Baraja | evolución

Evolución

A partir de la primitiva baraja española de 56 cartas —cuatro palos de catorce cartas— se creó la del Tarot, añadiendo veintidós naipes, sin palo específico, los arcanos mayores, y manteniendo el resto de la baraja. Parecido origen tuvo la llamada Minchiate.

Si bien es muy discutible, parece que la primera baraja distinta de la española fue la baraja alemana, con cuatro palos — campanas, hojas, corazones y bellotas) con diez números y tres figuras. Con el tiempo perdió los números 2 al 5, ambos inclusive, quedando una baraja de treinta y seis cartas.

Como la alemana, la baraja francesa, sustituye los números de las figuras por letras, R (roi), D (dame) y V (valet), soslayando así el maleficio del número trece, y, también como la alemana y la española más moderna, deja reducidas las figuras a tres. Sus palos son picas, corazones, tréboles y diamantes. La inglesa deriva de la francesa, cambiando los nombres de las figuras, J (jack), Q (queen) y K (king) y también del as (A).

Significado de los palos en la baraja francesa

Algunos explican que los palos de la baraja francesa significan los cuatro pilares de la sociedad en la Edad Media:

  • Diamante u Oros o Cocos o Rombos: economía de la Edad Media o también la Monarquía;
  • Picas o Espadas: ejército o también la Nobleza de gran importancia en la época donde se libraron grandes batallas.
  • Corazón o Copas: Iglesia o el Clero que tomó gran importancia en la Edad Media.
  • Trébol o Bastos o Flores: agricultura o también los Plebeyos de la sociedad feudal.
Other Languages
asturianu: Baraxa
português: Baralho
Winaray: Baraha