Amazing Stories (revista)

Amazing Stories
Amazing Stories interior title.png
Amazing Stories, April 1926. Volume 1, Number 1.jpg
Portada de la primera edición de abril de 1926 realizada por Frank R. Paul. Ésta copia fue autografiada por Hugo Gernsback en 1965.
PaísEstados Unidos Ver y modificar los datos en Wikidata
Idiomainglés
EspecialidadCiencia ficción
Fundaciónabril de 1926 Ver y modificar los datos en Wikidata
FundadorHugo Gernsback
Desarrollo
CompañíaExperimenter Publishing[1]
Circulación
ISSN1058-0751
Página web oficial

Amazing Stories —o simplemente Amazing— fue una revista estadounidense adscrita al género de ciencia ficción que lanzó su primer número en abril de 1926 bajo la casa editorial Experimenter Publishing de propiedad de Hugo Gernsback.[1]​ Antes de su aparición, las historias de ciencia ficción se publicaban en otras revistas —incluyendo algunas de Gernsback—, pero Amazing ayudó a definir y poner en marcha un nuevo género de ficción pulp.

En 1929 Gernsback se declaró en bancarrota y perdió el control de la revista. En 1931, Bernarr Macfadden compró los activos de Mackinnon-Fly (en Canadá), por lo que también adquirió a Amazing y varios otros títulos; tras la adquisición, comenzaron a publicarse bajo el sello editorial Teck.[4]​ Durante la década de 1930, la revista disminuyó su rentabilidad y en 1938 se vendió a Ziff-Davis, que contrató a Raymond A. Palmer como editor; Palmer transformó a la revista en una publicación exitosa a pesar de no considerarse como un título de calidad dentro del círculo de la ciencia ficción. A fines de 1950 Amazing comenzó a publicar historias de misterios «shaverianos», un mito espeluznante que explicaba los accidentes y desastres como el trabajo de robots llamados deros. Las historias fueron presentadas como hechos, lo que no solo permitió un aumento dramático de la tirada, sino que además, su ridicularización generalizada. Palmer fue reemplazado por Howard Browne en 1949, quien brevemente trató de transformar a Amazing en una revista de lujo; sin embargo, este plan no se concretó y la publicación cambió al formato digest en 1953, poco antes del fin de la era de las revistas pulp.

A fines de 1958, y bajo el liderazgo de Cele Goldsmith, la dirección editorial estuvo en manos de Paul W. Fairman por un breve período. A pesar de su falta de experiencia, Goldsmith fue capaz de dar nuevos aires a la revista, y su período es considerado como una de las etapas más creativas de Amazing; a pesar de ello, no fue capaz de detener el declive en las ventas y finalmente la revista fue vendida a Universal Publishing Company de Sol Cohen en 1965.[5]

Tras el mandato de Cohen, el contenido de Amazing se basó principalmente en la reedición de historias, sin pagar los respectivos derechos de reimpresión a los autores, por lo que la revista entró en conflicto con la recién formada Science Fiction Writers of America, y que le costó a la revista dos editores consecutivos —Harry Harrison y Barry N. Malzberg— en un corto período a fines de la década de 1960. Ted White asumió el cargo de editor después de Malzberg, eliminando las reimpresiones y recuperando el estatus de revista respetado de nuevo: Amazing fue nominada para el prestigioso premio Hugo en tres ocasiones durante su mandato (aunque Amazing no ganó nunca, estuvo nominada en 8 ocasiones al Premio Hugo a la mejor revista profesional). White abandonó la publicación a fines de la década de 1970.

En la década siguiente, Amazing pasó a manos de TSR en 1983 y Wizards of the Coast en 1997 —que adquirió TSR—, quien intentó crear una encarnación moderna y exitosa de la revista durante los siguientes veinte años de manera intermitente. Un último intento lo realizó Paizo Publishing a fines de 2004, pero la publicación fue suspendida después del número de marzo de 2005.

Orígenes

Una historia de ficción científica ilustrada por Frank R. Paul en una edición de Science and Invention en 1922.

A fines del siglo XIX, las historias y relatos con temáticas relacionadas a invenciones científicas y/o con ambientación futurista comenzaron a aparecer regularmente en las revistas de ficción popular. El mercado de los cuentos se prestaba a trabajos que seguían la tradición de Julio Verne.[9]

En 1908, Hugo Gernsback publicó el primer número de Modern Electrics, una revista dirigida a los aficionados a la ciencia, y que fue un éxito inmediato. Gernsback comenzó a incluir artículos sobre hipóteticos usos de la ciencia, tales como Wireless on Saturn de diciembre de 1908. [ 5 ] En abril de 1911, Gernsback empezó la serialización de su novela de ciencia ficción Ralph 124C 41+, pero en 1913 vendió su participación en la revista a su socio y lanzó una nueva publicación denominada Electrical Experimenter, que pronto comenzó a publicar ficción científica. En 1920, Gernsback la renombró como Science and Invention, y a través de los años 1920, publicó gran parte de ficción científica en sus páginas, junto con artículos científicos de no-ficción.[10]

Gernsback fundó una nueva revista llamada Practical Electrics en 1921, mientras que en 1924 cambió su nombre por The Experimenter,[11]

En otros idiomas
العربية: قصص مذهلة
Esperanto: Amazing Stories
français: Amazing Stories
hrvatski: Amazing Stories
Bahasa Indonesia: Amazing Stories
italiano: Amazing Stories
Bahasa Melayu: Amazing Stories
Nederlands: Amazing Stories
português: Amazing Stories
română: Amazing Stories
русский: Amazing Stories
srpskohrvatski / српскохрватски: Amazing Stories
Türkçe: Amazing Stories
українська: Емейзін сторіз