Zenobia Camprubí Aymar

Zenobia Camprubí Aymar
Joaquín Sorolla - Retrato de Zenobia Camprubí.jpg
Retrato de Zenobia Camprubí, obra de Joaquín Sorolla.
Información personal
Nacimiento 31 de agosto de 1887 Ver y modificar los datos en Wikidata
Malgrat de Mar, España Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 28 de octubre de 1956 Ver y modificar los datos en Wikidata (69 años)
San Juan, Estados Unidos Ver y modificar los datos en Wikidata
Causa de muerte Cáncer de ovario Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Española
Familia
Padres Isabel Aymar Lucca
Raimundo Camprubí Escudero
Cónyuge
Información profesional
Ocupación Lingüista, escritora y traductora Ver y modificar los datos en Wikidata
Web
Sitio web
[ editar datos en Wikidata]

Zenobia Camprubí Aymar, ( Malgrat de Mar, 31 de agosto de 1887- San Juan de Puerto Rico, 28 de octubre de 1956) fue una escritora y lingüista española. Contrajo matrimonio con Juan Ramón Jiménez en 1916, y desde ese momento y hasta su fallecimiento, 40 años más tarde, se convirtió en compañera inseparable y decisiva colaboradora del poeta en todos sus proyectos literarios.

Nacimiento y juventud

Imagen de Zenobia de niña.

A las cuatro de la madrugada del día 31 de agosto nace Zenobia Camprubí Aymar en la Calle del Mar, nº 87, de Malgrat de Mar (Barcelona) en el seno de una acomodada familia catalano-puertorriqueña. Es registrada con los nombres de Zenobia, Salustiana, Edith.[1]

Zenobia Camprubí Aymar era hija de Isabel Aymar Lucca y Raimundo Camprubí Escudero, un matrimonio culto y adinerado. Su abuelo materno, Augusto Aymar, era un acomodado comerciante norteamericano y su abuela era miembro de una familia de corsos, afincados en Puerto Rico. Tanto su madre como su abuela habían estudiado en los mejores colegios de Estados Unidos y mantenían muchos lazos familiares en Estados Unidos. Su padre, Raimundo Camprubí, era ingeniero de caminos, canales y puertos, y pertenecía a una familia de militares catalanes, aunque nacido en Pamplona.[3]​ Los padres de Zenobia habían contraído matrimonio en Puerto Rico en 1879, adonde él había viajado para dirigir la construcción de una carretera entre Ponce y Coamo. El matrimonio tuvo cuatro hijos José (1879), Raimundo, Zenobia (1887) y Augusto.

Durante los dos primeros años de su vida, al llegar el verano, la familia Camprubí se desplazaba a ‘La Quinta’ en Malgrat para disfrutar del agradable clima mediterráneo en la temporada estival.

En el invierno de 1890, nace en Barcelona su hermano Augusto Camprubí Aymar, cuarto hijo de la familia. Éste sería el último año que Zenobia y su familia disfrutarían de las vacaciones en Malgrat, el motivo probablemente esté ligado a los cambios de destino que sufría su padre por necesidades del trabajo.[1]

A los nueve años viajó por primera vez a Estados Unidos con su hermano José y su madre. El motivo del mismo era para ingresar a su hermano mayor en un colegio de enseñanza media en preparación a su posterior ingreso en Harvard (Cambridge, MA) y arreglar  el asunto de la herencia, su abuela había muerto en 1895. Por un problema de salud de Zenobia, la familia se ve obligada a trasladar su residencia al municipio de Sarriá un año más tarde. En este lugar, Zenobia conoce a María Muntadas de Capará, con quien entablará una gran amistad.[1]

En el año 1900, Zenobia funda una sociedad, junto a su amiga María Muntadas, que denominan Las Abejas Industriosas. Por esas fechas no había cumplido aún los trece años, pero ya se vislumbra un gran espíritu inquieto y de organización.

En el año 1901, su padre, D. Raimundo Camprubí, es destinado a Tarragona en calidad de Jefe de Obras Pública. Zenobia viaja con su madre y hermano pequeño Augusto a Suiza en busca de remedio para una rara enfermedad de oído y ojos del hermano después de sufrir una difteria.

En el mes de marzo de ese mismo año, la revista juvenil neoyorquina St. Nicholas publica un cuento corto de Zenobia llamado A Narrow escape (Una escapada milagrosa). También se publica su trabajo autobiográfico Malgrat, inspirado en su estancia en la villa costera. Viaja de nuevo a Suiza. El padre de Zenobia es entonces trasladado a Valencia.[1]​ Durante su estancia en esta ciudad, la familia vivirá en la calle Navelos, nº14. Empezando la época más triste y aburrida de su infancia. Zenobia escribe y publica varios trabajos literarios, entre ellos, The Garret I have known (El desván que he conocido). Zenobia se hace cargo del funcionamiento de la casa familiar en Valencia pues su madre se marcha una temporada a Barcelona con su familia política. Obtiene un premio literario consistente en una Insignia de Oro de la revista St. Nicholas Illustrated Magazine for Boys and Girls por su trabajo When Grandmother went to school (Cuando mi Abuela asistía a la escuela).

Como consecuencia de una separación matrimonial doña Isabel Aymar (madre de Zenobia) y su hija marchan a vivir a los Estados Unidos en 1905. Se establecen en Newburgh (Nueva York) donde viven numerosos familiares y amigos de la familia. El viaje se inicia con una visita a Canadá en el mes de septiembre, acompañada por su tío materno José, y su hermano Raimundo, en Québec los esperaba su tía Lillian.[1]

Durante estos años, la vida que lleva en EE.UU. es totalmente diferente a la española. Se mueve por Washington, Boston y Nueva York. Asiste a bailes, reuniones, almuerzos, tés y todo tipo de acontecimientos sociales. Mientras tanto sigue leyendo y estudiando –latín, literatura, música, historia europea y americana- escribiendo, asistiendo a actos culturales, preparándose para el futuro, cuidando su formación. Empieza a ser cortejada por el abogado, amigo de la familia Henry Shattuck.

En 1908, Zenobia se matricula en el Teacher’s College de la Universidad de Columbia (Nueva York) para cursar estudios de literatura inglesa y composición.

Tras una reconciliación matrimonial, doña Isabel Aymar regresa a España en 1909 en compañía de Zenobia y su prima Hannah. La llamaban «la americanita», ya que allí comenzó sus estudios universitarios en Columbia; asistió a actividades culturales y clubes de mujeres. Entró en contacto con el feminismo estadounidense, viajó sola, leyó los clásicos españoles e ingleses y siguió un curso sobre literatura.[1]

Se instalan en La Rábida (Huelva) donde D. Raimundo Camprubí desempeñaba el cargo de ingeniero jefe del puerto de la capital onubense. En una dependencia de la casa donde se instalan, Zenobia improvisa una escuela para dar clase a un grupo de diecinueve niños de los alrededores.

 En 1910, el padre de Zenobia es destinado a Madrid.  La residencia familiar se fijó en el Paseo de la Castellana, nº18.

A la vuelta de un viaje relámpago a Suiza en marzo de 1911, Zenobia y su madre pasan por Barcelona y visitan Malgrat. Ésta era la primera vez que Zenobia volvía a su casa natal, que le pareció “triste y oscura”. En octubre se produce el tercer viaje de Zenobia a Estados Unidos con motivo del nacimiento de la primera hija de su hermano José, Inés. Surge la idea de exportar labores de artesanía, bordados y libros a Norteamérica.

En 1912, Zenobia vuelve a Madrid en los primeros meses del año. Continúa publicando artículos en revistas norteamericanas. Aprovecha todo lo que le ofrece Madrid y se involucra en proyectos culturales e intelectuales. Allí se relacionó fundamentalmente con estadounidenses, ya que le angustiaba no poder moverse sola con libertad, hasta que conoció a Susan Huntington, que dirigía el Instituto Internacional de señoritas, donde se alojaban extranjeros que asistían a los cursos de verano que se organizaban.[1]