Golpe de Estado de Goudi | consecuencias

Consecuencias

Las demandas de la Liga, de carácter reformista y en parte ya expresadas en el plan de reforma de Alexandros Zaimis de 1898, se debían a la incapacidad del sistema parlamentario para aprobarlas por sí mismo que había quedado patente hasta entonces.[6]

Las exigencias de la Liga eran generales, expresadas en lenguaje moralizante e idealista, y sólo eran detalladas en asuntos militares.[7]

La reacción internacional al pronunciamiento fue negativa.[8]

En el país la Liga reforzó pronto su control sobre las guarniciones provinciales, desterrando a puestos insignificantes a los oficiales sospechosos de hostilidad a la misma.[7]

La opinión pública, deseosa de reformas pero incapaz de reflejar este deseo en el parlamento elegido, celebró la acción de los militares.[9]

El pronunciamiento inició un periodo de control indirecto de la Liga de los sucesivos gobiernos griegos que duró hasta su disolución en 1910 por consejo de Eleftherios Venizelos, convocado desde Creta por la Liga para asesorarla. Su principal consecuencia fue la aprobación de reformas de las fuerzas armadas que las prepararon para las guerras de 1912-1913 y el cambio radical de la política griega por la llegada de Venizelos, que pronto arrinconó a los partidos que habían dominado el periodo posterior a 1897 (sobre este periodo véase Liga Militar (Grecia)).

Other Languages