Windows on the World

Windows on the World (ventanas en el mundo) fue un complejo de locales de 4600 m² situado en los pisos 106 y 107 de la Torre Norte del World Trade Center, en Nueva York, Estados Unidos que incluía un restaurante de lujo llamado ventanas en el mundo, un restaurante pequeño llamado salvaje y azul, un bar llamado el mayor bar en la tierra y habitaciones para funciones privadas. Desarrollado por el restaurador Joe Baum y diseñado inicialmente por Warren Platner, el restaurante ventanas en el mundo estuvo en funcionamiento desde el 19 de abril de 1976 hasta 2001, cuando fue destruido en los atentados del 11 de septiembre.[1]

Vista del World Financial Center desde el comedor del restaurante.

Funcionamiento

El comedor principal tenía vistas al norte y al este, permitiendo a los clientes tener una vista excepcional del horizonte de Manhattan. El código de vestimenta requerido era chaqueta para los hombres y se hacía cumplir estrictamente; un hombre que tuviera una reserva pero que no llevaba chaqueta, no podía acceder al restaurante de lujo y debía permanecer en el bar.[2]

Un comedor más íntimo; salvaje y azul, se encontraba en la zona sur del restaurante. La barra del bar se extendía desde la zona sur de la torre norte hasta una pequeña esquina de la zona este. El código de vestimenta del bar era menos estricto y tenía precios medios. Mirando hacia fuera de la barra a través de los grandes ventanales, disponía de privilegiadas vistas hacia el sur de Manhattan, donde se unían el Río Hudson y el Río Este. Además se podía ver el Liberty State Park con la Isla Ellis y Staten Island con el puente de Verrazano-Narrows. Las cocinas y los espacios públicos del restaurante se encontraban en la planta 106.

El restaurante ventanas en el mundo cerró despúes del atentado del World trade Center de 1993, en el cual uno de los empleados, Wilfredo Mercado, murió. Fue sometido a una renovación de 25 millones de dólares y reabrió en 1996. En el 2000, su último año de funcionamiento, registro unos ingresos de 37 millones de dólares, convirtiéndose en el restaurante más próspero de los Estados Unidos.[3]

El chef ejecutivo de ventanas en el mundo era Philippe Feret del restaurante Brasserie Julien, el último chef del restaurante ventanas en el mundo fue Michael Lomonaco.

Other Languages