Who Shot Mr. Burns?

Who Shot Mr. Burns?
Episodio de Los Simpson
Episodio n.º Temporada 6 y 7
Episodio 128 y 129
Código de producción 2F16
Guionista(s) Bill Oakley y Josh Weinstein
Director Jeffrey Lynch
Fecha de emisión 21 de mayo (1ª parte) y 17 de septiembre (2ª parte) de 1995 en Estados Unidos
Gag de la pizarra "Esta no es una pista... ¿o sí lo es?" (Parte 1)[1]
"No me quejaré de la solución cuando la escuche" (Parte 2)[1]
Gag del sofá La familia corre continuamente mientras se repite el mismo fondo.(Parte 1) La familia va hacia el sofá cuando este se desliza y cambia por un fondo donde miden a los prisioneros como en las prisiones.(Parte 2)[2]
[ editar datos en Wikidata]

Who Shot Mr. Burns? (¿Quién disparó al Sr. Burns? en España y ¿Quién mató al Sr. Burns? en Hispanoamérica) es el único episodio de dos partes de la serie animada Los Simpson que se ha emitido hasta la fecha. La primera parte es el vigésimo quinto y último episodio de la sexta temporada y fue emitido originalmente por la cadena FOX el 21 de mayo de 1995.[4]

En los episodios la Escuela Primaria de Springfield encuentra petróleo, pero el Sr. Burns lo roba y al mismo tiempo arruina las vidas de varios ciudadanos de Springfield. La primera parte tiene un final cliffhanger, en el cual el Sr. Burns recibe un disparo de un asaltante desconocido. En la segunda parte, la policía de Springfield trata de hallar al culpable, siendo los principales sospechosos Waylon Smithers y Homer Simpson.

Ambos episodios fueron escritos por Bill Oakley y Josh Weinstein; la primera parte fue dirigida por Jeffrey Lynch y la segunda por Wes Archer.[3]

Who Shot Mr. Burns? fue concebido por el creador de la serie, Matt Groening, y los guionistas decidieron convertirlo en un episodio de intriga de dos partes. La primera contiene varias pistas sobre la identidad del culpable, ya que los encargados del guión querían que el público pudiese adivinar el resultado. En los meses que siguieron a la emisión de la primera parte, hubo un debate muy difundido entre los fanáticos de la serie sobre quién le había disparado al Sr. Burns y, durante el verano boreal de 1995, Fox llevó a cabo un concurso para resolver el misterio, siendo uno de los primeros concursos en unir elementos de la televisión e Internet.

Sinopsis

Primera parte

El episodio comienza cuando el director Skinner camina por la Escuela Primaria de Springfield y descubre que el hámster mascota del cuarto grado había muerto aplastado por su propio tubo de agua. Skinner le ordena al conserje Willie que entierre al animal, pero mientras cava la tumba encuentra petróleo, lo cual haría rica a la escuela. Skinner y el Superintendente Chalmers piensan formas de gastar el dinero que obtendrían con el descubrimiento, aceptando algunas sugerencias de los estudiantes y maestros, incluyendo que a Willie le den un cubo para trapear de cristal cortado y el consejo de Lisa de incluir a Tito Puente como profesor de música.

En la Planta de energía nuclear de Springfield, Homer descubre que el Sr. Burns no es capaz de recordar su nombre, pese a que ha trabajado para él por diez años. Un día Burns ve en el periódico que la escuela ha descubierto petróleo en su subsuelo y, al representar ese hallazgo un problema para mantener su monopolio energético, decide apoderarse de él. Smithers le advierte que no está bien hacerle ese daño a la escuela y que eso podría llevarle serios problemas, pero no le hace caso, diciendo que hacerlo será como quitarle un dulce a un bebé, y justo en ese momento ve uno y decide ir a robarselo. Smithers le sugiere que mejor coma unos chocolates que le fueron enviados, pero mientras los comen ven que debajo de ellos hay una foto de la familia Simpson, Burns los reconoce a todos pero decide no comerse el último que tapaba justamente la cara de Homer y tira la caja a la basura.

Finalmente, en el día que la escuela iba a extraer el petróleo, se descubre que el Sr. Burns había colocado su propio y gigantesco taladro inclinado en un predio aledaño, obteniéndolo antes que la escuela, y la perforación resultante genera daño y sufrimiento a varios ciudadanos de Springfield: la taberna de Moe cierra por los olores del hidrocarburo, por lo que Moe y Barney se enfurecen; el pozo petrolero queda justamente debajo del Asilo de Ancianos de Springfield y, una noche, el piso colapsa, el edificio se destruye y el abuelo Simpson se queda sin hogar, teniendo que quedarse temporalmente con Homer y Marge; y un potente chorro de combustible sale impulsado del taladro y destruye la casa del árbol de Bart mientras que el Santa's Little Helper sufre lastimaduras en las patas; y debido a que no es posible demandar a Burns ya que legalmente el petróleo es suyo por extraerlo primero, la escuela se ve obligado a rechazar las sugerencias, perturbando a todos los maestros, y debe cancelar la asignatura de música y el cargo de mantenimiento para pagar la construcción y demolición del taladro gigantesco, causando que Tito Puente y el conserje Willie sean despedidos, lo que enfurece a este último y lo hace jurar que matara a Burns. Por último, en la casa de los Simpson les llega una carta de agradecimiento por los chocolates, pero la misiva no menciona a Homer lo cual lo encoleriza tanto que grita una blasfemia que escucha todo el vecindario.

Burns, luego, le revela a Smithers su mayor plan: la construcción de un disco movible gigante con la capacidad de bloquear permanentemente al sol en Springfield, obligando a los residentes a utilizar en todo momento la electricidad de su planta nuclear. Smithers, horrorizado, finalmente decide desafiar a Burns, insistiendo en que ha llegado demasiado lejos y pidiéndole que regrese del umbral de la locura; Burns afirma que no hará tal cosa y lo despide. Homer conduce muy perturbado hacia la planta y decide entrar en la oficina de Burns y pintar su nombre en la pared con aerosol, esperando que pudiese recordarlo. Burns entra y lo descubre escribiendo, pero sigue sin reconocerlo por lo que Homer, furioso, lo ataca gritándole su nombre y jura venganza, pero termina arrastrado fuera del edificio por los empleados de seguridad. Ya mudado a la casa, el abuelo desempaca sus cosas y Bart encuentra una caja de puros con una pistola dentro; Marge se asusta al ver el arma y decide enterrarla en el jardín.

En la reunión ciudadana llevada a cabo en el Ayuntamiento de Springfield, la familia Simpson, junto con sus vecinos y un borracho y deprimido Smithers, furiosamente relatan sus problemas con el Sr. Burns al alcalde Quimby. Repentinamente, aparece Burns en el lugar y Bart, muy furioso, le grita "monstruo" y corre a atacarlo, pero este revela que está armado con una pistola para protección personal, advirtiendo que así lo hizo "desde que fue atacado en su oficina por un desconocido" a lo que Homer, estupefacto, grita D'oh!. Luego procede a activar el dispositivo para bloquear el sol, declarando que nadie será capaz de detenerlo. Riendo de manera cruel, Burns abandona la sala.

Burns camina alegremente por la acera de la calle mientras observa cómo se encienden las luces de la ciudad. Mientras se le muestra caminando, en el ayuntamiento todos se preguntan dónde están el señor Smithers, que dejó olvidada su chaqueta, y el Director Skinner, que se olvidó su madre; Marge, al colocar a Maggie en el auto para irse, se pregunta dónde están Homer, Bart, Lisa y el abuelo, a la vez que se revela que, en el patio de la casa Simpson, la pistola en la caja que Marge había enterrado ha desaparecido. Finalmente, cuando Burns entra por un callejón, se observa únicamente a su sombra diciendo: "Oh, eres tú, ¿Por qué estás tan feliz? ¡Oh!, ya veo. Creo que sería mejor que me lo des... ¡he dicho que la deje!, ¡ah, ah, ah!, ¡quítame las... manos de... enci... ma! ¡aaah, aahhh!", mientras pelea con alguien hasta que suena un tiro. Luego se le observa tambaleándose y cae sobre el reloj de sol de la ciudad. Los residentes de Springfield encuentran su cuerpo, pero nadie logra adivinar quién ha sido el agresor ya que todos tenían algo contra él. Mientras todos se miran los unos a los otros con sospecha, el jefe Wiggum dice que él resolverá el caso desde que es su trabajo.

Segunda parte

Al comienzo de la segunda parte, los habitantes de Springfield logran destruir el disco gigante, que cae sobre Shelbyville, el Sr. Burns se encuentra hospitalizado en estado de coma y la policía trabaja para encontrar al agresor, pero no es fácil ya que todos en la ciudad tenían motivos para haberle atacado; mientras tanto, Waylon Smithers, luego de despertar en su apartamento con una fuerte resaca, recuerda vagamente haber tiroteado a alguien la noche anterior. Smithers piensa que fue él quien le disparó a su jefe y después es arrestado hasta que Sideshow Mel se da cuenta de que Smithers, a la hora del ataque, debía estar en su hogar viendo Pardon My Zinger por televisión. Finalmente, se descubre que Smithers le había disparado a la pierna de Jasper Beardley, que lo había detenido en la calle por "caminar chueco". Smithers cree haber herido a un inocente, pero Jasper lo corrige mostrando que la pierna a la que le había disparado era de madera. Smithers es liberado.

Lisa, por su parte, se propone a descubrir el misterio y le muestra a la policía una lista de los otros posibles sospechosos; los policías los interrogaron uno por uno, incluyendo a Tito Puente (quien se vengaría tocando un mambo en ofensa a Burns), el director Skinner (quien planeaba matarlo también pero tenía una coartada: estaba en el baño de hombres poniéndose maquillaje para pasar desapercibido, pero se equivoca y se pone el maquillaje de su madre en el momento que entra al lugar el Superintendente Charmers, y justo en ese momento oye un disparo desde afuera), el conserje Willie (quien padecía artritis en los dedos índice), Barney (quien intentó cometer el homicidio pero, al escuchar la detonación, creyó que Burns ya había sido asesinado por otra persona) y Moe (quien fue interrogado con un detector de mentiras). Más tarde, mientras revisa el traje que estaba utilizando Burns al momento de recibir el tiro, Wiggum encuentra una pestaña que encaja con el ADN Simpson; al mismo tiempo, Burns despierta de su coma y comienza a gritar: ¡Homero Simpson!". La policía llega al hogar de los Simpson y encuentra una pistola bajo el asiento de su auto, cargada con balas iguales a la del ataque y cubierta con las huellas digitales de Homer; como consecuencia, Homer es arrestado por intento de homicidio, pero cuando el jefe Wiggum pasa por el restaurante Krusty Burger, el camión que conduce se vuelca y Homer, que estaba en su interior, aprovecha esto para huir corriendo. Smithers ofrece una recompensa por su captura, vivo o muerto.

En el hospital, se revela que "Homer Simpson" son las únicas palabras que puede decir Burns. Lisa regresa a la escena del crimen para investigar y finalmente descubre la identidad del verdadero agresor. Al mismo tiempo, Homer llega al hospital y, disfrazado de doctor para pasar desapercibido, intenta silenciar a Burns quien continúa diciendo su nombre, lo que enfurece aun más a Homer. Un boletín de la policía reporta la ubicación de Homero, y Lisa, la policía y los ciudadanos de Springfield corren hacia el hospital y, al entrar en la habitación de Burns, ven a Homero, furioso, sacudiendo al Sr. Burns. El movimiento provoca que recupere la habilidad de hablar normalmente, pero también le hace olvidar el nombre de Homer, el cual grita con ira y frustración, toma un arma y le apunta a Burns exigiendo que le diga a todo el mundo que no fue él quien le disparó; este confirma que él no fue el agresor e inmediatamente revela que quien le había disparado fue Maggie Simpson.

Burns revela lo que pasó la noche del ataque: luego de irse del Ayuntamiento, había visto a Maggie con un dulce en el auto de los Simpson; Burns había decidido volver a intentar el robo de un caramelo a un bebé debido a que Smithers se lo había impedido la primera vez, pero la fuerza de Maggie había sido igual a la suya y, debido a su fragilidad, habían comenzado a pelearse por el dulce. Cuando finalmente había logrado obtenerlo, su pistola había resbalado de la pistolera y caído en las manos de Maggie, disparándose. La pistola y el caramelo habían caído bajo el asiento del auto; Homer, más tarde, había dejado sus huellas digitales en el arma mientras tanteaba con la mano por el suelo. Después de la explicación de Burns, Lisa explica que al llegar al reloj de sol se dio cuenta de que Burns al caer, con su último aliento, coloca sus manos sobre la W y la S que, desde el punto de vista de Burns, eran M y S (las iniciales de Maggie Simpson), pero él la contradice diciendo que, en realidad, con su último aliento se había tragado todas sus joyas porque no confía en los paramédicos.

Marge está alegre de que Burns esté sano, Homer exonerado y que todo haya vuelto a la normalidad, y que si Maggie pudiera hablar se disculparía, pero este exige que la bebé sea arrestada por el crimen, más nadie le hace caso: el jefe Wiggum dice que no pueden arrestar a un bebé, aunque sí podrían hacerlo, quizás, en Texas. Marge añade que el disparo debió haber sido un accidente; sin embargo, el episodio termina mostrando a Maggie moviendo sospechosamente sus ojos.

Other Languages