Bernard Barker | prisión

Prisión

El 30 de enero de 1973, los cuatro miembros del grupo se declararon culpables de conspiración, robo y violación de las leyes federales sobre comunicaciones. Así evitaron un juicio donde podrían conocerse más detalles de la operación, y más delitos y crímenes. Eugenio Rolando Martínez fue condenado a 40 años de cárcel, pero Bernard León Barker logró salir a los 13 meses de prisión.

Tras ser liberados, Barker y los demás implicados en el escándalo de Watergate vivieron el estigma de haber sido expuestos como delincuentes, y pasaron momentos difíciles. Sin embargo, ninguno de los cubanos implicados se arrepintió de las acciones antidemocráticas que habían perpetrado. Consideraban que habían prestados servicios a un presidente que también los había ayudado. Bernard Barker declaró en 1997: «Nosotros no hicimos nada malo».

Barker trabajó como inspector de la construcción en Miami. Ganaba un sueldo de 18 512 dólares al año, lo que no le habría permitido pagar sus gastos y mantener el nivel de vida de su casa y su familia.

En 1982 optó por jubilarse prematuramente. De esa manera evitó ser demandado por aceptar sobornos de las empresas cubanas de la construcción en Miami.[8]​ En 1983 fue acusado de perjurio por haber sobornado a miembros de la Oficina de Zonificación de la ciudad de Miami, pero después fue absuelto.

Other Languages