Ladri di biciclette | análisis de escenas

Análisis de escenas

  • En la escena del restaurante, donde hay una falsa alarma de ahogo del niño hace comprender al padre la insignificancia relativa de su desgracia creando una especia de respiro dramático naturalmente ficticio, ya que la realidad de esa felicidad depende, finalmente, de encontrar la bicicleta.
  • En el desarrollo de la película hay una escena en la cual el protagonista acude a una asociación obrera católica protestante de la que espera una ayuda que no recibe porque no se queja "sindicalmente" sino que va a encontrar a unos amigos que le ayuden a hallar su objeto robado. Resulta así que una reunión de proletarios sindicados se comporta de la misma manera que un grupo de burgueses paternalistas a la vista de un obrero desgraciado. La indiferencia del sindicato está justificada ya que los sindicatos trabajan para la justicia y no para la caridad; pero el paternalismo molesto de los protestantes católicos es intolerable, ya que su caridad no se manifiesta ante esta tragedia individual.
  • En otra de las escenas del film se ve cómo un coro de seminaristas austríacos rodea al padre y al hijo. Es una de las secuencias más expresivas en cuanto a lo dicho anteriormente ya que sería difícil crear una situación más anticlerical.
  • La escena en la que el padre de Bruno decide robar la bicicleta tiene una gran importancia en la película porque simboliza un momento clave en la evolución del niño. El personaje asiste a la transformación que sufre su padre, quien pasa de ser héroe a ser un ladrón. [10]
  • Unas de las últimas escenas del film representa el cambio de la relación padre-hijo: en esta escena se interpreta mal el gesto final del niño quien vuelve a dar la mano a su padre. La mano que desliza en la suya no es ni el signo de un perdón ni de un consuelo infantil, sino un gesto grave que pone en un plano de igualdad a ambos. El hombre hasta entonces era un dios para su hijo, su relación se producía bajo signo de admiración.

«Las lágrimas que derraman andando juntos, con los brazos caídos, son de desesperación ante el paraíso perdido. Pero el niño vuelve al padre a través de su fracaso; ahora le querrá como a un hombre, con su vergüenza.»

André Bazin, El neorrealismo
Other Languages
čeština: Zloději kol
dansk: Cykeltyven
Deutsch: Fahrraddiebe
Bahasa Indonesia: Pencuri Sepeda
Lëtzebuergesch: Ladri di biciclette
Bahasa Melayu: Filem Bicycle Thieves
srpskohrvatski / српскохрватски: Kradljivci bicikla
svenska: Cykeltjuven