Giraldillo | diseño

Diseño

El probable diseñador de la escultura fue Luis de Vargas, conocedor de los modelos italianos. También intervino el arquitecto que estaba realizando obras en la Giralda, Hernán Ruiz el Joven. Y probablemente, también intervino el propio fundidor, Bartolomé Morel, que realizó la escultura en 1568. En cualquier caso, todos los nombrados, además de Vázquez el Viejo, ayudaron a introducir el manierismo romano en Andalucía.[1]

Se ha propuesto también que el modelo habría estado inspirado en un grabado de Marco Antonio Raimondi de la Palas Atenea, que reproduciría un dibujo de Giulio Romano o Perin del Vaga. El casco, aunque con penacho, es similar al de la Minerva que adorna el basamento del Perseo, de Benvenuto Cellini. La cabeza de la escultura también guarda similitudes con la de Juno en una de las Quattro Fontane de Roma, fuentes colocadas entre 1589 y 1593.

La estatua también guarda semejanza con una mujer repleta de productos agrarios representada en una fuente de plata de Wenzel Jamnitzer de Núremberg, que actualmente se encuentra en el Museo de Artes Decorativas de Ámsterdam. Esta fuente formaba parte de un encargo de la ciudad de Núremberg. Antes de realizar la fuente realizó una escultura de la dama en madera que se encuentra en el Museo de Artes Decorativas (Kunstgewerbemuseum) de los Museos Estatales de Berlín. El proyecto era anterior a 1549.[1]

Sin embargo, la primera obra con la que guardaría similitud es con una obra grecorromana que representara la mitología que en el Renacimiento se quiso recuperar. En este caso guarda similitud con la Fuente de Minerva que se encuentra en el tesoro de Hildesheimer, de la Fundación del Patrimonio Cultural Prusiano (Stiftung Preußischer Kulturbesitz). Esta obra data entre el año 50 antes y después de Cristo y es un gran plato con un relieve de Minerva.

De finales del siglo XVI hay otra figura que guarda ciertas similitudes. Esta es la estatua de Dafne que se encuentra en la Cámara Verde de las Colecciones Estatales de Arte de Dresde. En el escote, al igual que Dafne, la estatua tiene un ángel alado.

La corona que rodea el casco no se corresponde con las que se esculpían en el Renacimiento sino que más bien reproduce el estilo del último periodo del Medievo. Pueden encontrarse coronas similares, o parecidas, en la Virgen con el Niño del tesoro de la catedral de Aquisgrán, en el busto de posible origen zaragozano de Isabel la Católica del Castillo de Gaasbeek de Bruselas o en la escultura de San Luis de los Franceses del pórtico de la capilla de Quinze-Vingts de París.[1]​ Las joyas de las piernas son abstracciones de las joyas empleadas en la joyería española en la segunda mitad del siglo XVI, pero que no aparecen pintadas en la urbe hasta la primera mitad del siglo XVII con cuadros como la Virgen de las Cuevas de Zurbarán, realizada por el pintor para la sacristía del monasterio cartujano de Santa María de las Cuevas, aunque actualmente se encuentra en el Museo de Bellas Artes de Sevilla.

Joris Hoefnagel en su panorámica de la ciudad, dibujada en 1573, la representa tomándose licencias. En esta representación la escultura guarda ciertas diferencias con la original, porque, aunque Hoefnagel no tuvo ocasión de ver la estatua terminada, debió de tener algunas nociones de su forma.[1]​ Sin embargo, la escultura siempre estuvo correctamente representada en todas las panorámicas dibujadas de la ciudad hispalense durante el Siglo de Oro.

La estatua se encuentra sobre una gran bola de bronce que fue abonada al funidor Bartolomé Morel en 1566.[3]

Other Languages