Yeísmo

Áreas yeístas y distinguidoras en el dominio del español. [ cita requerida]
Yeísmo en España.

El yeísmo es un cambio fonético que consiste en pronunciar de manera idéntica la letra ye o i griega (y) /ʝ̞/ ([ʝ̞]~[ɟ͡ʝ]~[ʤ]~[ʒ]~[ʃ]), y el dígrafo elle o doble ele (ll) /ʎ/. Es decir, se trata de un proceso fonológico de confusión de dos fonemas originalmente distintos, por deslateralización de uno de ellos. El fenómeno se da ampliamente en español y, aunque con variación, también se da en otras lenguas, como el italiano, el catalán, el portugués o el gallego, pero en algunas de ellas se considera incorrecto.

En castellano medieval los sonidos de y y ll representaban fonemas diferentes; hay variedades de español moderno que no diferencian la pronunciación, pero ella se mantiene en áreas de Bolivia, Colombia, Ecuador, Paraguay, los Andes centrales, zonas andina y nordeste de Argentina, el sur de Chile[3] Es un fenómeno lingüístico muy difundido en la mayoría de los países y ciudades hispanohablantes.

El yeísmo español

Pronunciación no yeísta  /ʎ/
Pronunciación yeísta  /ʝ/

La pronunciación yeísta es la más habitual en la mayoría de dialectos modernos del español. Consiste en la fusión de los dos fonemas aproximantes palatales: la aproximante /ʝ̞/, representada por < y > y la lateral /ʎ/, representada por < ll >. Este fonema unificado se pronuncia de distintas maneras, normalmente como una aproximante [ʝ̞] pero también como una africada [ɟ͡ʝ] o [ʤ] tras el archifonema /N/ o enfáticamente. Esto ocurre debido a una alta influencia gallega.

En el español rioplatense (de Río de la Plata), ocurre un yeísmo con rehilamiento, este fonema aparece como una fricativa, [ʒ] o [ʃ]

  • [ʒ] representa el sonido de la j francesa, [ʃ] el de la sh inglesa [ʃ].

El yeísmo, en algunos dialectos, no se aplica a los diptongos fonéticos con /i-/, tales como los que aparecen en las palabras hielo o hierba:

México España Argentina
hierba jeɾβ̞a] ʝ̞eɾβ̞a] jeɾβ̞a]
hielo jelo] ʝ̞elo] jelo]

Origen

La existencia de esta característica en numerosas regiones de América de habla hispana viene dada a que el fenómeno tiene su origen en la misma España donde actualmente en gran parte del territorio "ll" e "y" se pronuncian igual y para algunos el yeísmo ha dejado de considerarse una variedad dialectal. Hay muchas hipótesis acerca del nacimiento del mismo. En el artículo de Rosario González Galicia, "Mi querida elle",[4] se esbozan algunas de las causas que pudieron haberlo originado.

Uno es la comodidad en el habla, tan presente no sólo en el castellano sino en muchos otros idiomas, en donde los hablantes buscan naturalmente diferenciar únicamente los elementos imprescindibles para la comprensión de las palabras.

Adicional a esta actividad tan natural dentro de la dinámica de las lenguas, se encuentra el hecho de que son muy pocas las palabras en el castellano que se distingan unas de otras tan sólo por la presencia de la y en lugar de la ll. Algunos ejemplos comunes de esta distinción serían arrollo (empujo, atropello) y arroyo (corriente de agua), valla (anuncio publicitario), baya (de color bayo) y vaya (diríjase hacia), calló (hizo silencio) y cayó (se dejó caer), halla (del verbo hallar), aya (institutriz) y haya (del verbo haber, y el árbol).

Otro aspecto, más de carácter sociológico, se encuentra en la movilización de las masas rurales hacia las ciudades en España. Lo que en un principio fue un rasgo de distinción —entre una pronunciación rural y una urbana— con las oleadas de emigración rural hacia las ciudades fue generalizándose, así como ha sido el caso de muchas otras características y fenómenos[ cita requerida].

Otro aspecto no menos importante es la uniformidad del lenguaje producida por la televisión, al ser la capital de España fundamentalmente yeista y emitir en todo el territorio nacional se ha producido una extensión del yeismo a zonas no yeistas, afectando en especial a la población joven.

El yeísmo, según apunta González Galicia, presenta testimonios escritos desde muy temprana fecha que se remontan a tiempos previos e inicios de la conquista de América donde en los textos escritos y cartas se presencian confusiones en la escritura entre el uso (y, por ende, pronunciación) entre la ll y la y, favoreciendo a esta última. Se ve entonces cómo se plasman palabras como cabayo, yorar, yamar, ayá, y, por el otro, y en el uso de las mismas personas, sullos (por suyos) o vallan (por vayan).

El yeísmo en el habla de América resulta bastante complejo, existiendo hasta distintos tipos de yeísmo. Está el yeísmo confundidor, como es el caso de toda España, en el que ll e y se confunden, siendo el fenómeno más generalizado. No obstante, también existe el yeísmo diferenciador en el interior de Ecuador y partes de Argentina, en el que aunque la ll ha perdido su articulación característica lateral, no se ha confundido con y sino que ha adquirido una pronunciación claramente distinta. Es decir, ha perdido su rasgo originario de pronunciación, pero se adquiere otro que sigue siendo distintivo y que lo diferencia de la y.

Cabe, por último, destacar los lugares donde el fonema lateral palatal de pollo es aún diferente de poyo.

Expansión del yeísmo en las zonas no yeístas

Los países que mejor conservan la distinción son Bolivia y Paraguay, donde el yeísmo es aún minoritario. Antaño la distinción estaba muy extendida por el interior de Colombia y Perú; en Colombia, se mantiene en Bogotá[ cita requerida] (nativos hijos de nativos, que son minoritarios) y Cundinamarca[ cita requerida], Boyacá, Santander, Norte de Santander, Huila, Cauca y Nariño solamente entre los hablantes de más edad (el yeísmo es bastante común entre los hablantes jóvenes, especialmente en Bogotá, Boyacá y Santander); y en las zonas rurales del interior de Perú, pero con gran arraigo en la segunda ciudad más importante de este país, Arequipa. En Ecuador ll resiste como palatal lateral en la zona de Loja y Carchi, en Argentina en las zonas del norte y noreste alejadas de la región porteña, especialmente en la zona guaranítica vecina de Paraguay.

En España distinguían tradicionalmente casi todas las zonas no urbanas de la mitad norte del país y buena parte de las del sur a excepción de Andalucía. Actualmente la distinción de ambos fonemas probablemente está en vías de desaparición. Es sorprendente que en 1930-1936 la distinción aún fuera muy mayoritaria, de acuerdo con el lingüista de Nuevo México, Aurelio Espinosa Jr. que fue el responsable del ALPI para fonética. Hecho clave en la evolución de estos fonemas en España es que los manuales de estilo de cine, radio y televisión siempre han "aceptado" la no distinción en los locutores.[5] En Andalucía es donde el yeísmo desde sus inicios ha estado más arraigado, aunque quedan restos de ll en las cercanías de Sevilla, en zonas de Huelva (en el norte y en Lepe) y la serranía de Málaga; en Extremadura hay focos de distinción importante en Cáceres; la Huerta de Murcia y el Campo de Cartagena han sido tradicionalmente distinguidores, aunque las capitales son yeístas. En estos lugares de España señalados, el yeísmo es relativamente reciente, pero bien pueda decirse que en un par de generaciones la indistinción de "cayó" y "calló" se habrá generalizado también, como ha sucedido prácticamente en todos los núcleos urbanos. Actualmente la distinción sigue oyéndose de vez en cuando en los medios de comunicación, pero, con alguna excepción, los distinguidores suelen ser originarios de comunidades bilingües: Cataluña, País Vasco, Navarra, Comunidad Valenciana...

El yeísmo de la lengua española en España es tan fuerte que incluso se ha extendido a las otras lenguas del país, que en un principio distinguían ambos fonemas, y hoy en día es ya mayoritario en gallego y se extiende con fuerza entre hablantes jóvenes del asturiano y del catalán en Valencia y en las zonas urbanas de Cataluña.

Other Languages
català: Ieisme
Deutsch: Yeísmo
English: Yeísmo
Esperanto: Ipsilonismo
français: Yeísmo
magyar: Yeizmus
italiano: Yeísmo
日本語: ジェイスモ
Nederlands: Yeísmo
polski: Yeísmo
português: Yeísmo
中文: Yeísmo