Yagan

Retrato de Yagan, por George Cruikshank.
Este retrato fue pintado según observaciones de la cabeza lastimada de Yagán, la cual se había achicado con la exhumación. De acuerdo con George Fletcher Moore, tiene poca semblanza con la cara viviente de Yagan.

Yagan (ˈjæɪ gən) ( 179511 de julio de 1833) fue un guerrero noongar que desempeñó un importante papel en la oposición aborigen australiana a los asentamientos europeos, que gobernó en el área de Perth, Australia Occidental. Después de comandar una serie de ataques en los que los colonizadores blancos fueron asesinados, se ofreció una recompensa por su captura «vivo o muerto», y fue herido de muerte por un joven colonizador. La muerte de Yagan se ha convertido en el folclore australiano en un símbolo del trato injusto y a veces brutal hacia los aborígenes de Australia por parte de los colonizadores ingleses.

La cabeza de Yagan fue cortada y llevada a Londres, donde se exhibió como «curiosidad antropológica». Pasó alrededor de un siglo en la bodega de un museo antes de ser enterrada en una tumba sin marcar en 1964. En 1993 se localizó su ubicación y cuatro años después fue exhumada y llevada de vuelta a Australia. Desde entonces el conflicto de cuál sería su entierro apropiado fue causa de gran controversia y de apremio entre los aborígenes del área de Perth. Finalmente lo enterraron en julio de 2010, en una tradicional ceremonia noongar en Swan Valley, Australia Occidental, 177 años después de su muerte.[1]

La vida de Yagan

Vida temprana

Yagan perteneció a una tribu de unas sesenta personas cuyo nombre, según Robert Lyon, era Beeliar. La información de Lyon no es enteramente confiable. De cualquier forma, ahora se piensa que los beeliar pueden haber sido un subgrupo familiar de otra tribu mayor que Daisy Bates denomina beelgar.[3]

Se cree que Yagan nació aproximadamente en el año 1795. Su padre fue Midgegooroo, uno de los más viejos de los beeliar; su madre fue una de las dos esposas de Midegooroo. Yagan fue posiblemente un ballaroke, según la clasificación Noongar. Según Green, tuvo una esposa y dos hijos,[5]

Los documentos contemporáneos a veces escriben el nombre de Yagan como Egan o Eagan, lo que sugiere que su pronunciación correcta podría estar más cercana a /'iː gən/ que a la más aceptada /'jæɪ gən/.

Relación con los invasores

Yagan tendría posiblemente unos 35 años en 1829, cuando los invasores británicos llegaron a la zona y establecieron la colonia del río Swan. Durante los primeros dos años la relación entre los invasores y los noongars fue en general amistosa porque había poca competencia por los recursos, y los noongar les dieron la bienvenida a los invasores blancos como djanga, los espíritus reencarnados de los noongar muertos. Conforme pasó el tiempo, los conflictos entre las dos culturas fueron cada vez más frecuentes. Los invasores creían que los noongar eran nómadas que no mantenían la tierra sobre la que vagaban y así fue que se consideraron libres de cercar la tierra para comenzar con su agricultura. Cuanta más tierra era cercada, más impedimentos encontraban los noongar para tener acceso a sus tradicionales territorios de caza y a sus lugares sagrados, así que para 1832 el grupo de la familia de Yagan estaba imposibilitado de acercarse a los ríos Swan o Canning sin ponerse en peligro, por que la tierra permitida era retenida por los invasores blancos. Los noongar respondieron a la pérdida de sus lugares para la caza y recolección tomando los cultivos y esparciendo el ganado.[6]

También se aficionaron a la comida de los invasores y su constante apropiación de harina y de otras provisiones se convirtió en un serio problema para los invasores ingleses. Otra causa de conflicto fueron los incendios agrícolas, incendios de arbustos para alentar la germinación del subsuelo que ponía en peligro los cultivos y las casas de los invasores.

La primera resistencia aborigen importante contra los asentamientos de blancos en el occidente de Australia fue en diciembre de 1831 después de que Thomas Smedley, un sirviente del granjero Archibald Butle, emboscara a algunos nativos que estaban ocupando y tomando una porción de patatas e hirió de muerte a un miembro de la familia de Yagan. Pocos días después, Yagan, Midgegooroo y otros fueron a la casa de la granja y al encontrar la puerta cerrada, comenzaron a romper y atravesar las paredes de ladrillos de lodo. Dentro estaba otro de los sirvientes de Butler, Erin Entwhistle y sus dos hijos Enion y Ralph, Después de ocultar a sus hijos debajo de la cama, Entwhistel abrió la puerta para hablar con ellos y fue instantáneamente asesinado con una lanza por Yagan y Midgegooroo. Las leyes de los Noongar dictaban que los asesinatos debían ser vengados con la muerte de un miembro de la tribu del asesino, sin que fuera este necesariamente el asesino. El hecho de que hayan herido a Entwhistle puede entonces ser entendido como una retribución bajo las leyes de la tribu ya que los Noongar deben haber pensado que el que cuidaba la caza era parte de la familia del señor Butler.[3] Pero los invasores ingleses lo vieron como un acto de asesinato sin ninguna provocación de un hombre inocente.

En junio de 1832 Yagan guio a un grupo de aborígenes y atacaron a dos trabajadores que estaban sembrando un campo de trigo junto al río Canning cerca de Kelmscott. Uno de los hombres escapo, pero el otro, William Gaze, fue herido y después murió, posiblemente a causa de una infección en la herida. A causa de esto Yagan fue declarado como un bandido y se impuso una recompensa de £20 para su captura, Yagan pudo evitar que lo capturaran hasta otubre del año 1832 cuando un grupo de pescadores atrajeron a Yagan y a dos de sus amigos al interior de su bote y después los lanzaron al agua en una zona profunda. Los tres Noongar fueron inicialmente llevados a la prisión de Perth para ser transferidos después a la Casa Redonda (Round House) en Fremantle. Yagan fue sentenciado a muerte pero fue salvado por la intervención de un invasor llamado Robert Lyon quien argumentó que Yagan estaba defendiendo su tierra de la invasión y que por lo tanto no era un criminal si no un prisionero de guerra, y exigió que se le tratara como tal. Como recomendación de John Septimus Roe, Yagan y sus amigos fueron exiliados en la Isla Carnac para placer del Gobernador bajo la supervisión de Lyon y de dos soldados.

Lyon estaba convencido de que podía civilizar a Yagan y convertirlo al Cristianismo y esperaba poder usar su conocimiento de tribus para obtener la aceptación de la autoridad invasora blanca por parte de los Noongar. Para lograrlo Lyon tuvo que pasar muchas horas con Yagan aprendiendo su lenguaje y sus costumbres, pero sus esfuerzos tuvieron que detenerse poco después, cuando después de un mes Yagan y sus compañeros escaparon robando un bote que estaba sin vigilancia. No hubo ningún intento para recapturarlos; aparentemente el Gobierno pensó que ya habían sido suficientemente castigados. En enero de 1833 los dos Noongar, Gyallipert y Manyat visitaron Perth del Rey George Sound, donde las relaciones entre los invasores y los nativos eran amigables. Dos invasores, Richard Dale y George Smythe arreglaron que los hombres conocieran a algunos Noongar locales con la esperanza de que esto ayudara y causara la misma relación en su colonia. El 26 de enero Yagan y un grupo de diez Noongar formalmente armados dieron la bienvenida a los dos hombres cerca del Lago Monger. Los hombres intercambiaron armas y mantuvieron una colaboración, aunque ninguno de los grupos parecía entender el lenguaje del otro. Yagan y Gyallipert compitieron después arrojando lanzas. El tiro de Yagan alcanzó una distancia de 25 metros.

Gyalllpert y Manyat permanecieron en Perth por un tiempo y el 3 de marzo, Yagan obtuvo un permiso para tener otro encuentro, esta vez en el jardín de la Oficina Postal en Perth. Los hombres de Perth y de King George Sound se encontraron en el crepúsculo, marcaron sus cuerpos con tiza y realizaron algunas danzas incluyendo la danza de la caza del Canguro. La gaceta de Perth escribió que Yagan “fue maestro de ceremonia y que se acarreó con mucha gracia y dignidad”.[7]

Durante febrero y mayo Yagan estuvo involucrado en series de conflictos menores con invasores. En febrero el colono William Watson se quejó de que Yagan había abierto de golpe la puerta de su casa, demandado una pistola, y tomado algunos pañuelos, y, según Yagan, Watson había accedido a darle a él y a sus compañeros harina y pan. Al mes siguiente él estaba entre un grupo que recibió panecillos de un contingente militarizado bajo el mando de Lieutenant Norcott, cuando Norcott intento restringir su abastecimiento, Yagan lo amenazó con su lanza. Más tarde en ese mismo mes Yagan estaba con un grupo de Noongar que entraron a la casa de Watson mientras él estaba lejos. El grupo se fue después de que la esposa de Watson llamara a sus vecinos para pedirles ayuda, pero regresaron al día siguiente para ser reprendidos por el Capitán Ellis por su comportamiento. El constante conflicto provocó que La Gaceta de Perth remarcara “la imprudencia osada de este desesperado que se juega la vida… Por la ofensa más trivial... él tomará la vida de cualquier hombre que lo provoque. Él es la cabeza y frente de cualquier desgracia.”[8]

Se busca vivo o muerto

La noche del 29 de abril, un grupo de Noongars irrumpió en una tienda de Fremantle para apropiarse de harina y el velador Peter Childow les disparó. Domjum, un hermano de Yagan fue herido gravemente y murió en la cárcel pocos días después. El resto fue transferido de Fremantle a Preston Point, en donde Yagan fue escuchado prometiendo vengarse por la muerte de su hermano. Alrededor de cincuenta y sesenta Noongars se reunieron en el suburbio de Bull Creek sin ser vistos, allí conocieron a algunos de los invasores que estaban cargando provisiones en una carreta. Ese mismo día emboscaron a la carreta apuñalando de muerte a dos hombres blancos , Tom y John Velvick. Las leyes de la tribu solo requerían una muerte; el nativo Munday explico después que ambos fueron apuñalados por que habían maltratado antes a los aborígenes. Los Velvick habían sido previamente condenados por agredir a los aborígenes y a las personas de color. Alexandra Hasluck también ha argumentado que el deseo de apropiarse de las provisiones había sido un importante motivo en el ataque,[6] Por el asesinato de los Velvick el gobernador invasor Frederick Irwin declaro a Yagan, Midgegooroo y Munday bandidos, ofreciendo recompensas de £20 por la captura de Midgegooroo y Munday y la recompensa de £30 por la captura de Yagan vivo o muerto. Munday pudo apelar con éxito. Midgegooroo y Yagan deben haberse dado cuenta de que serían cazados por los invasores, porque su grupo se desplazó inmediatamente hasta el Valle Helena. Cuatro días antes del asesinato, Midgegooroo fue capturado en el Río Helena y después de un juicio breve fue ejecutado por un escuadrón de fusilamiento. Yagan permaneció libre durante dos meses.

Más tarde en mayo, Yagan fue visto por George Fletcher Moore en su propiedad en Upper Swan y los dos sostuvieron una conversación en Inglés pidgin (dialecto asiático con palabras inglesas). Después Yagan habló en su propia lengua; Moore escribió:

Yagan dio un paso adelante y descansó su mano izquierda en mi hombro mientras gesticulaba con la derecha, haciendo una especie de declaración mirando honestamente hacia mi cara. Lamenté no poder entender. Pensé que por su tono y la manera de decirlo que era esto: Vinieron a nuestra tierra, nos han quitado a nuestras presas y nos han molestado en nuestras ocupaciones. Mientras caminamos en nuestra propia tierra somos disparados por hombres blancos. ¿Por qué los hombres blancos nos tratan así?[10]

Ya que Moore tenía poco conocimiento de la lengua nativa de Yagan, Hasluck sugiere que su conjetura probablemente indica más “un sentimiento de conciencia por parte del hombre blanco” que el entendimiento verdadero del estado mental de Yagan.[10]

Muerte

Mapa del área ubicando la escaramuza, la tumba de Yagan y el molino de Henry Bull.

El 11 de julio de 1833, dos hermanos adolescentes llamados William y James Keates estaban reuniendo un rebaño a lo largo del Río Swan, al norte de Guildford, cuando un grupo de Noongars se acercó a ellos para recolectar sus raciones de harina de la casa de Henry Bull. Los hermanos Keats, siendo amigables, les sugirieron que se quedaran con ellos para evitar ser arrestados. Yagan se quedó con ellos toda la mañana, hasta que los hermanos decidieron matarlo y reclamar la recompensa. William Keates intento dispararle, pero el arma se atascó; no hubo más oportunidad después de que se reunieron con los otros nativos. Cuando los nativos se dispusieron a partir, los Kyats arriesgaron una última oportunidad. William Keates le disparó a Yagan, y James le disparó a otro nativo, Heegan, mientras éste intentaba usar su lanza. Ambos chicos corrieron después por el río, pero William estaba agobiado y apuñalado de muerte. James escapo nadando en el río y poco después regresó con un grupo de hombres armados del estado de Bull.

Moore recuerda que un grupo de soldados pasó por el área poco después del incidente y cree que esto debe haber “asustado a los nativos (supongo) o habrían acarreado sus cuerpos”. Cuando los invasores llegaron, encontraron a Yagan muerto y a Heegan muriendo “estaba gruñendo y parte de su cerebro estaba fuera cuando llegaron, y ya sea un acto humano o brutal, un hombre invasor puso una pistola en su cabeza y la voló en pedazos”. La cabeza de Yagan fue cortada de su cuerpo y su espalda fue cortada para obtener sus marcas de tribu como un trofeo. Los cuerpos fueron enterrados a corta distancia de donde fueron asesinados.

James Keates reclamó el premio exitosamente, pero sus acciones fueron muy criticadas; La gaceta de Perth se refirió al asesinato como “Un acto salvaje y truculento… es sorprendente escuchar lo que pasó como una muerte merecida”[11] Keates dejó la colonia por el mes siguiente; las razones son desconocidas, pero es posible que haya sido por miedo a ser asesinado. La cabeza de Yagan fue llevada inicialmente a la casa de Henry Bull. Moore la vio ahí y la dibujó para su publicación posterior. Escribía diariamente sobre ella, comentando que “posiblemente figurará en algún museo hogareño”. La cabeza fue después preservada colgándola de las ramas de un árbol sobre fuego de madera de Eucalyptus durante tres meses.

Other Languages
العربية: يغن
български: Яган
English: Yagan
فارسی: ییگن
Bahasa Indonesia: Yagan
日本語: イェーガン
Basa Jawa: Yagan
한국어: 예이건
polski: Jagan
português: Yagan
Simple English: Yagan
中文: 雅岡