Bernard Barker | posguerra

Posguerra

Barker regresó a La Habana, donde se convirtió en miembro de la Policía Nacional bajo la dictadura de Fulgencio Batista.[3]​ En esa época fue reclutado por el FBI.

Terrorista de la CIA

Tras la Revolución cubana (en enero de 1959), Barker ―de 41 años de edad― logró evadir las capturas de criminales pertenecientes a la dictadura, y en enero de 1960 viajó con su familia a Miami. Fue reclutado por el agente terrorista de la CIA E. Howard Hunt, quien lo embarcó en la Operación 40 de la CIA y lo puso durante meses a reclutar mercenarios nacidos en Cuba para realizar la invasión de Playa Girón. Finalmente Barker participó en el intento de invasión, que fue aplastado por el ejército cubano en 1961.[4]​ Barker logró evadir las capturas de mercenarios (que fueron juzgados y encarcelados).

Supuesta participación en el asesinato del presidente John F. Kennedy

Algunos teóricos de la conspiración afirmaron que fue cómplice en el asesinato de John F. Kennedy en 1963,[4]​ junto a otras figuras de Watergate como Frank Sturgis y E. Howard Hunt. Un oficial de policía de Dallas llamado Weitzman Seymour lo reconoció durante la época del escándalo Watergate. El día del asesinato del presidente Kennedy, Weitzman había sido el primer oficial de policía que llegó al área de cerca de piquete tras los últimos disparos. Allí encontró a un hombre que mostró credenciales del servicio secreto. Weitzman afirma que este hombre era Bernard Barker.

Escándalo Watergate

Diez años después, E. Howard Hunt lo reclutó para la secreta Unidad de Investigaciones Especiales de la Casa Blanca ―en poder del presidente republicano Richard Nixon―. Barker también trabajó con el CREEP para obtener dinero "fuera de los libros" (no contabilizado) que ingresaba para las arcas de la campaña de Nixon. A través de su cuenta personal bancaria ingresaron 25 000 dólares[7]

En 1972, Barker fue uno de los cinco merodeadores pagados por el Comité para la Reelección del Presidente (CREEP, la campaña de recolección de fondos para la reelección de Nixon) para irrumpir en la sede central del Comité Nacional Demócrata y robar documentos e instalar micrófonos (el Escándalo Watergate).

Fue juzgado junto con Frank Sturgis, Virgilio González, Eugenio Martínez, James McCord, G. Gordon Liddy y E. Howard Hunt. Barker fue condenado culpable de escuchas telefónicas, colocar vigilancia electrónica y robo de documentos.

Other Languages