Anexo:Magia en Harry Potter | artes oscuras

Artes Oscuras

Las Artes Oscuras son aquellos hechizos y prácticas que usualmente son usados para propósitos maliciosos. Los practicantes de las Artes Oscuras son llamados brujas y magos tenebrosos u oscuros. El más prominente de estos es Voldemort, conocido por ellos como el Señor Tenebroso. Sus seguidores, conocido como mortífagos, practican las Artes Oscuras mientras cumplen sus órdenes.

El tipo de hechizos característicos de las Artes Oscuras son conocidas como maleficios,[13]​ que usualmente le causan daño al objetivo. Todos, a un cierto grado, son en algunas circunstancias justificables. La motivación del lanzador afecta el resultado de un maleficio. Esto es más notable en el caso del Cruciatus: cuando es lanzado por Harry, enojado por la muerte de su padrino en manos de Bellatrix y deseando castigarla, le causa un breve momento de dolor. Como Bellatrix misma comenta, la furia justificada no permite que el hechizo funcione por mucho tiempo. Cuando es lanzado por figuras como Voldemort, que desea infligir dolor solo por diversión, causa una intensa agonía que puede durar tanto como el mago o bruja tenebroso desee. El uso de la Magia Oscura pude corromper el alma y el cuerpo; Voldemort ha usado tal magia en su búsqueda de prolongar su vida y obtener gran poder. Las Artes Oscuras también causaron que Voldemort se vea deformado e inhumano, un efecto secundario de dividir su alma en Horrocruxes.

De acuerdo con Snape, las Artes Oscuras «son numerosas, variadas, cambiantes e ilimitadas... versátil, mudable e indestructible.» También parecen ser la forma de magia más común usada por criminales, mientras los hechizos peligrosos usados por otros en los libros son frecuentemente llamados Oscuros. En los duelos mágicos, por ejemplo, hay cualquier número de hechizos que pueden ser usados para atacar, inmovilizar o desarmar a un oponente sin causar dolor o daño duradero; sin embargo, hechizos como el maleficio Cruciatus o el Sectumsempra, juzgados como Oscuros por autoridades confiables, hieren o provocan serio dolor a la víctima de alguna manera.

En el mundo mágico, el uso de las Artes Oscuras es fuertemente estigmatizado e incluso ilegal; sin embargo, estos hechizos son tan frecuentes que aún antes del ascenso de Voldemort, varias escuelas, incluyendo Hogwarts, enseñan Defensa Contra las Artes Oscuras como una asignatura obligatoria. Entre las técnicas se encuentran antiembrujos y hechizos simples para inhabilitar o desarmar atacantes o combatir ciertas criaturas. Algunas escuelas, como Durmstrang, enseñan Magia Oscura. Una clase de Artes Oscuras también fue enseñada en Hogwarts mientras estaba bajo control mortífago.

Maleficios Imperdonables

Los Maleficios Imperdonables, también llamados Maldiciones Imperdonables, son algunos de los hechizos más poderosos de las Artes Oscuras. Fueron clasificados por primera vez como imperdonables en 1717. Usados por los villanos de los libros, como Voldemort, los mortífagos y en algunos casos el Ministerio de Magia, su uso inspira terror y gran miedo entre los otros. Los maleficios son llamados así porque su uso está —excepto por autorización del Ministerio— prohibido e imperdonable en el mundo mágico cuando se usan en otro humano o probablemente en cualquier ser vivo. El uso de cualquiera de estos hechizos en otro ser humano se castiga con una cadena perpetua en Azkaban. La única excepción es si se prueba que una persona los haya realizado bajo la influencia del maleficio Imperius. Estos maleficios son así muy raramente usados abiertamente. Sin embargo, en las Reliquias de la Muerte, los Maleficios Imperdonables son usados libremente por personajes buenos, que van desde McGonagall con el maleficio Imperius, hasta Harry usando efectivamente el maleficio Cruciatus. Él también usa el maleficio Imperius en un duende y un mortífago sospechoso durante su ataque encubierto a Gringotts. Sin embargo, en aquel entonces los Maleficios Imperdonables se habían legalizado. Ya que los hechizos son muy poderosos, su uso requiere un fuerte deseo de causar los efectos, una voluntad dirigida, y gran talento.

Se nota que para realizar los Maleficios Imperdonables, el lanzador debe «querer hacerlo.» Esto significa que necesita querer que los efectos duren un tiempo considerable. En la Orden del Fénix, Harry intentó usar el maleficio Cruciatus en Bellatrix, pero solo estaba actuando debido a su furia justificada y no 'quería hacerlo' realmente. Bellatrix explicó que el lanzador debe querer realmente que su víctima sufra, y , por lo tanto, el hechizo de Harry le causó a ella dolor solo por un momento. No obstante, la fuerza pura del maleficio es suficiente como para hacer caer a Bellatrix.

Bartemius Crouch autorizó a los aurores el uso de los Maleficios Imperdonables contra Voldemort y sus seguidores durante la Primera Guerra Mágica. Poco tiempo después de su resurrección, Voldemort, nombra a dos mortífagos «asesinados por aurores».

Los Maleficios Imperdonables:

  • Avada Kedavra, el maleficio asesino. El maleficio es usado para asesinar. Este también es uno de los maleficios más poderosos. El hechizo no puede ser bloqueado o repelido directamente, pero puede ser evadido (tanto moviéndose como invocando a un objeto sólido que obstruya el maleficio). El hechizo causa la muerte inmediata e indolora, y no puede revertirse. El maleficio, cuando se conjura, se muestra como un chorro brillante de luz de color verde. Harry Potter es la única persona que alguna vez sobrevivió a este maleficio.
  • Crucio, el maleficio Cruciatus o maleficio torturador. El maleficio es usado para torturar a una persona. La fuerza del maleficio se determina por la persona que lo lanza. Si la persona lanza el maleficio queriendo causar dolor solo porque sí, induce agonía insoportable en la víctima. El maleficio es tan poderoso que puede torturar a una persona al punto de estar tan exhausta como para morir, o en un caso más sádico, le causa amnesia y locura permanente (el caso de los padres de Neville, que fueron torturados por Bellatrix Lestrange y Barty Crouch Jr.). El maleficio, cuando se conjura, se muestra como una luz brillante descolorida de color azul. Cuando Hogwarts estaba bajo control mortífago, el maestro de Artes Oscuras forzaba a los estudiantes en su clase a usar el maleficio Cruciatus en estudiantes a los que se les había asignado detención.
  • Imperio, el maleficio Imperius o maleficio controlador. El maleficio es usado para el control mental, y puede forzar a la víctima a hacer cosas que no desearía o sería capaz de hacer bajo circunstancias normales. La fuerza (y también la duración) del maleficio es determinado por la determinación de la persona que lo lanza, así como el nivel de resistencia de la víctima. El maleficio, cuando se lo conjura, se muestra como una neblina brillante.

Marca Tenebrosa

Símbolo de la Marca Tenebrosa.

La Marca Tenebrosa es el símbolo de Voldemort y los mortífagos que aparece en el cielo cuando se lo conjura. Se ve como una calavera y una serpiente saliendo de su boca en lugar de una lengua. Como hechizo, es lanzado por un mortífago cada vez que ha matado a alguien, como señal de qué se había hecho en nombre de Voldemort, o simplemente para causar miedo. El hechizo usado por los mortífagos para invocar la Marca es Morsmordre. Aparece por primera vez en el cáliz de fuego y es descrita como «una calavera de tamaño colosal, compuesta de lo que parecían estrellas de color esmeralda y con una lengua en forma de serpiente que le salía de la boca.» Una vez en el cielo estaba «resplandeciendo en una bruma de humo verdoso.» Las Marcas Tenebrosas también están tatuadas en el antebrazo izquierdo de los seguidores más cercanos de Voldemort. La marca sirve como una conexión entre Voldemort y cada uno que la lleva; él puede invocarlos tocando su marca, causando que la suya y la de sus seguidores comiencen a arder y cambiar de color. Los mortífagos pueden invocar a Voldemort del mismo modo. Luego de la derrota final de Voldemort, las Marcas Tenebrosas de sus mortífagos se desvanecieron como una cicatriz 'similar' a lo que le pasó a Harry.[6]​ En los libros, la Marca Tenebrosa es descrita como verde; sin embargo, en las películas, solo era verde en el Campeonato Mundial de Quidditch. En todas las otras películas parece ser gris.

Inferius

Un Inferius (plural: Inferi) es un cadáver controlado a través de los hechizos de un mago tenebroso. Un Inferius no está vivo, pero ha sido embrujado para actuar como una marioneta de la bruja o mago; esto se manifiesta como una neblina blanca en los ojos del cadáver controlado. No pueden pensar por sí mismos: son creados para realizar un deber específico asignado por el mago tenebroso que los comanda, y como se ve en los Inferi que cuidan el Horrocrux de Voldemort en la cueva junto al mar, permanecen inactivos hasta que se pueda llevar a cabo su tarea. Esta tarea es luego llevada a cabo sin pensarlo, produzca o no algún resultado. Es difícil dañar a los Inferi con magia; sin embargo, pueden ser repelidos por el fuego o cualquier otra forma de calor o luz, ya que los Inferi en la cueva de Voldemort nunca estuvieron expuestos a algunos de estos elementos. Cuando son derrotados, regresan a su estado inactivo.

Los Inferi son considerados peligrosos y suficientemente terroríficos por el mundo mágico que imitar a un Inferius (como hace Mundungus Fletcher en el misterio del príncipe) es un delito que merece una pena en Azkaban.

El Ministerio de Magia teme que Voldemort está matando suficiente gente para hacer un ejército de Inferi: ya que están muertos, es muy difícil detenerlos. Cuando Voldemort estaba escondiendo uno de sus Horrocruxes en el pasado, llenó un lago en una cueva con varios Inferi, que estaban para atacar y ahogar a cualquiera excepto Voldemort que entre en la caverna y tome el guardapelo. Cuando Harry y Dumbledore tomaron en guardapelo, los Inferi atacaron a Harry; Dumbledore los repelió con fuego que salía de su varita. También se revela que los Inferi casi mataron a Kreacher luego de tomar de la vasija para ayudar a Voldemort a esconder sus Horrocruxes, pero ya que los elfos puedes desaparecerse cuando son invocados por su amo, él escapo cuando Regulus Black lo invocó, sin saber que Kreacher estaba siendo ahogado por Inferi. En su lugar, fue Regulus quien tomó y fue ahogado por los Inferi así Kreacher podría escapar por segunda vez.

En latín, la palabra inferius (plural: inferi) significa 'abajo', comúnmente refiriéndose en plural a 'los dioses del Infierno' (di inferi) o los espíritus de la muerte.[15]

Horrocrux

Un Horrocrux es un objeto creado usando magia oscura para alcanzar la inmortalidad. El concepto aparece por primera vez en la sexta novela, Harry Potter y el misterio del príncipe, aunque los Horrocruxes están presentes en las novelas anteriores sin ser descritos como tales.

Un Horrocrux es creado cuando un fragmento del alma de un asesino es infundido en un objeto, el cual luego es escondido o de otra manera mantenido a salvo —cuando una persona comete homicidio, su alma queda traumatizada y se divide en más de una pieza. Un Horrocrux no es nada más que el objeto/fragmento de alma fusionado creado cuando la porción del alma del asesino que se dividió es infundida en algún objeto material—. El punto de crear un Horrocrux es prevenir el pasaje de un alma a la muerte anclando una porción del alma en el mundo material.

Ordinariamente, cuando el cuerpo de uno es asesinado, el alma va al otro mundo. Si, sin embargo, el cuerpo del dueño de un Horrocrux es asesinado, esa porción de su alma que había permanecido en su cuerpo no pasará al otro mundo, pero existirá en una forma no corpórea capaz de ser resucitado por otro mago, como en el misterio del príncipe y las Reliquias de la Muerte. Si todos los Horrocruxes de uno son destruidos, luego el único ancla de su alma en el mundo material sería su cuerpo, cuya destrucción causaría su muerte.

Other Languages