Yesería mudéjar

Iglesia de San Hipólito el Real (Támara de Campos). Púlpito de finales del siglo XV y tornavoz de principios del XVI. Mientras el púlpito se cataloga como gótico-mudéjar, el tornavoz entra de lleno en el renacimiento.

La yesería mudéjar es un trabajo ornamental de artes aplicadas utilizado por los alarifes mudéjares en distintas épocas. Se enclava dentro del concepto «arte mudéjar» que es un arte singular y estrictamente español donde se mezclan estilos cristianos y musulmanes consiguiendo personalidad propia.[2]

Historia

Se supone que el yeso fue introducido en la Península Ibérica por los musulmanes, procedente de Oriente, probablemente de Irán. Su utilización fue abundante durante la dominación islámica, continuando durante el periodo de los reino de Taifas. Desde aquí se difundió a los territorios cristianos.

Lucillo sepulcral con decoración mudéjar realizado por el yesero mudéjar Braymi. Monasterio de la Consolación (Calabazanos)

Estos trabajos de yeserías se encuentran en iglesias cristianas, en sinagogas en palacios y en casas de gente principal. Un ejemplo importante de obra civil se da en el del Alcázar de Segovia cuyo trabajo está documentado en cuanto a autores y fechas de realización. Su estudio ha proporcionado datos importantes en este sentido. La Sala del Trono o del Solio está firmada y datada por Xadel Alcalde.[3]

Algunos de los palacios mudéjares se convirtieron en conventos y este hecho dio lugar a su conservación a través de los siglos; además, al hacer ciertas obras necesarias para su transformación hubo que llamar a los mismos artífices, constando así sus nombres en los archivos de los conventos. En Castilla y León se tiene un claro ejemplo en los documentos de las obras del monasterio de Astudillo en que se nombra al yesero Braymi, que poco después vuelve a aparecer en las obras del Real Monasterio de Nuestra señora de la Consolación en Calabazanos, donde realiza unos arcos y un lucillo sepulcral. Se conocen además otros nombres de yeseros por vía documental o por la propia firma estampada al terminar su obra.[3]

El arte de la yesería se alarga hasta el siglo XVI en pleno renacimiento. En Castilla y León triunfa en este siglo la obra de los artistas Corral de Villalpando, maestros yeseros muy cotizados. Los motivos iconográficos realizados por estos artistas tienen gran influencia en las obras de carpintería de la época destinadas a techumbres y coros.[3]

Other Languages
English: Yeseria
français: Yeseria
polski: Yeseria
slovenščina: Jeserija