Carbajales de Alba | patrimonio

Patrimonio

Patrimonio arquitectónico

Esta villa zamorana cuenta con una variada oferta turística para el viajero. Desde el turismo natural, disfrutando de los magníficos paisajes de su entorno, como los del río Aliste o el monte y la sierra de Cantadores, hasta la variada oferta monumental, de la que cabe destacar:

  • Fuerte de San Carlos: Construido en el siglo XVII y reforzado en el XVIII, sirvió de fortaleza en las guerras fronterizas con Portugal de la Edad Moderna, siendo uno de los dos fuertes que existen en España con forma estrellada, planta cuadrangular y baluartes.
  • Iglesia parroquial de San Pedro: destaca por su gran tamaño, integra diversas etapas y estilos: el reloj es del XVI, el cuerpo del XVIII y la torre del XIX.
  • Ayuntamiento: es un bonito ejemplo de arquitectura civil con columnas dóricas y arcos de medio punto.
  • Palacio del marqués de Tábara.
  • Casas de Las Salinas.
  • El Charicico: se trata del antiguo Lavadero comunal
  • Arquitectura tradicional en general, de la que habría muestras dispersas por la localidad, perceptible en casas, balcones y rejas.
  • Estación de Tren.
  • Ermita de San Amaro.
  • Museo Taller de Bordados: es un edificio para salvaguardar un emblema de la artesanía textil documentada desde el siglo XVI: el Traje Carbajalino con sus vistosos y elaborados bordados que durante 200 años ha representado a Zamora en Festivales Internacionales, y que fueron inmortalizados por el fotógrafo Laurent con la representación Zamorana en la boda de Alfonso XIII.

Patrimonio cultural

Traje Carbajalino

Orígenes

El bordado Carbajalino, cuyos orígenes se pierden más allá del siglo XVI,[16]

El bordado carbajalino aparece en una zona de fuerte personalidad cultural e histórica; dentro de una unidad geográfica, la comarca natural de Los Carbajales o Tierra de Alba, situada en el centro de la provincia de Zamora, ocupando los valles inferiores del Esla y del Aliste, a pesar de lo cual no es un hecho aislado en el contexto cultural de Alba, ni en el de la zona Oeste. Existen bastantes puntos de coincidencia entre el traje de Carbajales y el leonés o el charro salmantino. Además de contar con muchas piezas idénticas o similares, hay un rasgo que los hermana: el predominio de las flores y el color en el traje femenino, así como el empleo de lentejuelas, corales, gargantillas, etc.[17]

Técnicas de realización

En cuanto a las técnicas de realización, tradicionalmente el bordado se ha hecho sin “falsilla” ni dibujo previo, por lo que los bordados más antiguos parecen más toscos y poco cuidados. En la actualidad sí que se emplean plantillas, siendo frecuente la repetición de cuadros e incluso la copia exacta de piezas ya existentes. Se suele bordar sobre bastidor rectangular graduable, en el que se monta el tejido; después se trazan líneas auxiliares con hilvanes para dividir el espacio en cuadrantes, en los que se instalan las composiciones que constituyen la unidad o muestra.[17]

Piezas del traje

Todas las piezas que forman el traje carbajalino son:[16]

  • Manteo exterior: Ya bordado en paño de lana con ricos y muy distintos colores. Antaño se le conocía también como el sobrenombre de Saya. Preferentemente eran de color amarillo habiéndoles también rojos y negros.
  • Camisa: Son de hilo de lino, planta que se criaba en la zona; tejida en telares artesanos. Es similar a la del resto de Aliste, llevando los puños y el cuello bordados normalmente en color azul, aunque también a veces en negro (para personas que debían guardar luto).
  • Jubón o jubona. Es de terciopelo con bordados en las bocamangas. Se utilizaba para sustituir a las camisas.
  • Gabacha: Bordada en seda con abundantes lentejuelas con formas de grecas y flores. A veces se llevaba el pañuelo de hombros en sustitución del dengue.
  • Mandil: Bordado en sedas de rico colorido y con adorno de lentejuelas. Solía ser de color negro, buscando el contraste con el manteo. No era de "Picote". En Tierra de Alba solían vestirse los "mandiles alistanos de picote" con rayas rojas, amarillas y azules que se utilizaban con los trajes más sencillos de «diario», dedicados al trabajo.
  • Cintas. Van colocadas sobre la cabeza, sujetas por lo general sobre el moño.
  • Caídas: De seda o bordadas, se colocan atadas a la cintura en la parte posterior.
  • Medias. Son de hilo, blancas y casadas.
  • Zapatos. Están hechos en paño y van bordados a mano, necesariamente haciendo juego con el manteo. También se utilizan de cuero y con hebillas de plata.
  • Bantal o avantal: Es una pieza escondida ya que se lleva situada entre el manteo y el mandil. Era una especie de bolso para guardar el pañuelo moquero, las llaves de la casa o el dinero.
  • Joyas de Adorno: Collar de varias vueltas de corales, medalla de plata, gargantillas, botones y gemelos e incluso bollagras con el Cristo Barrigón.
  • Complementos o Alternativas: Rodados y "aldilla justillo".
  • Indumentaria de boda: Manteo negro de raso, mantilla tapando la cabeza y mandil, ambos de terciopelo, negros y bordados.
  • Vestimenta del hombre: Polainas, pantalón, chaleco, faja roja, camisa blanca, pañuelo rojo para la cabeza y medias blancas.
  • Capa Española: Negra con vueltas rojas y verdes. La de la mujer va bordada en pedrería.

El 4 de mayo de 2013 se inauguró en Carbajales el 'Museo del Traje Carbajalino', situado dentro del edificio del Taller de Bordados de la villa.

Gastronomía

La gastronomía comarcal exalta guisos tradicionales vinculados a ritos etnográficos locales como La Puchera –patatas con Bacalao- unida a la campaña de recogida del tubérculo en otoño. Jugosas carnes de ternera (Carabajales se integra dentro del ámbito de la marca de calidad Ternera de Aliste[7]

Fiestas

Las principales fiestas de Carbajales de Alba son:

  • 17 de enero: San Antonio Abad. Se subastan roscones de reyes y bollos en la misa.
  • 2 de febrero: Día de las Candelas. En la misa de ese día hay una subasta donde se rifan bollos.
  • 8 de mayo: San Miguel. Ese día los pastores de la zona llevan sus borregos a Carbajales donde compiten entre ellos. Hay premios.
  • Del 1 al 10 de septiembre: Fiestas Patronales:
    • Día 7 de septiembre: Sobre las 13 horas, llegan en el camión de la ganadería correspondiente, al corral de la Cañada, las reses (4 toros y 4 bueyes) que protagonizarán el tradicional 'Espanto' el día siguiente. Este acto se conoce como ' el desenjaule', es seguido por numeroso público que en un ambiente totalmente festivo, acompañado de peñas y charanga, marca el punto de partida de los festejos taurinos de Carbajales.
    • Día 8 de septiembre: Fiesta patronal en honor a la Vírgen de Árboles, que cuenta con sus tradicionales " Espantos" a campo abierto con más de 400 años de antigüedad. Dia central de las fiestas patronales. Por la mañana se célebra la misa y correspondiente procesión en honor a la Virgen de Árboles a las 12 horas. A continuación se célebra un baile en la plaza Mayor y el correspondiente vermut y ofrenda floral a la Virgen. Posteriormente el sacerdote, según la tradición bendice la plaza para que no se registren incidencias graves en los festejos taurinos y sobre todo esa misma tarde del día 8. Ya entrada la tarde, y envueltos por el sonido de la " Campana Torera", numerosos jinetes montados en sus elegantes caballos y pica en mano procedentes de diversos puntos de la geografía castellano-leonesa se concentran en la plaza Mayor a las 17 horas para dirigirse hasta el corral de la Cañada, donde a las 17:30 de la tarde se abren las puertas del corral a las reses que protagonizan el tradicional " Espanto Carbajalino". Más de 1000 personas se concentran cada año sobre la esplanada del corral. Posteriormente, y tras llegar a la Era, las reses son espantadas y es el momento en el que comienza el "otro espanto", el de ir en busca de una res espantada con la que los más taurinos del lugar pasarán toda la tarde e incluso noche. El espanto suele terminar sobre las 21 horas cuando un cohete y repique de campanas anuncian que las reses ya están en el corral. No obstante, si hay suerte, quede el toro perdido para poder acudir en su búsqueda al amanecer del día 9 tras la alborada amenizada por Alfredo y sus amigos
  • 31 de diciembre: a las 24h se prende fuego a la "güera". La leña es cortada por los quintos y quintas del pueblo ayudados por sus familiares y amigos durante la semana anterior a Nochevieja, donde se comparten jornadas de convivencia, con comidas en el campo y fiesta hasta que llegue el momento cumbre en el que se prende la "güera". El día de Nochevieja por la tarde, la leña cortada es llevada hasta la plaza del pueblo en tractores, dentro de un ambiente festivo. La cantidad de leña que es cortada puede variar de año en año según la cantidad de quintos que haya, pero suele oscilar entre 8 y 10 tractores. Una vez terminados estos "trabajos", todos los quintos y sus familias se reúnen en un restaurante para cenan juntos y celebrar la fiesta de los quintos. A las doce de la noche, la "güera" comienza a arder, dando así la bienvenida al Año Nuevo, permaneciendo durante toda la noche y gran parte del día siguiente aun los restos de dicha "güera" quemándose y dando el relevo a los quintos del nuevo año.
Other Languages