Gustavo IV Adolfo de Suecia | derrocamiento y exilio

Derrocamiento y exilio

El 29 de marzo de 1809, el rey abdicó de manera voluntaria, a fin de heredarle la corona a su hijo Gustavo. Pero el 10 de mayo del mismo año, el Parlamento, dominado por militares, depuso formalmente a Gustavo Adolfo y decidió que no solo el rey, sino toda su familia, habían perdido la corona sueca. El 5 de junio se designó como nuevo rey al tío de Gustavo Adolfo, el duque Carlos ( Carlos XIII), quien aceptó una nueva Constitución liberal.

Gustavo Adolfo y su familia salieron del país. Tras una breve estancia en Copenhague, siguieron su viaje hacia Alemania, concretamente a Baden, la tierra de Federica.

En 1812, se divorció de su esposa, y comenzó una vida de viajes por Europa, ostentando el título de conde de Gottorp y después, coronel Gustafsson. Tuvo varias amantes, con tres de las cuales llegó a tener hijos (con una tuvo trillizos), pero sólo reconocería al hijo de María Schweigen.

Sus viajes lo condujeron a Basilea, en Suiza y, en octubre de 1833, a San Galo, donde habitó en una posada llamada Weißes Rößli (el caballo blanco). Ahí falleció cuatro años después, el 7 de febrero de 1837, víctima de apoplejía.

En tiempos de Óscar II, cuando el príncipe heredero Gustavo (posteriormente Gustavo V) se casó con Victoria de Baden, una descendiente de Gustavo IV Adolfo, los restos de éste fueron trasladados desde Suiza a Suecia, donde fueron sepultados en la Iglesia de Riddarholmen. A partir de entonces, comenzó una revalorización del depuesto rey.

Other Languages
беларуская: Густаў IV Адольф
български: Густав IV Адолф
brezhoneg: Gustav IV Adolf
čeština: Gustav IV. Adolf
Bahasa Indonesia: Gustav IV Adolf dari Swedia
srpskohrvatski / српскохрватски: Gustav IV Adolf od Švedske
slovenčina: Gustáv IV. Adolf
українська: Густав IV Адольф