Xenoestrógeno

Los xenoestrógenos son compuestos nuevos, diseñados y desarrollados por el ser humano, que difieren de los arquiestrógenos (antiguos, presentes en la naturaleza) producidos por los organismos vivos. Los xenoestrógenos imitan el efecto de otros estrógenos. Su impacto potencial ecológico y en la salud humana está bajo estudio.[1]

Los xenoestrógenos son parte de un grupo heterogéneo de químicos que son agentes hormonales activos. Difieren de los fitoestrógenos (sustancias estrogénicas de las plantas), micoestrógenos (sustancias estrogénicas de los hongos, los que pueden ser considerados un tipo de micotoxina, y de los estrógenos farmacológicos (cuya acción estrogénica es intencional) en que son hechos por el hombre y sus efectos no son intencionados. Los estrógenos de una variedad de fuentes pueden tener un efecto acumulativo en los organismos vivos, y los xenoestrógenos pueden ser parte de un cuadro mayor de un proceso de estrogenización del medio ambiente. Los xenoestrógenos han estado siendo introducidos en el medio ambiente por compañías industriales, de agricultura y químicas sólo en los últimos 70 años, aproximadamente, pero han existido compuestos similares en el ambiente desde el comienzo de la vida misma. (ver fitoestrógeno)

Efectos

Se ha implicado a los xenoestrógenos en una variedad de problemas médicos, pero hay poca evidencia de que ellos realmente originen algún efecto adverso en humanos.[2] Más importante es la preocupación de que los xenoestrógenos como falsos mensajeros puedan distorsionar el proceso de reproducción. Los xenoestrógenos tienen un efecto similar que los estrógenos producidos naturalmente y pueden incrementar el crecimiento del endometrio, por lo que los tratamientos de la endometriosis incluyen la prohibición de usar productos que los contengan. Del mismo modo, también se les evita con el fin de evitar la aparición o agravamiento de una adenomiosis. Los estudios implicaron observaciones de alteraciones en la vida salvaje con exposición estrogénica. Los temas reproductivos relacionados con los humanos son la exposición fetal (que puede conducir a hipospadia) y la disminución de la capacidad reproductiva en hombres (por ejemplo, decremento en el conteo espermático).

En un estudio de Sharpe y Shakkeback, publicado en The Lancet en 1993, los investigadores atribuyeron la incidencia de la caída en el conteo espermático en varones a la incrementada exposición a estrógenos en el útero.

Otro aspecto es el efecto potencial de los xenoestrógenos en oncogénesis, específicamente en relación al cáncer de mama. Algunos científicos dudan que los xenoestrógenos tengan algún significado biológico, en las concentraciones que se les encuentra en el medio ambiente.[3]

Other Languages
català: Xenoestrogen
čeština: Xenoestrogen
Deutsch: Xenoestrogene
English: Xenoestrogen
français: Xénoestrogène
italiano: Xenoestrogeno
македонски: Ксеноестрогени
português: Xenoestrógeno
svenska: Xenoöstrogen
中文: 仿雌激素