Yāna

Yana es una palabra sánscrita con una gama de significados que incluye sustantivos como ‘ vehículo’, ‘viaje’ o ‘camino’, y verbos como ‘ir, moverse, montar o marchar’.

En el ámbito del budismo e hinduismo, yana y marga (‘camino, senda’) expresan la metáfora de la práctica espiritual como un camino o un viaje. Textos ancestrales de ambas religiones hablan de doctrinas y prácticas asociadas con varios yanas.

En el budismo, yana a menudo explica la metáfora del camino espiritual con la idea de varios vehículos que transportan a una persona a lo largo de dicho camino.

La metáfora yana/marga es similar a la imagen china de Tao, pero las culturas india y china parecen haber desarrollado estas metáforas de manera independiente.

Orígenes de yana: vehículos y caminos

El uso de yana para referirse a un viaje espiritual puede datar del Rigveda, compuesto posiblemente hacia el 1500  aec, cuyo décimo mándala hace numerosas referencias al deva yana (el ‘camino de los dioses’) y una referencia al pitri yana (‘camino de los padres’). El primer verso del réquiem del Rig Veda (10.18) se traduce aproximadamente como: ‘Muerte, toma el otro camino, que es distinto del camino de los dioses’ (paraM mrityo anu parehi panthāM yaste swa itaro devayānāt). El «otro camino» es el pitryana, también mencionado en los himnos 10.2, 10.14 y 10.16.

Devayana y pitriyana se desarrollaron desde la inquietud del Rig Veda por la inmortalidad a la preocupación clásica hindú sobre la existencia finita del samsara. Los Upanishad, hacen referencia al devayana y pitri yana. Entre otras diferencias, el pitriyana se refería a las prácticas religiosas de los aldeanos, y el devayana a las prácticas de los ermitaños, que vivían en los bosques. El Brihad Aranyaka Upanishad (2.4.11 y 4.5.12) también menciona el ekayana, que se distingue en la frase vedānām vākhekāyanam, que se traduce aproximadamente como ‘los Vedas son el camino directo al espíritu de la palabra’.

El uso budista de yana emergió del preexistente punto de vista mundial de la cultura védica. La versión pali del Satipatthana Sutta sirve como ejemplo del uso primordial de yana en un contexto budista. En este texto clásico atribuido a Sakya Muni (el Buda histórico) prescribe un número de técnicas de meditación; próximo al final del sutra, aparece la frase ekāyano ayaū bhikkhave maggo.... Este pasaje se traduce aproximadamente como ‘Esta es la vía directa a lo largo del camino de purificación’. Así, el budismo Nikaya expresó al menost algún contraste entre yana (yano en esta sintaxis pali) y marga (maggo).

Una clara distinción entre vehículo y camino aparece en los textos mahāyāna, sobre todo en el capítulo tres del Sutra del Loto, el cual relata una parábola de un padre que promete a sus hijos tres carros para convencerlos de que salgan de un edificio en llamas, que corresponden a los tres tipos de Buda. En la parábola, el carro de cabras representa la budeidad Sravaka; el carro de ciervos, la budeidad Pratyeka; y el carro de bueyes la budeidad Samyaksam. El sutra viene a decir que las enseñanzas de los tres vehículos son sólo significados convenientes ( upaya); esencialmente una mentira blanca. Su propósito el dirigir a la gente hacia ekayana (el ‘único vehículo’), representado en la parábola como un carro enjoyado conducido por un buey blanco.

Yana ha sido usado posteriormente en un número de esquemas de las enseñanzas budistas del Mahayana, en las que hay dos, tres, cinco, seis, nueve y más vehículos.

Other Languages
Esperanto: Yāna
français: Yâna
Lëtzebuergesch: Yâna
Nederlands: Yana (pad)
українська: Яна (буддизм)