Golpe de Casado | referencias

Referencias

Notas al pie

  1. Bahamonde Magro y Cervera Gil, 1999, pp. 17-18.
  2. Bahamonde Magro y Cervera Gil, 1999, pp. 19-20.
  3. a b Bahamonde Magro y Cervera Gil, 1999, p. 21.
  4. Casanova, 2007, p. 333.
  5. Bahamonde Magro y Cervera Gil, 1999, p. 12.
  6. a b Casanova, 2007, pp. 333-334.
  7. Bahamonde Magro y Cervera Gil, 1999, p. 27.
  8. Bahamonde Magro y Cervera Gil, 1999, p. 37. «Se ha hablado de que le faltó decisión [al presidente Azaña para retirarle la confianza a Negrín, lo que le hubiera obligado a presentar la dimisión]. Pero ¿qué personalidad republicana del partido de la paz estaba dispuesta a aceptar un nombramiento y una responsabilidad para una acción de gobierno en cuyo horizonte las posibilidades de mediación pactada eran remotas, y más que nada resultaba visible la rendición incondicional, la liquidación de la guerra?»
  9. Casanova, 2007, pp. 334-335.
  10. Bahamonde Magro y Cervera Gil, 1999, pp. 35-36.
  11. Aróstegui, 1997, p. 97.
  12. Casanova, 2007, pp. 335-336.
  13. Bahamonde Magro y Cervera Gil, 1999, pp. 27-28.
  14. a b c Bahamonde Magro y Cervera Gil, 1999, pp. 46-47.
  15. a b c Casanova, 2007, p. 336.
  16. Bahamonde Magro y Cervera Gil, 1999, p. 167.
  17. Bahamonde Magro y Cervera Gil, 1999, p. 183.
  18. a b Casanova, 2007, pp. 403-405.
  19. Bahamonde Magro y Cervera Gil, 1999, p. 250.
  20. Bahamonde Magro y Cervera Gil, 1999, pp. 213; 222.
  21. Bahamonde Magro y Cervera Gil, 1999, pp. 215-219.
  22. Bahamonde Magro y Cervera Gil, 1999, p. 307.
  23. Casanova, 2007, p. 337.
  24. a b Aróstegui, 1997, p. 117.
  25. Bahamonde Magro y Cervera Gil, 1999, p. 253.
  26. Cervera Gil, 1998.
  27. Bahamonde Magro y Cervera Gil, 1999, pp. 238-239.
  28. Bahamonde Magro y Cervera Gil, 1999, pp. 239-240. «Entre julio y octubre de 1936 Madrid se vio privado del trigo de Castilla la Vieja, del pescado del Atlántico, del carbón asturiano y de los productos cárnicos castellanos y de Extremadura».
  29. Bahamonde Magro y Cervera Gil, 1999, p. 242.
  30. Bahamonde Magro y Cervera Gil, 1999, p. 254.
  31. Bahamonde Magro y Cervera Gil, 1999, p. 255.
  32. Bahamonde Magro y Cervera Gil, 1999, p. 271.
  33. Bahamonde Magro y Cervera Gil, 1999, p. 275-.
  34. Bahamonde Magro y Cervera Gil, 1999, pp. 277-278.
  35. Bahamonde Magro y Cervera Gil, 1999.
  36. Bahamonde Magro y Cervera Gil, 1999, p. 280.
  37. a b Bahamonde Magro y Cervera Gil, 1999, pp. 283-284.
  38. Viñas y Hernández Sánchez, 2009, pp. 93-94. «La conclusión lógica partiendo de estas premisas fue, naturalmente, que Besteiro extremó su diagnóstico hasta llegar a preferir el triunfo de Franco».
  39. Viñas y Hernández Sánchez, 2009, p. 104. «De ahí la única salida posible: resistir e ir parando golpes. Es en esta encrucijada en la que se movía Negrín y en la que, en general, se movió la República».
  40. Bahamonde Magro y Cervera Gil, 1999, pp. 286-293.
  41. Bahamonde Magro y Cervera Gil, 1999, pp. 220-221.
  42. Bahamonde Magro y Cervera Gil, 1999, pp. 93-294.
  43. a b Bahamonde Magro y Cervera Gil, 1999, p. 302.
  44. Bahamonde Magro y Cervera Gil, 1999, pp. 293-294.
  45. Bahamonde Magro y Cervera Gil, 1999, p. 295.
  46. Bahamonde Magro y Cervera Gil, 1999, p. 257.
  47. Bahamonde Magro y Cervera Gil, 1999, pp. 295-299.
  48. a b Bahamonde Magro y Cervera Gil, 1999, p. 300.
  49. Viñas y Hernández Sánchez, 2009, p. 91.
  50. Bahamonde Magro y Cervera Gil, 1999, pp. 314-316; 320.
  51. Bahamonde Magro y Cervera Gil, 1999, pp. 361-362.
  52. Bahamonde Magro y Cervera Gil, 1999, p. 44.
  53. Bahamonde Magro y Cervera Gil, 1999, pp. 359-360.
  54. Bahamonde Magro y Cervera Gil, 1999, pp. 50-51.
  55. Bahamonde Magro y Cervera Gil, 1999, pp. 51-52.
  56. Bahamonde Magro y Cervera Gil, 1999, p. 311.
  57. Bahamonde Magro y Cervera Gil, 1999, p. 307; 312.
  58. Viñas y Hernández Sánchez, 2009, pp. 105-118.
  59. Viñas y Hernández Sánchez, 2009, pp. 126-127.
  60. Viñas y Hernández Sánchez, 2009, p. 129.
  61. Viñas y Hernández Sánchez, 2009, p. 133.
  62. Viñas y Hernández Sánchez, 2009, pp. 131-132.
  63. Casanova, 2007, p. 405.
  64. Bahamonde Magro y Cervera Gil, 1999, p. 336.
  65. Bahamonde Magro y Cervera Gil, 1999, pp. 338-339.
  66. Bahamonde Magro y Cervera Gil, 1999, p. 339.
  67. a b Bahamonde Magro y Cervera Gil, 1999, pp. 344-345.
  68. Bahamonde Magro y Cervera Gil, 1999, p. 362.
  69. Bahamonde Magro y Cervera Gil, 1999, pp. 345-346.
  70. a b c Bahamonde Magro y Cervera Gil, 1999, p. 349.
  71. Bahamonde Magro y Cervera Gil, 1999, pp. 340-342. «En suma, no es verdad, como pensaba Casado, que Negrín diera una especie de "golpe legal" otorgando el control de los 4 ejércitos principales a mandos comunistas. ¿Realmente Negrín o los militares comunistas tenían ahora más control y poder sobre el ejército que el día 2? Pensamos que no. Eso sólo era una justificación de lo que se iniciaría el 5 de marzo, justificación que puso por escrito Casado muchos años después en su libro de memorias. Casado iba a actuar para desplazar del poder a Negrín pero no como respuesta a unos nombramientos. Ya hemos ido conociendo cómo estaba preparando su golpe de mano desde hacía tiempo».
  72. Bahamonde Magro y Cervera Gil, 1999, pp. 428-429.
  73. Bahamonde Magro y Cervera Gil, 1999, pp. 426-428.
  74. a b Viñas y Hernández Sánchez, 2009, p. 274.
  75. Viñas y Hernández Sánchez, 2009, p. 270.
  76. Bahamonde Magro y Cervera Gil, 1999, p. 430-431.
  77. Viñas y Hernández Sánchez, 2009, pp. 276-277.
  78. Viñas y Hernández Sánchez, 2009, pp. 276; 277.
  79. Bahamonde Magro y Cervera Gil, 1999, p. 432.
  80. a b Bahamonde Magro y Cervera Gil, 1999, pp. 434-437.
  81. Viñas y Hernández Sánchez, 2009, p. 279.
  82. Viñas y Hernández Sánchez, 2009, p. 278.
  83. a b Moradiellos, 2006, p. 450.
  84. a b Moradiellos, 2006, pp. 451-452.
  85. Bahamonde Magro y Cervera Gil, 1999, pp. 363; 377-378.
  86. Bahamonde Magro y Cervera Gil, año1999, p. 363.
  87. Bahamonde Magro y Cervera Gil, 1999, pp. 363-364.
  88. Moradiellos, 2006, p. 452.
  89. Moradiellos, 2006, p. 453.
  90. Bahamonde Magro y Cervera Gil, 1999, p. 363.
  91. Moradiellos, 2006, p. 453. «Era entonces un hombre "pálido, ojeroso, con los párpados medio hinchados, bañado en sudor y sin afeitar", como un enfermo desilusionado", pero que "no perdía el control"».
  92. Moradiellos, 2006, p. 454.
  93. Moradiellos, 2006, pp. 454-455.
  94. Bahamonde Magro y Cervera Gil, 1999, pp. 383; 369-370. «En efecto existió un plan comunista, pero no como lo valoró Casado para justificar el golpe. Se desarrolló al ritmo que marcaban los rumores y las noticias que llegaban del campo casadista. Tuvo un carácter eminentemente defensivo, cuyo horizonte último sería salvar la organización madrileña y posibilitar la ulterior evacuación del partido en mejores condiciones. El plan se originó en un reducido círculo político-militar, en el que predominaban cuadros medios del comunismo madrileño. (...) Y es el que el objetivo no era la toma del poder, sino evitar el ostracismo de los comunistas en el bando republicano».
  95. Bahamonde Magro y Cervera Gil, 1999, pp. 377-379. «Algunos testimonios insisten en que muchos militares [de filiación comunista], sobre todo los profesionales, se plantearon el problema de la doble obediencia, al partido o a sus mandos, y ante esta disyuntiva optaron por la segunda solución en un clima dominado por el pesimismo y por los rumores de que Franco sería claramente generoso con los militares opuestos a mantner el espíritu de resistencia y que acelerasen el final de la guerra. Un estado de opinión que hizo mella en la solidez de militancias adquiridas no hacía mucho tiempo y en circunstancias muy diferentes [la batalla de Madrid]».
  96. Bahamonde Magro y Cervera Gil, 1999, pp. 378-386.
  97. Bahamonde Magro y Cervera Gil, 1999, pp. 405-406.
  98. Bahamonde Magro y Cervera Gil, 1999, pp. 406-407.
  99. Bahamonde Magro y Cervera Gil, 1999, pp. 387-391.
  100. Bahamonde Magro y Cervera Gil, 1999, pp. 391-392.
  101. Bahamonde Magro y Cervera Gil, 1999, pp. 394-398. «La cuestión no es que el coronel Casado, sitiado en los sótanos de Hacienda, solicitara expresamente la intervención de los nacionales para aliviar la situación. No existen pruebas de que Casado tomara esta iniciativa. Ésta partió de Franco, bien informado por sus agentes quintacolumnistas de la capital. (...) El ataque se realizó coincidiendo con los peores momentos para Casado y por un sector del frente guarnecido por las brigadas 42 y la 44.ª, que estaban inmersas en el enfrentamiento contra el Consejo. (...) El general Franco sabía que la acción de Casado era la vía más cómoda y menos costosa en recursos para entrar en Madrid y liquidar la guerra. No habría más que esperar y recoger los frutos maduros».
  102. Bahamonde Magro y Cervera Gil, 1999, p. 401.
  103. Bahamonde Magro y Cervera Gil, 1999, pp. 400-401.
  104. Bahamonde Magro y Cervera Gil, 1999, pp. 401-402.
  105. a b Bahamonde Magro y Cervera Gil, 1999, p. 402.
  106. Bahamonde Magro y Cervera Gil, 1999, pp. 402-403.
  107. Bahamonde Magro y Cervera Gil, 1999, pp. 408-415.
  108. Casanova, 2007, pp. 337; 405.
  109. Aguilera Povedano, 2012, p. 333.
  110. Viñas y Hernández Sánchez, 2009, p. 315.
  111. Tuñón de Lara, 1974, p. 827.
  112. Bahamonde Magro y Cervera Gil, 1999, pp. 448-450.
  113. Bahamonde Magro y Cervera Gil, 1999, pp. 450-451.
  114. Bahamonde Magro y Cervera Gil, 1999, p. 450. «Franco quería tener todo bajo control y mostrar que era él quien tomaba las decisiones y marcaba a Casado el camino que debía seguir».
  115. Bahamonde Magro y Cervera Gil, 1999, pp. 451-452.
  116. Bahamonde Magro y Cervera Gil, 1999, p. 453.
  117. Viñas y Hernández Sánchez, 2009, pp. 294-297.
  118. Bahamonde Magro y Cervera Gil, 1999, pp. 453-454.
  119. Bahamonde Magro y Cervera Gil, 1999, pp. 454-457.
  120. Bahamonde Magro y Cervera Gil, 1999, p. 457. «Franco no quería actuar contra quienes había visto con buenos ojos su toma del poder y le habían apartado del bando enemigo a Negrín y a los comunistas».
  121. Bahamonde Magro y Cervera Gil, 1999, pp. 458-459.
  122. Bahamonde Magro y Cervera Gil, 1999, pp. 459-460.
  123. Bahamonde Magro y Cervera Gil, 1999, pp. 460-461. «Casado quería que esa ofensiva no provocara un final de la guerra en que corriera la sangre, cuando él había derrocado al gobierno de Negrín para buscar la paz y evitar esa violencia, y temía que en algún punto las tropas y los mandos republicanos optaran por oponer resistencia a pesar de que ésta fuera inútil».
  124. Juliá, 1999, p. 143.
  125. Bahamonde Magro y Cervera Gil, 1999, p. 462.
  126. Bahamonde Magro y Cervera Gil, 1999, pp. 487-488.
  127. a b Bahamonde Magro y Cervera Gil, 1999, p. 490.
  128. a b Bahamonde Magro y Cervera Gil, 1999, pp. 491-494.
  129. Viñas y Hernández Sánchez, 2009, pp. 460; 462.
  130. Viñas y Hernández Sánchez, 2009, pp. 289-290.

Bibliografía

Bibliografía adicional

Other Languages
català: Cop de Casado