Windscale

En Windscale, condado de Cumbria, extremo norte de Inglaterra, se erigía una instalación nuclear con fines militares. Su objetivo era producir plutonio para investigación, y su posterior uso en los submarinos nucleares. Este reactor estaba explotado bajo la autoridad del Gobierno Británico.

En 1957, el grafito moderador en esta planta refrigerada por aire, se incendió y, una significativa cantidad de productos radioactivos fue emitida al exterior, entre ellos 131I y 210Po.

Diseño de la Pila en Windscale.

El 10 de octubre de 1957, después de una acción normal de parada del reactor, los ingenieros iniciaron el proceso de eliminación del llamado efecto Wigner.

Este efecto, descubierto por el físico húngaro Eugene Wigner, se da en el grafito al ser sometido a bombardeo de neutrones. El impacto de los neutrones altera la estructura cristalina del grafito, dando lugar a una formación con un grado de energía mayor. Esta energía puede escapar espontáneamente liberando una gran cantidad de calor.

Para evitar el efecto Wigner, se elevó la temperatura del grafito a 250º C. A esta temperatura las moléculas de grafito desplazadas pueden recuperar su posición normal, liberando gradualmente la energía acumulada en la estructura cristalina. No obstante, debido a defectos en el reactor, cada ciclo "anti-Wigner" resultaba distinto al anterior, requiriendo una mayor temperatura. Parece ser que la causa de esta anomalía se debió a una mala monitorización del proceso, que no permitía detectar bolsas de grafito afectadas por el efecto Wigner. De esta forma, de una sesión a otra, se acumulaban estas formaciones cristalinas.

Para elevar la temperatura del grafito, se puso al reactor en baja carga, con los ventiladores fuera de servicio. Al calentarse el grafito, la energía del efecto Wigner debía de eliminarse de forma controlada. Sin embargo, en aquella ocasión, se comprobó que la temperatura bajaba en vez de subir. La investigación posterior encontró que en ciertas áreas del reactor, la temperatura sufrió incrementos, pero que en otras fue al contrario de modo que en determinadas áreas se eliminó energía y en otras no. Los operadores siguieron insistiendo añadiendo más potencia para eliminar el efecto Wigner y ello originó la ignición del grafito.

Al cuarto día había indicaciones de radioactividad en la salida de gases de la planta hecho que se atribuyó a la rotura de alguna barra de combustible. Los operarios, provistos del equipo adecuado, abrieron el frontal del reactor y encontraron que un área del combustible estaba al rojo. Eso fue la primera indicación seria de lo que estaba pasando ya durante los días anteriores. Finalmente, al quinto día, el fuego se apagó por inundación del núcleo.

El reactor quedó en ruinas. Gases radioactivos (tales como Yodo y gases nobles) fueron emitidos a la atmósfera. La investigación posterior mostró que alrededor de 20.000 Curios de Yodo-131 fueron emitidos, aproximadamente 740 mil millones de becquerels, contaminado Inglaterra.

Como la instalación era secreta, la noticia no se filtró. Con argucias legales, por 45 días se prohibió la venta de leche en un área de 500 km². El "Medical Research Council Commitee" concluyó en que el accidente no tuvo consecuencias directas para la población y no se debía tomar ninguna medida especial a parte de la citada.

El Reactor fue enterrado en hormigón. El sitio fue descontaminado, y está en uso con reactores nucleares modernos. Su nombre actual es Sellafield, en parte privatizado.

Other Languages