Gobierno General | resistencia

Resistencia

Tranvía en Cracovia, con la inscripción Nur für Deutsche (Sólo para alemanes).

Las acciones contra la ocupación se dieron casi desde el principio, siendo su expresión máxima el Ejército Nacional (en polaco: Armia Krajowa o AK) que era leal al gobierno exiliado en Londres. Los integrantes de la resistencia eran sobre todo ex miembros del ejército polaco anterior a la guerra, a los que se sumaban otros voluntarios. Otro grupo armado importante era el comunista: Ejército del Pueblo (Armia Ludowa o AL), apoyado por la URSS y liderado por los comunistas del Partido Obrero Unificado. Para 1944 el AK contaba con 380 000 combatientes, aunque carecía de armamento significativo; mientras tanto el AL sumaba 57 000 personas entre sus fuerzas. Durante los cinco años de ocupación, alrededor de 150 000 soldados del Eje murieron por causa de la resistencia local.

El primer hito de la lucha contra los alemanes fue marcado en el Gueto de Varsovia, entre el 19 de abril y el 16 de mayo de 1943, cuando los judíos allí recluidos se rebelaron frente a la segunda deportación masiva hacia el campo de exterminio de Treblinka. Este hecho sería conocido como el levantamiento del Gueto de Varsovia. Un año después ocurriría otro hecho importante conocido como el Alzamiento de Varsovia. En julio de 1944, mientras las fuerzas soviéticas se acercaban a Varsovia, el gobierno en el exilio convocó a la insurrección masiva en la ciudad para liberarla de los alemanes y prevenir la toma por parte de los soviéticos. La AK, liderada por Tadeusz Bór-Komorowski, lanzó la acción el 1º de agosto influida tanto por la propuesta que llegaba desde Londres como por las promesas de ayuda de Aliados y soviéticos.

Sin embargo, Stalin ordenó a los generales del Ejército Rojo no participar de la insurrección, pese a que sus ejércitos se encontraba sólo a treinta kilómetros de la ciudad, y negaron el acceso a sus bases aéreas a británicos y estadounidenses. Desprovistos de la asistencia esperada, los combatientes locales se vieron obligados a firmar una rendición condicional ante los nazis tras 63 días de lucha, que dejó Varsovia semidestruida. Los quince mil soldados restantes del Armia Krajowa recibieron condición de prisioneros de guerra (antes eran fusilados) y 180.000 civiles fueron expulsados de la ciudad en cuestión de semanas.

Other Languages