Zona Especialmente Protegida de Importancia para el Mediterráneo

Las zonas especialmente protegidas de importancia para el Mediterráneo o ZEPIM son espacios naturales marinos o costeros que gozan de especial protección medioambiental basada en el convenio de Barcelona. Se crean para la protección de los ecosistemas marinos singulares a lo largo del mar Mediterráneo.

Creación de las ZEPIM

Estos espacios se crean en el protocolo acordado en 1995 por los países participantes en el convenio de Barcelona y en 1996 en Montecarlo. Las condiciones exigidas para imcorporar estos espacios es que desempeñen una función importante para la conservación de la diversidad biológica; contengan ecosistemas característicos de la zona mediterránea o dispongan de un especial interés para la ciencia, la cultura, la educación o el disfrute estético.[1]

Para la declaración de una ZEPIM en una zona es necesario analizar diferentes aspectos específicos: su carácter excepcional; su nivel de representatividad natural y cultural; su diversidad; la presencia de hábitats de gran importancia para especies en peligro, amenazadas o endémicas; la existencia de amenazas que puedan menoscabar el valor ecológico, biológico, estético o cultural de la zona, la existencia de un proceso de planificación y ordenación de la zona que cuente con apoyo ciudadano; la existencia en la zona de oportunidades de desarrollo sostenible y la existencia de un plan integrado de gestión costera.

Existe una serie de obligaciones en las ZEPIM: disponer de un régimen jurídico para su protección eficaz; disponer de un plan de gestión y un programa de recogida de datos relevantes; establecer una serie de objetivos y medidas de conservación y de gestión muy bien definidas; disponer de un órgano de gestión con la suficiente dotación de recursos humanos y económicos; así como de un programa de vigilancia continua.

Existen una serie de aspectos específicos que deben atender las medidads de protección:

  • Vertidos o descargas de residuos u otras sustancias que puedan menoscabar directa o indirectamente la integridad de la zona.
  • Análisis detallados para la introducción o reintroducción de especies en la zona.
  • Reglamentación de actividades que puedan perjudicar o perturbar a las especies, menoscabar las características naturales, culturales o estéticas, o incidir de forma negativa en el estado de conservación de los ecosistemas o especies de la zona.
  • Normas jurídicas necesarias en las zonas periféricas de la ZEPIM:
Other Languages