Vesre

El vesre, verse o verre («revés», al revés) es un mecanismo de formación de palabras, muy común en Hispanoamérica, que consiste en la permutación o metátesis de las sílabas de un vocablo.[1]

En su variante rioplatense se trata de una jerigonza utilizada a lo largo de buena parte de los territorios argentino y uruguayo, tras ser popularizada por los tangueros a principios del siglo XX.

Historia

En la obra Romances de germanía de varios autores, editada en 1609 por Juan Hidalgo, ya aparecen vocablos en vesre, lo que nos indica su vieja data.

En cuanto forma de jerigonza, su función ha sido inicialmente cierto grado de complicidad al dificultar –al menos mínimamente– lo expresado en vesre a alguien extraño al endogrupo. Ahora bien, como el vesre puede ser bastante fácilmente "decodificado" en poco tiempo por un oyente habitual, su función lingüística actual es la de una coloquialidad que supone un fuerte grado de confianza (aunque en los medios masivos de comunicación esta coloquialidad se transforma en una pseudoconfianza en la cual se implica a la audiencia).

En el Río de la Plata el hablar al vesre comenzó en el último cuarto del siglo XIX y, como recurso jocoso, fue utilizado por los sainetistas, autores teatrales y poetas populares entre 1910 y 1940.

Al ser empleado por toda la población el vesre ha dejado de ser un sociolecto y un cronolecto, siendo frecuentes frases como «el que te jedi» (‘el que te dije’) [muy usada para aludir a un sujeto tácito que no se quiere nombrar en muchos casos por considerárselo portador de problemas o incluso de infortunio]. Aunque según algunos autores el vesre no es lunfardo, lo cierto es que muchos términos en lunfardo también corresponden al vesre.

En otros idiomas
asturianu: Vesre
Deutsch: Vesre
English: Vesre