Yelmo

Yelmo bajo medieval con celada.

Se llama yelmo, palabra de origen germánico helm,[1] elemento de la armadura que protege la cabeza y el rostro del guerrero. Tuvo su momento cumbre en la Baja Edad Media cuando llegaron a ser piezas importantes de la armadura medieval, posteriormente se siguieron utilizando en desfiles, paradas militares y torneos deportivos en pos de seguridad. Actualmente se fabrican para armaduras con fines ornamentales y decorativos; pese a que su función la siguen realizando cascos deportivos y para unidades anti disturbios.

Preliminares del yelmo

La necesidad de proteger la cabeza es casi tan antigua como la propia guerra. Ya en bajo relieves sumerios aparecen soldados formados en falange protegidos con cascos.[2]

En la Edad del Bronce aparecen algunos de los mejores ejemplares de cascos, precursores del yelmo. Se han encontrado cascos con multitud de adornos como crines de caballo o forrados con dientes de jabalí;[5] ).

Esta tendencia a la protección de la cara desaparece en parte con el casco de las falanges macedónicas que no tenía protección nasal, sí carrilleras, además de una protuberacia hacia el frente (una buena reconstrucción de esta pieza se puede ver en la película Alejandro Magno de Oliver Stone).[6] Incluso en los distintos descendientes del casco corintio empleados por las legiones romanas seguían mostrando grandes carrilleras, pero sin protección facial; aunque de mucha peor factura, al ser producidos en grandes cantidades y pagados por el estado, no por sus portadores como en el caso griego.

Other Languages
беларуская: Шлем
English: Combat helmet
français: Casque de combat
italiano: Elmetto
한국어: 투구
русский: Шлем (доспех)
slovenčina: Vojenská prilba
Türkçe: Miğfer
українська: Бойовий шолом