Zipa

Escultura muisca de un Zipa sin identificar ( Museo del Oro de Bogotá).

Zipa era el título de nobleza dado por los muiscas al gobernante supremo del Zipazgo, una de las divisiones administrativas más importantes de la Confederación Muisca. Se suele utilizar la expresión "Zipa de Bacatá", puesto que la sede de gobierno del Zipazgo se encontraba en Funza, capital del Zybyn de Bacatá, que abarcaba gran parte del territorio de la actual ciudad de Bogotá, capital de Colombia.

El Zipa era considerado descendiente de la diosa Chie (la Luna), de la misma manera que el Zaque era considerado descendiente de Sua (el Sol). El Zipa tenía autoridad absoluta sobre el gobierno del Zipazgo. A su cargo estaba la dirección administrativa, el mando del ejército, la creación, reforma y aplicación de las leyes, y buena parte de los asuntos religiosos. Es así como, por ejemplo, los chyquy (sacerdotes muiscas) debían ser investidos por la autoridad del Zipa. La única persona que podía ejercer autoridad sobre el Zipa era el Chyquy-Zibyntyba de Iraca, a quien se consideraba sucesor del Venerable Bochica, mientras que el único poder en igualdad de condiciones frente al del Zipa era el del Zaque, que en un principio había sido superior.[1]

Sistema de sucesión

El trono del Zipa era hereditario, pero el sistema de sucesión (que aplicaba para todos los casos de sucesión entre los muiscas) no era patrilineal, sino matrilineal;[2] es decir, que quien heredaba el trono no era el hijo del anterior Zipa, sino su sobrino, hijo de su hermana, o de la mayor de sus hermanas. En caso de que, por alguna razón, no fuera posible que el sobrino del Zipa heredara el trono, los que seguían en la línea sucesoria eran los hermanos y los hijos del Zipa, en ese orden. De lo contrario (es decir, en la mayoría de los casos), los hijos heredaban solamente los bienes muebles de su padre. La razón por la que los sucesores fueran los sobrinos era que entre los muiscas existía la práctica de la poligamia, de modo que cada hombre podía tener el número de tygüi (esposas, o consortes) que fuera capaz de mantener, por lo que la única forma de asegurar que el heredero fuera de la misma sangre que su padre era que fuera el hijo de su hermana.

Educación del Psihipqua

Al príncipe heredero del trono, conocido como Psihipqua, se le educaba desde su infancia en un aislamiento total del mundo, al interior del templo de la diosa Chie (la Luna), en el actual municipio de Chía ( Cundinamarca), bajo la tutela y el cuidado de los más respetados chyquy (sacerdotes) y protegido por una guardia de güechas (guerreros muiscas) cuidadosamente seleccionados. En el templo, el Psihipqua debía permanecer seis años, durante los cuales le estaba prohibido salir en el día; sólo podía salir por las noches para contemplar la luna y meditar, y siempre vigilado por sus güechas. Tampoco le estaba permitido comer carne ni alimentos con sal o ají, y no podía tener ningún tipo de contacto con mujer alguna. Este era un proceso de iniciación en el que el futuro Zipa debía aprender los misterios de la religión y de la astrología muisca, así como la manera adecuada de comportarse y de hablar, sin ser contaminado por el influjo de sus vasallos. Al terminar los seis años de abstinencia, al Psihipqua se le investía como Tybarague de Chía, dignidad en la que debía permanecer, como descendiente de la diosa Chie, hasta que el trono del Zipa quedara vacante. Como Tybarague de Chía, el heredero del Zipazgo debía aprender el arte de gobernar, después de haber aprendido los misterios de la religión y de la astronomía.[3]

Cuando el español Gonzalo Jiménez de Quesada se entrevistó con el Zipa Zaquesazipa en el poblado de Bosa, por medio de un intérprete muisca, quedó altamente impresionado por la elegancia en los modales del Zipa, así como por el refinamiento de las palabras con que se expresaba, con lo que notaba una gran diferencia entre el comportamiento del Zipa y el de los muiscas del común. No obstante, Zaquesazipa no había sido educado como Psihipqua (heredero del trono), pues no era el sobrino sino el hermano del anterior Zipa, Tisquesusa, y era considerado por la mayor parte de la nobleza muisca como un usurpador del trono, siendo el Psihipqua legítimo su sobrino, Chiayzaque.[4]

Other Languages
English: The Zipa
français: Zipa
Gàidhlig: Zipa
galego: Zipa
українська: Сіпа