Anexo:Personajes de El legado | los trece apóstatas

Los trece Apóstatas

Fueron Jinetes de Dragón corruptos que se unieron a Galbatorix, y le ayudaron a derrotar a Vrael, el antiguo líder de los Jinetes, y a hacerse con el poder del reino de Alagaësia. Los Apóstatas mantuvieron numerosas batallas contra los demás Jinetes, y ninguno de ellos sobrevivió hasta los acontecimientos narrados en los libros. El primero de ellos (y también el último) fue Morzan, quien fue asesinado a manos de Brom. Entre las actuaciones de este grupo, destacan La masacre de Dorú Areaba y La batalla de los Llanos Ardientes.

Cuando los dragones se dieron cuenta de la traición de trece de los suyos, los dragones se enfadaron tanto que todos los que no estaban entre los apóstatas combinaron sus fuerzas y lanzaron uno de sus inexplicables hechizos. juntos les arrancaron a los trece sus nombres. Después del lanzamiento de este hechizo, nadie más pudo pronunciar más sus nombres. Los dragones solo perdonaron a Jarnunvösk, el primer dragón de Galbatorix ya que no fue su culpa morir en manos de los Urgalos y también a Shruikan, ya que no escogió servir a Galbatorix. El resultado fue que los trece se convirtieron en poco más que animales, ya no pudieron decir más expresiones como: "Esto me gusta" o "Esto no me gusta", ya que eso supondría nombrarse a ellos mismos.

Ni siquiera podían definirse como dragones. Palabra por palabra el hechizo borraba todo lo que los definía como criaturas pensantes, y los apóstatas no podían más que observar, desesperados, como sus dragones se sumían en la más completa ignorancia. La experiencia provocó que varios de ellos enloquecieran. Y esa es la principal razón por la que la gente común cree que los dragones no eran más que caballos con alas. Aunque sus nombres quedaran registrados en papeles, pergaminos. etc., nadie comprendería su significado. A estos dragones se los conoce como El dragón de Morzan o El dragón de Kialandi.

Morzan

Habiendo sido un reconocido Jinete de Dragón, ayudó a robar el huevo de Shruikan, se convirtió en el Apóstata más fiel a Galbatorix, y el primero en seguir su causa.

Murió a manos de Brom, quien había sido amigo suyo, en venganza por la muerte de su dragona. Brom recoge la espada de Morzan, Zar'Roc, que más tarde pasará al poder de Eragon y luego a Murtagh.

Es el padre de Murtagh, y causante de la cicatriz que porta su hijo, a quien lanzó la espada en un arrebato de rabia cuando Murtagh siendo un niño estaba llorando. En el segundo libro se revela que es también padre de Eragon, pero luego se descubre que el auténtico padre de Eragon es Brom.

Kialandí

Kialandí fue uno de los Trece Apóstatas. El género de este personaje es desconocido, aunque su nombre tiene un aire vagamente femenino.

No se sabe mucho de él/ella salvo que fue uno de los trece Apóstatas que ayudaron a Galbatorix a destruir a los Jinete de Dragón y conquistar Alagaësia.

Durante la lucha de los Jinete de Dragón y los Apóstatas, Kialandí y los otros Apóstatas atacaron la ciudad de Ilirea, y durante esa lucha, Kialandí mató al Jinete de Dragón Arva. Algún tiempo después de esto, Kialandi y Formora capturaron a Oromis y Glaedr.Y torturaron a Oromis hasta discapacitarlo y mutilaron la garra derecha de Glaedr con su espada.Gracias a esto perdieron peso y consiguieron escapar de ellos a Du Weldenvarden. Kialandi murió en circunstancias desconocidas, aunque puede que muriera asesinado/a a manos de Brom o en alguna trampa organizada por él. También pudiera haber muerto cuando Oromis y Glaedr escaparon o por ejecutar abusos de magia.

Formora

Formora fue uno de los trece apóstatas, los jinetes que traicionaron a su orden para unirse a Galbatorix. Fue uno de los jinetes que torturó a Oromis y Glaedr, junto con el apóstata Kialandí.

Other Languages