Memoria (proceso) | memoria a largo plazo

Memoria a largo plazo

La Memoria a largo plazo (MLP) es un almacén al que se hace referencia cuando comúnmente hablamos de memoria en general. Es en donde se almacenan los recuerdos vividos, nuestro conocimiento acerca del mundo, imágenes, conceptos, estrategias de actuación, etc.

Dispone de capacidad desconocida y contiene información de distinta naturaleza. Se considera la «base de datos» en la que se inserta la información a través de la «memoria operativa», para usarla posteriormente.

Clasificación por tipo de información

Una primera distinción considerada dentro de la MLP es la que establece el modelo de Squire en 1992[cita requerida] entre la memoria declarativa y la memoria no declarativa conocida como procedimental. La «memoria declarativa» es aquélla en la que se almacena información sobre hechos, mientras que la memoria no declarativa nos sirve para almacenar información basados en procedimientos y estrategias que permiten interactuar con el medio ambiente, pero cuya puesta en marcha tiene lugar de manera inconsciente o automática, resultando prácticamente imposible su verbalización.

Taxonomía de la memoria
Memoria Memoria declarativa
explicita
Memoria semántica fechas, nombres, números, ...
Memoria episódica Como sucedió algo
Memoria procedimental
no-declarativa
no-explicita
Procedural Coordinación de movimientos del cuerpo, leer palabras escritas de derecha a izquierda, andar en bicicleta
Primado Se lee una lista de palabras, por ejemplo: matrícula, acueducto, presidente.
Al día siguiente los lectores no las recordarán, pero si se muestran solo las primeras letras de una palabra probablemente recordaran la palabra completa:
acue ...? -> acueducto!, pres...?-> presidente!, etc
condicionamiento emocional: Al sonar la campana del colegio, los escolares dejan de escuchar al maestro y salen al recreo
musculatura del esqueleto: aprender la forma correcta de golpear el balón con la cabeza en futbol
aprendizaje no asociativo
Según David J. Linden, Das Gehirn, ein Unfall der Natur und warum es dennoch funktioniert, pág. 127

Memoria no declarativa (implícita)

La «memoria no declarativa» puede considerarse un sistema de ejecución (praxia), implicado en el aprendizaje de distintos tipos de habilidades (se conoce también como memoria procedimental) que no están representadas como información explícita sobre el mundo.[10]​ Este tipo de memoria se activa de manera automática, como una secuencia de pautas de actuación (procedimiento), ante las demandas de una tarea. Consiste en una serie de repertorios motores (escribir) o estrategias cognitivas (hacer un cálculo) que llevamos a cabo de modo inconsciente.

El aprendizaje de estas habilidades se adquiere de modo gradual, principalmente a través de la ejecución y la retroalimentación que se obtenga; sin embargo, también pueden influir las instrucciones ( sistema declarativo) o la imitación (mimetismo). El grado de adquisición de estas habilidades depende de la cantidad de tiempo empleado en practicarlas, así como del tipo de entrenamiento que se lleve a cabo. Como predice la «ley de la práctica», en los primeros ensayos la velocidad de ejecución sufre un rápido incremento exponencial, que va enlenteciéndose conforme aumenta el número de ensayos de práctica.

La adquisición de una habilidad lleva consigo que ésta se realice óptimamente sin demandar demasiados recursos de la atención, que pueden usarse en otra tarea al mismo tiempo, de modo que dicha habilidad se lleva a cabo de manera automática.

La unidad que organiza la información almacenada en la «memoria procedimental» es la regla de producción que se establece en términos de condición-acción, y se considera que la condición es una estimulación externa o una representación de ésta en la memoria operativa; la acción se considera una modificación de la información en la memoria operativa o en el ambiente.

Las características de esta memoria son importantes al tratar de desarrollar una serie de reglas que permitan obtener una buena ejecución en una tarea.

Esta memoria se explora a través de las praxias que es la habilidad para poner en marcha programas motores ya aprendidos de manera voluntaria: un movimiento o gesto específico, manejar objetos que requieren una secuencia de gestos etc.

Memoria declarativa (explícita)

La «memoria declarativa» contiene información referida al conocimiento sobre el mundo y sobre las experiencias vividas por cada persona (memoria episódica). Un ejemplo de la misma es el día de año nuevo, que recordamos y para todos es diferente. También contiene información referida al conocimiento general, sobre todo respecto a los conceptos extrapolados de situaciones vividas (memoria semántica). Mientras que la semántica es más objetiva y un ejemplo de la misma es que color rojo es algo que aprendimos desde pequeños y que para todos es igual, tener en cuenta estas dos subdivisiones de la memoria declarativa es importante para entender de qué modo la información está representada y se recupera diferencialmente.

La «memoria semántica» da cuenta de un almacén de conocimientos acerca de los significados de las palabras y de las relaciones entre estos significados, y constituye una especie de diccionario mental, mientras que la «memoria episódica» representa eventos o sucesos que reflejan detalles de la situación vivida y no solamente el significado.

La organización de los contenidos en la «memoria episódica» está sujeta a parámetros espacio-temporales; esto es, los eventos que se recuerdan representan los momentos y lugares en que se presentaron. Sin embargo, la información representada en la «memoria semántica» sigue una pauta conceptual, de manera que las relaciones entre los conceptos se organizan en función de su significado.

Otra característica que diferencia ambos tipos de representación se refiere a que los eventos almacenados en la «memoria episódica» son aquellos que se han codificado de manera explícita, mientras que la «memoria semántica» posee una capacidad de inferir y es capaz de manejar y generar nueva información que nunca se haya aprendido en forma explícita, pero que se halla implícita en sus contenidos (entender el significado de una frase nueva o de un nuevo concepto utilizando palabras ya conocidas).

También existe la «memoria fotográfica», que es la capacidad de un individuo de recordar hechos incluso pasados muchos años con una precisión increíble. Este tipo de memoria suele ser muy común en personas con síndrome de Asperger.

Other Languages
অসমীয়া: স্মৃতি শক্তি
Aymar aru: Amuyu
azərbaycanca: Yaddaş (psixologiya)
башҡортса: Хәтер
Boarisch: Gmiak
беларуская: Памяць
беларуская (тарашкевіца)‎: Памяць
български: Памет
বাংলা: স্মৃতি
čeština: Paměť
dansk: Hukommelse
Deutsch: Gedächtnis
Ελληνικά: Μνήμη
English: Memory
Esperanto: Memoro
eesti: Mälu
euskara: Oroimen
suomi: Muisti
Gaeilge: Cuimhne
galego: Memoria
Avañe'ẽ: Mandu'a
עברית: זיכרון
hrvatski: Pamćenje
magyar: Emlékezet
հայերեն: Հիշողություն
interlingua: Memoria
Bahasa Indonesia: Ingatan
íslenska: Minni
italiano: Memoria
日本語: 記憶
ქართული: მეხსიერება
қазақша: Ес
ಕನ್ನಡ: ನೆನಪು
한국어: 기억
kurdî: Bîrkan
Кыргызча: Эс
Latina: Memoria
Lingua Franca Nova: Memoria
lietuvių: Atmintis
latviešu: Atmiņa
മലയാളം: ഓർമ്മ
मराठी: मेमरी
Bahasa Melayu: Ingatan
Mirandés: Mimória
မြန်မာဘာသာ: မှတ်ဉာဏ်
مازِرونی: حافظه
नेपाल भाषा: लुमन्ति
norsk: Hukommelse
português: Memória
Runa Simi: Yuyay
română: Memorie
русский: Память
sicilianu: Ricordiu
srpskohrvatski / српскохрватски: Pamćenje
Simple English: Memory
slovenščina: Spomin
shqip: Kujtesa
српски / srpski: Памћење
svenska: Minne
Kiswahili: Kumbukumbu
Tagalog: Alaala
Türkçe: Bellek
українська: Пам'ять
Tiếng Việt: Trí nhớ
Winaray: Memorya
ייִדיש: זכרון
中文: 記憶
Bân-lâm-gú: Kì-ek