Satanismo

El pentagrama invertido se usa generalmente para representar el satanismo.[cita requerida]

El satanismo consta de un número de creencias relacionadas y fenómenos sociales. Comparten las características de simbolismo, que incluye la veneración y admiración por Satán (o figuras similares). Se cree que Satán apareció por primera vez en la Biblia Hebrea, donde era un ángel que desafiaba la fe de los humanos y la religión. En el Libro de Job se le denominaba «el Satán» (que significa «el acusador» o "contra de, enemigo de") y actuaba como el delator en el tribunal de Dios. Un personaje denominado «Satán» fue descrito dentro de los muchos evangelios de los primeros cristianos como el enemigo cósmico del hombre y el tentador de Jesús. Se desarrolló mucho más en amplitud y poder que el portador de Armagedón y Apocalipsis según está caracterizado dentro del Libro de la Revelación. Las religiones inspiradas por estos textos (judíos, cristianos y musulmanes) consideran a Satán tradicionalmente como un adversario o un enemigo; viendo su presencia e influencia en cada aspecto del papel acusatorio remontándose a la Creación y a la Caída del Hombre. La figura de Satán fue tratada de manera diversa, especialmente por los cristianos y musulmanes, como un competidor rebelde o celoso de los seres humanos, y caracterizado como un ángel caído o demonio dominando el infierno penitencial; Dios lo arrojó hacia la Tierra porque en el cielo estaba extraviando a los ángeles, los seres humanos, vagando por el planeta compitiendo por almas o proporcionando el ímpetu para todas las parodias mundanas. Particularmente después de la Ilustración Europea, algunas obras, tales como El paraíso perdido, fueron tomadas por los románticos y descritas como la presentación del Satán Bíblico, una alegoría que representa la crisis de fe, el individualismo, el libre albedrío, la sabiduría y el progresismo. Son pocas en número aquellas obras que en realidad mostraron a Satán como un personaje heroico pero sí que existen: George Bernard Shaw y Mark Twain son dos autores cuyas obras incluyen este precedente en el escrito que fue tomado por los religiosos satánicos.[cita requerida]

La legislación antibrujería, como la Ley británica Antibrujería de 1735 (Witchcraft Act 1735), no revocada hasta 1951, reflejó un fuerte sentimiento público en contra de la brujería y del satanismo. La religión satánica comenzó en 1966 con la fundación de la Iglesia de Satán.

Los grupos modernos satánicos (aquellos que aparecieron después de los sesenta) son muy diversos, pero hay dos tendencias muy importantes que se pueden ver como satanismo tradicional o teísta y satanismo ateísta. Los satánicos teístas veneran a Satán como un dios supernatural. Por el contrario, los satánicos ateos se consideran a sí mismos ateos y veneran a Satán simplemente como un símbolo de los rasgos de los seres humanos. Esta categorización del satanismo (que puede ser categorizado de otras formas, por ejemplo «tradicional» contra «moderno») no ha sido adoptada necesariamente por los satánicos en sí, quienes generalmente no especificarían a qué tipo de satánicos están adheridos[cita requerida]. Algunos satánicos[cita requerida] creen en Dios en el sentido de Fuerza Motriz, pero al igual que los satánicos ateos, todavía se adoran a sí mismos, debido a la creencia deísta de que Dios no juega ningún papel en las vidas mortales.

Cada «tipo» de satánico normalmente se referirá a sí mismo solo como «satánico» (salvo los seguidores del satanismo laveyano que se considerarán «satanistas»).[cita requerida]

Satanismo teísta

Parte del sello de Lucifer procedente del Grimorium Verum, es utilizado como símbolo de Satán por algunos satánicos.

El satanismo teísta[1]​ (también conocido como «satanismo espiritual» o «satanismo tradicional») es la adoración o veneración a Satán como a una deidad. Comprende varios puntos de vista y puede incluir una creencia en la magia que es manipulada a través de un ritual. Los satánicos tradicionales a menudo encontrarán la inspiración en las fuentes antiguas (procedentes de la Biblia satánica de los años sesenta), como el libro Satanism and Witchcraft de 1862.[cita requerida]

Suele ser el término con que se designa a aquellas formas de satanismo que tienen creencias sobrenaturales y realizan una adoración del diablo y de demonios de forma literal, entendiendo a estas entidades como seres y espíritus reales que existen objetivamente. El término generalmente se acuña para diferenciar a esta forma de satanismo del satanismo simbólico o convexo, principalmente representado por la Iglesia de Satán de Anton LaVey la cual asegura que su doctrina es atea, no cree en la existencia de ningún dios y ve a la imagen de Satán como un símbolo de rebeldía, naturaleza humana y poder, pero no una entidad realmente existente.[2]

Las prácticas religiosas y cultos al Diablo datan desde tiempos muy antiguos y se registran, por ejemplo, en el caso del aristócrata medieval Gilles de Rais. De difícil validación histórica, ya que en épocas oscurantistas cualquier práctica considerada herética o pagana era clasificada, equivocadamente, como satánica (el caso de la persecución de la Iglesia a los templarios), ciertamente hay registros de cultos satánicos a lo largo de la historia por parte de seguidores que creían en la existencia real de las entidades que invocaban, incluyendo al Diablo. Diferentes figuras históricas han sido asociadas con el satanismo, como Elizabeth Bathory, William Blake o Francis Dashwood y su Club del Fuego Infernal, su grado de involucración genuina con el culto al diablo es sujeto de debate, y en algunos casos se argumenta que realizaban ritos paganos, esotéricos o simbólicos.

Siendo Antón LaVey uno de los primeros (si no es primero) en, al menos públicamente, definir al satanismo como una religión simbólica donde no se rendía un culto real al Diablo como entidad existente, razón por la cual el uso de la diferenciación en la terminología responde principalmente a la necesidad de separar ambas formas de satanismo; la teísta tradicional de la simbólica.

Pintura de Guido Reni.

Luciferismo

El término luciferismo a menudo se utiliza en diversas tradiciones ocultistas y religiosas que analizan la figura de Lucifer como representación simbólica de la sabiduría y el conocimiento ocultos. Debido a la identificación popular entre Lucifer y Satanás es común que se les identifique como satanistas y algunos satanistas se consideren también luciferinos.[4]​ entre otros simbolismos y mitos característicos del ocultismo occidental.

Paladistas

«Paladistas» es el nombre que se le da a la supuesta sociedad del satanismo teísta, así como a los miembros que pertenecen a ella. El nombre «paladista» procede del término griego Palas (también Pallas) y hace referencia a la sabiduría. [cita requerida]

En otros idiomas
Afrikaans: Satanisme
العربية: شيطانية
azərbaycanca: Satanizm
Boarisch: Satanismus
български: Сатанизъм
català: Satanisme
čeština: Satanismus
Cymraeg: Sataniaeth
dansk: Satanisme
Deutsch: Satanismus
Zazaki: Satanizm
Ελληνικά: Σατανισμός
English: Satanism
Esperanto: Satanismo
eesti: Satanism
euskara: Satanismo
suomi: Satanismi
arpetan: Satanismo
galego: Satanismo
עברית: כת השטן
hrvatski: Sotonizam
magyar: Sátánizmus
հայերեն: Սատանիզմ
Bahasa Indonesia: Setanisme
italiano: Satanismo
日本語: サタニズム
ქართული: სატანიზმი
한국어: 사탄주의
lietuvių: Satanizmas
latviešu: Sātanisms
македонски: Сатанизам
Bahasa Melayu: Satanisme
Malti: Sataniżmu
Napulitano: Satanismo
Nederlands: Satanisme
norsk: Satanisme
polski: Satanizm
português: Satanismo
română: Satanism
русский: Сатанизм
srpskohrvatski / српскохрватски: Satanizam
Simple English: Satanism
slovenčina: Satanizmus
slovenščina: Satanizem
Soomaaliga: Shaydaanimo
shqip: Satanizmi
српски / srpski: Сатанизам
svenska: Satanism
Türkçe: Satanizm
українська: Сатанізм
اردو: شیطانیت
吴语: 撒旦教
中文: 撒旦崇拜
粵語: 撒旦教