kábilas "Mulinat-as-Sikka" y "Rey Lobo", y las mesnadas "Huestes de Fernando III" e "Infante Juan Manuel".

"Fiestas den barrios, pedanías y urbanizaciones" (todo el año):'

En el caso de Fenazar, La Albarda, La Espada, Comala y La Hurona, las celebran en agosto dedicadas a Nuestra Señora de los Ángeles. Ribera de Molina celebra sus fiestas en junio en honor al Sagrado Corazón de Jesús y siempre el último domingo de abril la Fiesta de la virgen, Llano de Molina y Torrealta también en septiembre y dedicadas a la Purísima Concepción y a Nuestra Señora de los Remedios respectivamente. Los Valientes dedica sus fiestas de agosto a Nuestra Señora de las Mercedes, y El Rellano y Campotéjar Alta en julio en honor a la Virgen del Cármen y en agosto en honor a María Auxiliadora. También existen fiestas en La Hornera y en las urbanizaciones de Altorreal por San Juan en junio, La Alcayna, por San Pedro en junio, Los Conejos por la Virgen del Carmen en julio y El Romeral II por la Virgen del Romeral en agosto. Los barrios con fiesta son generalmente San José, Fátima y Centro en mayo, San Antonio y Los Vientos en junio, El Cármen, Punta del Lugar y Santa Rita en julio, San Roque en agosto y San Miguel en septiembre.

Los Inocentes y el Carracachá

Los 28 de diciembre tiene lugar desde tiempo inmemorial el baile de pujas que en un principio organizaba la Hermandad del Santísimo Sacramento y Ánimas.

Con el fin de recaudar fondos, la Hermandad organizaba en la calle Ancha, un baile de pujas donde los mozos ofrecía dinero a los hermanos graciosos, vestidos tipo arlequín de rojo y verde, para bailar con las mozas de su gusto.

La música y el baile que sonaba en estos eventos era el famoso baile del Carracachá y otras jotas, parrandas… Una costumbre que se sigue realizando por parte del Grupo de Coros y Danzas de Molina, en la plaza del Ayuntamiento.

Other Languages