Ciberpunk | música y moda

Música y moda

El término «música ciberpunk» puede referirse a dos categorías algo superpuestas. Primero puede denotar la amplia gama de los trabajos musicales que las películas ciberpunk utilizan como banda sonora. Estos trabajos varían en género desde la música clásica y el jazz –usada en Blade Runner, y que por otra parte evoca el ambiente del cine negro— hasta el noise y la música electrónica. Típicamente las películas hacen uso de la electrónica, electronic body music, música industrial, noise, futurepop, rock alternativo, rock gótico, Synthpop, retrowave, synthwave, vaporwave e intelligent dance music, derivados y fusiones para crear la sensación «apropiada». El mismo principio se aplica a los videojuegos. Por supuesto, mientras los trabajos escritos no están asociados a bandas sonoras con tanta frecuencia como las películas, la alusión a trabajos musicales es usada para el mismo efecto. Por ejemplo la novela gráfica Kling Klang Klatch (1992), una fantasía oscura sobre un mundo de juguetes vivos, donde un oso de peluche amargado tiene una adicción hacia el azúcar y una predilección por el jazz.

La «música ciberpunk» también describe los trabajos asociados con la tendencia de la moda que emergió del desarrollo de la ciencia ficción. El libro Future Shock de Alvin Toffler influyó tanto en los creadores del techno en Detroit a principios de los 80, como Juan Atkins y su grupo Cybotron, como a los pioneros europeos del sintetizador Kraftwerk, produciendo canciones de clara inspiración distópica. La banda candiense de thrash/punk/progressive metal Voivod fue una de las primeras en autodenominarse ciberpunk. En los 1990, la cultura popular comenzó a incluir un movimiento en la música y en la moda que llamaron también "ciberpunk" y que llegó a ser particularmente asociada con las subculturas rave y techno. Con el nuevo milenio llegó un nuevo movimiento de bandas industriales que hacían música de "portátil". Punks y okupas se armaron con equipo digital y fusionaron la tecnología con sonidos callejeros. La subcultura hacker documentada en lugares como el archivo de la jerga contempla este movimiento con sentimientos encontrados, desde los autoproclamados ciberpunks que están frecuentemente "inclinados" hacia el cuero negro y el cromo quienes hablan entusiasmados de tecnología en lugar de aprender o verse involucrados en esto. ("La actitud no sustituye a la capacidad", entrada del Archivo). Sin embargo estos autoproclamados ciberpunks al menos están "emocionados con las cosas correctas" y típicamente respetan a las personas que actualmente trabajan con esto de "la naturaleza hacker".

El español José María Ávalos Oliveros, en su tesis de master para la carrera de postproducción digital de la Universidad Politécnica de Valencia, llamada "Distopía musical: La música en el Cyberpunk" se sostiene que ningún compositor se amolda a unas reglas concretas para escribir o componer música ciberpunk. No hay un estilo preestablecido ni pautas a seguir. Cada músico aporta una novedad distinta, por lo general, en cada producción en la que hayan participado. También hay que tener en cuenta factores como la época en la que se compone la música, las canciones, en caso de haber, que se utilizan en la banda sonora junto al carácter comercial y la influencia que puede tener sobre otras producciones del género.[24]

Ciertos géneros musicales como el drum and bass fueron directamente influenciados por el ciberpunk, incluso generando un subgénero completo llamado neurofunk. Un claro ejemplo de la influencia ciberpunk en la música son la banda Sigue Sigue Sputnik y el video del tema de Duran Duran Union of the Snake. El álbum de 1982 del grupo electrónico The Cassandra Complex, se llama Cyber Punk. En la actualidad podemos decir que el género que representa a plenitud el espíritu ciberpunk es el Futurepop, de la mano de bandas como Mind.In.A.Box, VNV Nation, Rotersand, Covenant, Colony 5 y bandas de Synthpop como Neuroactive, Neuroticfish y Seabound. Estos grupos destacan por el intenso uso del Vocoder (sintetizador de voz) en sus canciones, ritmos bailables entre 120-140 bpm, letras futuristas, y melodías pegadizas que provoca un efecto adecuado a la atmosfera Cyberpunk

En Brasil destaca Fausto Fawcett, también escritor. Comenzó su carrera musical en 1986, por sugestión de uno de sus amigos de la facultad, el cineasta Cacá Diegues, y firmó con la Warner Music Group para lanzar su álbum debut, Fausto Fawcett e os Robôs Efêmeros (Fausto fawcett y los Robots Efímeros) al año siguiente. Descrito como una "obra conceptual sobre una Copacabana Blade Runner".

Other Languages
العربية: سايبربانك
azərbaycanca: Kiberpank
беларуская: Кіберпанк
беларуская (тарашкевіца)‎: Кібэрпанк
български: Киберпънк
brezhoneg: Cyberpunk
bosanski: Cyberpunk
català: Ciberpunk
čeština: Kyberpunk
dansk: Cyberpunk
Deutsch: Cyberpunk
Ελληνικά: Κυβερνοπάνκ
English: Cyberpunk
Esperanto: Ciberpunko
eesti: Küberpunk
euskara: Cyberpunk
فارسی: سایبرپانک
suomi: Kyberpunk
français: Cyberpunk
galego: Ciberpunk
עברית: סייברפאנק
hrvatski: Cyberpunk
magyar: Cyberpunk
Bahasa Indonesia: Cyberpunk
italiano: Cyberpunk
ქართული: კიბერპანკი
한국어: 사이버펑크
lietuvių: Kiberpankas
Nederlands: Cyberpunk
norsk: Cyberpunk
polski: Cyberpunk
português: Cyberpunk
română: Cyberpunk
русский: Киберпанк
srpskohrvatski / српскохрватски: Cyberpunk
Simple English: Cyberpunk
slovenčina: Kyberpunk
slovenščina: Kiberpank
српски / srpski: Sajberpank
svenska: Cyberpunk
Türkçe: Siberpunk
татарча/tatarça: Киберпанк
українська: Кіберпанк
中文: 赛博朋克
Bân-lâm-gú: Cyberpunk