WV22

WV22
Tumba de Amenhotep III
Ubicación Valle de los Monos
Descubierta 1799
Excavada por T.Davis (1905-1914), H.Carter (1915), Waseda University (1989-)
Datos específicos
Altura máx. 4,98 m
Anchura máx. 8,42 m
Longitud 126,68 m
Área 554,92 m²
Cronología
KV21 WV22 WV23
[ editar datos en Wikidata]

WV22 es una tumba egipcia de la necrópolis popularmente conocida como Valle de los Monos, considerado el vecino y el gemelo en dimensiones, geología y funciones, del Valle de los Reyes, también situado en la orilla oeste del Nilo, a la altura de la moderna ciudad de Luxor. Su ocupante es el noveno faraón de la dinastía XVIII, Amenhotep III, que disfrutó de uno de los reinados más prósperos de la historia egipcia.

Marco histórico

Coronado a los doce años como rey Nebmaatra Amenhotep-Heqauaset, Amenhotep III gozó de un largo reinado, de 1401 a 1363 a. C., aproximadamente. Aunque se suele tener de él la idea de un rey demasiado preocupado por la caza y otros placeres personales, lo cierto es que bajo su mandato el país llegó a la cumbre de su apogeo y al periodo de mayor riqueza y estabilidad interna y externa. La presencia de grandes trabajadores en la corte como el genial Amenhotep, hijo de Hapu o las alianzas matrimoniales con las potencias de Mitani o Babilonia hicieron vivir a las Dos Tierras una dulce edad dorada.

Si bien es cierto que se declaró hijo del dios Amón y construyó enormes templos dedicados a él, subrepticiamente Amenhotep III continuó la senda trazada por su padre, Thutmose IV, y comenzó a promocionar al mismo tiempo el culto solar. Así, creó la divinidad de Amón-Ra y también resucitó al dios halcón Atón, que en los años venideros jugaría un papel fundamental en el panorama nacional. Todo esto se explica por el inmenso poder con el que contaba el clero amoniano y las influencias que desplegaban en la propia corte, haciendo peligrar la figura del rey.

No se puede entender el reinado de Amenhotep III si pasamos por alto la figura de su primera gran esposa real, Tiy, una mujer poderosísima y con una fuerte determinación que, sin duda, jugó un papel vital en los 38 años de reinado de su marido. Quizás se deba a ella la introducción del culto a Atón en la corte real a finales del reinado de Amenhotep III, al mismo tiempo que declinaba la figura del sabio Amenhotep, hijo de Hapu, uno de los más fieles devotos de Amón. Cuando Amenhotep III murió, dejó un país en una situación muy insegura, al borde del abismo al que acabaría llegando Amenhotep IV (futuro Ajenatón) por su beligerancia contra los otros dioses y su escaso interés por la política exterior. Con Amenhotep III, el Magnífico, daba fin una época que siempre sería recordada con nostalgia.

Other Languages
العربية: مقبرة 22
català: KV22
English: WV22
euskara: WV22
suomi: KV22
français: WV22
italiano: KV22
Nederlands: Graf WV 22
norsk bokmål: WV22
português: WV22