Walking Tall (película de 2004)

Walking Tall es un remake dirigido en 2004 de la película de mismo título de 1973, en la cual el sheriff Bufford ponía en orden su pequeño pueblo natal. Esta película relata la misma historia, pero adaptada al año de su producción y con algunos cambios de guion.

Sinopsis

Chris Vaughn ( Dwayne Johnson), es un ex sargento de las fuerzas especiales americanas que, tras retirarse, decide volver a su ciudad natal para reencontrarse con su familia, con sus amigos y recordar tiempos pasados.

Cuando Chris Vaughn vuelve, se encuentra con un viejo amigo de su infancia, su rival del colegio (Jay Hamilton), a continuación juegan un partido de fútbol americano los amigos de Chris contra los de Jay. A mitad de este partido, Chris se da cuenta de un detalle importante, su sobrino está en la grada del campo de fútbol americano con sus amigos, los cuales consumen drogas. Durante el partido, Chris recibe una entrada muy agresiva a la altura de su rodilla izquierda, la cual tenía lastimada. A consecuencia de esta entrada y otro acto antideportivo contra su compañero de equipo e íntimo amigo de la infancia (Ray), pierden el partido. Cuando Chris está con Ray vendándose la rodilla herida, aparece Jay que le ofrece visitar su casino. Chris acepta la invitación y se lleva consigo a todos sus amigos. Allí en el casino, se da cuenta de que las cosas en su pueblo han cambiado mucho ya que ahí dentro comprueba un mundo de prostitución, drogas, timos, etc.

En el casino les invitan a la sala VIP donde le regalan un striptease. Se da cuenta que la prostituta que hacía el striptis era una conocida de él de toda la vida.

En una de las partidas que uno de sus amigos está jugando se percata de que le están engañando. El crupier tiene el dado trucado. Al darse cuenta de ello, decide jugárselo todo al número trucado y cae ese mismo número, pero no se le concede el dinero conseguido. Al estar llamando la atención y provocando un altercado, en el casino aparece el equipo de seguridad que intenta reducirle. Pero él, experto en lucha, se revela contra ellos y comienza una pelea en la cual queda inconsciente a consecuencia de un duro golpe en la cabeza con la culata de una pistola. Una vez despierto, aparece en una habitación del casino, donde le hieren de muerte con un cuchillo. Chris, debido a esta disputa, acaba realmente malherido y en el hospital. Cuando le dan el alta pasa mucho tiempo en el sofá de su casa reponiéndose hasta estar otra vez en plena forma.

Un día, la madre de Chris recibe una llamada de la policía. Se trata del sobrino de Chris. Al enterarse, Chris se dirige al lugar donde estaba su sobrino, y lo encuentra en una camilla que subían a la ambulancia. En ese momento la hermana de Chris le comunica que se lo llevan al hospital a causa de haber consumido speed. Uno de los amigos del sobrino de Chris le dice que la droga la venden los agentes de seguridad del casino y Chris, al enterarse de ello, en un momento de rabia acude a su casa a por la escopeta y se dirige al casino. Cuando se dispone a entrar en el casino con la escopeta se da la vuelta y vuelve a su furgoneta, deja la escopeta y coge un gran palo de madera. Una vez con el palo entra en el casino y uno por uno va peleando con todos los agentes de seguridad del casino. Cuando están ya reducidos, Chris lanza el palo contra la ventana donde estaba Jay y este le sentencia la guerra.

A causa de este hecho, Chris se ve obligado de ir a juicio. En este juicio enseña las heridas recibidas en la tortura que le hicieron en el casino y sale como ganador. A consecuencia de ello, se convierte en el sheriff de la ciudad y su amigo Ray es su compañero de trabajo.

Una vez que se dedican a este trabajo, se encargan de limpiar las calles de drogas y encuentran a uno de los amigos de su enemigo Jay, al cual le encuentra droga y le destrozan el coche para humillarlo y para buscar droga. Tras destrozar su coche, lo llevan a la cárcel, y se queda allí bajo la supervisión de Chris. Ray se queda en casa de Chris para proteger a su familia. Michelle aparece para decirle a Chris que ha dejado el trabajo del casino, cenan juntos y pasa la noche con él. Por la mañana, los secuaces de Jay atacan la cárcel y la casa de Chris. Finalmente, tanto él como Ray salen victoriosos del encuentro. Chris, furioso, va en busca de Jay, que sabe que se encuentra en el aserradero ya que durante el tiroteo ocurrido en la cárcel, el amigo de Jay ha confesado el lugar donde escondían el laboratorio.

Cuando le encuentra comienzan a pelearse, hasta llegar al bosque, donde Chris vence a Jay, quien es detenido y acaba en la cárcel. El casino es clausurado y el aserradero vuelve a abrir sus puertas, dando trabajo de nuevo a sus antiguos empleados.

Other Languages