Chrysaora quinquecirrha | mecanismo de defensa

Mecanismo de defensa

Cada tentáculo está recubierto de cientos de nematocistos microscópicos que poseen un disparador de veneno (cnidocilo) acoplado a una cápsula de filamentos enroscados. Tras el contacto, el cnidocilo inicia un proceso que acaba liberando las toxinas para matar o inmovilizar a la presa. Su veneno es letal para pequeñas presas, pero no para los seres humanos salvo en el caso de reacción alérgica. Estas toxinas producen en los seres humanos una sensación de escozor, durante unos 20 minutos, y se recomienda no frotar la zona de la picadura, quitar con pinzas los tentáculos, lavarla con agua de mar y aplicar una bolsa de hielo. En Filipinas se han dado casos más severos, cursando con insuficiencia vascular o mononeuritis.[3]

Other Languages