ASA | declaración de nueva esparta

Declaración de Nueva Esparta

Durante la II Cumbre América del Sur-África, se aprobó en pleno la Declaración de Nueva Esparta, cuyo nombre es en honor al estado peninsular llamado Nueva Esparta, en el oriente de Venezuela, que alberga la isla de Margarita, sede de la II Cumbre. La Declaración de Nueva Esparta retoma el compromiso estipulado en la Declaración de Abuya (I Cumbre, 2006) de continuar fortaleciendo los vínculos existentes entre las dos regiones y de fomentar y aumentar la cooperación en diversas áreas de mutuo interés y con miras a fomentar la cooperación Sur-Sur como principal objetivo de ambas regiones, con el fin de promover, entre otros, un crecimiento económico sostenido y la provisión de trabajos dignos; permitir la justicia social, fomentar políticas de inclusión social; garantizar la igualdad, el respeto y la consideración mutua entre los Estados en el sistema global; promover la cooperación económica y facilitar la distribución de los beneficios derivados del intercambio de bienes y servicios, así como la generación y transferencia de conocimiento técnico.

Asimismo, dicha Declaración reitera la voluntad de las naciones firmantes de promover la paz, la seguridad y la cooperación internacional, basados en la adherencia al multilateralismo, la observancia del Derecho Internacional, el Estado de derecho, la democracia y el respeto a los derechos humanos y al derecho humanitario internacional, entre otros.

Con el fin de desarrollar, consolidar y construir los ejes de cooperación entre las naciones miembros de ASA, se establecieron compromisos entre las Partes en las siguientes áreas:

  • En el ámbito multilateral, se renovó el compromiso con el multilateralismo en el marco del respeto irrestricto por las normas y principios del :Derecho Internacional y la Carta de Naciones Unidas; también se reconfirmó el total apoyo a la reforma del Consejo de Seguridad de las Naciones :Unidas, para hacer de éste un órgano más democrático, transparente, representativo, efectivo y legítimo.
  • En la lucha contra el delito y otros asuntos conexos, se reiteró la decisión de fortalecer iniciativas de cooperación para la lucha contra todas las formas de delincuencia transnacional organizada, tales como el tráfico ilícito de armas pequeñas y ligeras y municiones, la lucha contra el tráfico de personas, de drogas, la proliferación de armas nucleares y otras armas de destrucción masiva.
  • En materia de paz y seguridad, se ratificó el compromiso de mantener la paz y la seguridad internacionales, así como la resolución pacífica de disputas, el cumplimiento del principio contra la amenaza o el uso de la fuerza en las relaciones internacionales, y el apoyo a los procesos de paz en África. También se condenó la producción y el uso de minas antipersonales, así como el rechazo al terrorismo en todas sus formas y manifestaciones.
  • Sobre democracia, gobernabilidad, derechos humanos y asuntos políticos, las Partes reiteraron que los derechos humanos son universales, indivisibles e interdependientes, y que la comunidad internacional debe abocarse a su completa defensa. De igual forma, se condenó el racismo, la discriminación racial, la xenofobia y las formas relacionadas de intolerancia También se promueve el respeto por la diversidad cultural, étnica, religiosa y lingüística. Igualmente, se promocionará la transferencia y diseminación de tecnología y el acceso al conocimiento y a la educación.
  • Con relación a la agricultura, agronegocios, desarrollo rural y recursos hídricos, se incita a las Partes a la articulación de políticas para el logro de la seguridad alimentaria, incluyendo el acceso a los alimentos, a la vez que se reconoce la importancia del agua como recurso natural de los Estados y como elemento esencial e insustituible para la vida.
  • En materia de economía, comercio, inversión y turismo, se reconocieron los principios de complementariedad, cooperación y solidaridad que contribuyen al desarrollo social y económico, así como al comercio transparente, no discriminatorio, justo e inclusivo, en concordancia con las reglas del comercio multilateral. Se propone la promoción del turismo entre las regiones como factor de integración, basado en el desarrollo comunitario y el respeto por el patrimonio cultural y por las costumbres y tradiciones. Finalmente, se afirmó que la crisis financiera y económica actual es estructural, por lo cual se fomentarán los cambios necesarios para permitir el establecimiento de una nueva arquitectura financiera internacional.
  • En cuanto a la lucha contra la pobreza y el hambre, las naciones firmantes se proponen intensificar los esfuerzos para erradicar la pobreza y el hambre, tanto en las áreas rurales como urbanas, con atención especial a las poblaciones más vulnerables, por medio del abordaje de las causas de origen que las generan.
  • En relación con el desarrollo de infraestructura, las Partes se comprometen a identificar iniciativas conjuntas para el financiamiento y desarrollo de proyectos.
  • En asuntos de energía y minerales sólidos, se acordó aumentar la cooperación energética y consolidar los esfuerzos para el intercambio de experiencias en lo referente al desarrollo y uso universal de fuentes de energía y ahorro de energía por parte de los gobiernos y los pueblos de ambas regiones, en particular, fuentes de energía limpias, renovables y alternativas.
  • Sobre los asuntos sociales y de deportes, se acordó implementar políticas activas orientadas a generar empleo decente y a implementar las convenciones fundamentales de la OIT; a aumentar los esfuerzos para abordar y fortalecer las áreas de cooperación e integración en el campo de la salud, mejorar las condiciones de acceso al agua potable, a combatir la transmisión del VIH/SIDA y las ETS y sus impactos en la población, así como de otras enfermedades relacionadas con la pobreza. En cuanto al deporte, se reafirmó el compromiso de fomentar las competencias deportivas entre América del Sur y África.
  • En materia de ciencia, tecnología y tecnologías de la información y la comunicación (tic’s), se aunarán los esfuerzos para emprender iniciativas de cooperación e intercambio de experiencias orientadas a la construcción de las capacidades científicas, tecnológicas e institucionales de los sistemas nacionales de CTI (ciencia, tecnología e innovación) y a la formulación e implementación de políticas para el desarrollo sustentable y el progreso social de ambas regiones, así como el fomento del uso de tecnologías de la información y la comunicación (TIC).
  • En asuntos educativos y culturales, se consideró la creación de proyectos conjuntos de investigación en áreas estratégicas y prioritarias para ambas regiones a través de programas de intercambio de estudiantes, investigadores y profesores, así como fomentar la creación de redes de docentes, investigadores y estudiantes entre instituciones académicas.
  • En materia de ambiente, se destacó la necesidad de abordar el asunto del cambio climático en el contexto de la Convención Marco de las :Naciones Unidas sobre Cambio Climático (CMNUCC) y el Protocolo de Kioto. De igual modo, se reafirmó la necesidad de un compromiso político firme de los países desarrollados, de acuerdo con su responsabilidad histórica, a adoptar y cumplir con sus compromisos de reducción de emisiones. :Igualmente, se brinda apoyo al proyecto de la Gran Muralla Verde de África, con miras a frenar el avance del desierto en la zona saharo-saheliana.
Other Languages