El Coyote y el Correcaminos | leyes y reglas

Leyes y reglas

Como en otros dibujos animados, el Correcaminos y el Coyote siguen las leyes físicas de los dibujos animados. Por ejemplo, el Correcaminos tenía la habilidad de entrar en una cueva pintada, mientras que el Coyote no podía (a menos que hubiera una apertura a través de la cual pudiera caer). Algunas veces al Coyote se le permitía permanecer suspendido en el aire hasta que se da cuenta que va a caer en picado hacia un abismo. El Coyote podía adelantar a las rocas, cayendo antes que ellas lo hicieran, y que terminaban cayéndole encima.

En su libro, Chuck Amuck, Chuck Jones explicaba algunas de las reglas que los guionistas y los dibujantes seguían a la hora de realizar la serie del Correcaminos:

  1. El Correcaminos no puede dañar al Coyote excepto haciendo "Bip-Bip!". Esta regla se ha violado, en Going! Going! Gosh! el Coyote es atropellado por un camión y podemos ver que el Correcaminos está en el asiento del conductor. También, en Rushing Roulette, el Coyote es atropellado por un autobús que está conducido por el Correcaminos.
  2. Ninguna fuerza externa puede dañar al Coyote, sólo su propia ineptitud o el fallo de los productos de Acme.
  3. El Coyote puede parar en cualquier momento, si no se convierte en un fanático. ("Un fanático es aquel que redobla su esfuerzo cuando ha olvidado su objetivo."—George Santayana; esta cita aparece en un cartel promocional caracterizando al dúo).
  4. No puede haber ningún diálogo, excepto el "bip-bip!". El Coyote puede, sin embargo, hablar a la audiencia ocasionalmente con su propia voz o a través de signos en tablas que sujeta (realmente, esta regla se rompió en numerosas ocasiones a través de los gritos de agonía y los aullidos que venían de dañarse por sus propios productos. En Zoom at the Top, hay dos violaciones: la expresión "HA-HA!" cuando se refugia detrás de un pedrusco, y una voz normal dice "ouch" después de que una trampa para osos se cierre con una simple gota de aceite, en una ocasión también el Correcaminos utiliza una paleta para decir "no tengo corazón para hacerlo brincar" tras apiadarse del Coyote).
  5. El Correcaminos tiene que permanecer en el camino, si no, lógicamente, no se habría llamado "Correcaminos" (esta regla también se rompió).
  6. Todas las acciones tienen que realizarse en el entorno natural de los dos personajes: el desierto del suroeste Norteamericano (esta regla se rompió cuando la formación de estrellas del Coyote y el Correcaminos se perseguían a través del cielo).
  7. Todos los materiales, herramientas, armas, o artilugios mecánicos tienen que obtenerse de la Corporación Acme (esta regla también se rompió cuando el Coyote intentaba con otra marca para ver si mejoraba su suerte. Incluso en algunas versiones dobladas al español el narrador se pregunta "Quién sabe por qué no es marca ACME").
  8. Siempre que sea posible, la gravedad debería ser el mayor enemigo del Coyote.
  9. El Coyote será más humillado que dañado por sus fallos.

Además hay una décima y alguna regla más extraoficial:

  • La simpatía de la audiencia tiene que estar del lado del Coyote.

La regla número 11 dice que al Coyote nunca se le permitirá capturar al Correcaminos. De lo contrario, en un episodio, como dijo un niño: "No habría más Correcaminos". Las reglas se siguieron con raras excepciones. Algunas veces el episodio concluía con el Coyote siendo aplastado por un camión (con el Correcaminos riéndose abiertamente desde la ventana de atrás).

En una entrevista años después de terminada la serie, el guionista Michael Maltese insistía en que él nunca había oído nada acerca de las "Reglas" antes y ciertamente nunca se había sentido limitado por nadie. Esto explicaría por qué han sido "quebrantadas" tan a menudo.

Other Languages