Vulcanismo del Campo de Calatrava

Provincia Volcánica de Calatrava
Humedal de CanadadeCalatrava 11April2009 CampoCalatrava.jpg
Cono volcánico en un paisaje de la provincia volcánica de Calatrava.
Tipo Conos volcánicos, maares y domos volcánicos compuesto de lava. También algún estratovolcán aislado.
Ubicación España
 •  Coordenadas 38°52′02″N 4°00′50″O / 38.867246, 38°52′02″N 4°00′50″O / -4.013786
Última erupción Hacia el año 3600 a. de C, con un margen de error de 500 años en el volcán Columba
[ editar datos en Wikidata]
El volcán "Cabezo Pardo", junto al aeropuerto de Ciudad Real, con manchas color púrpura de Erodium primulaceum.

La región volcánica del Campo de Calatrava (también llamada Provincia Volcánica de Calatrava) constituye, junto con la de Olot, en Gerona, y la de Cabo de Gata, en Almería, una de las tres zonas de vulcanismo reciente más importantes de la Península Ibérica. Su actividad se desarrolló entre hace 8,7 y 1,75 millones de años, es decir, durante el Plioceno y el Cuaternario. Es, por tanto, una actividad bastante reciente, lo que ha permitido que los edificios volcánicos conserven en buena parte su morfología original, y sus productos se hayan preservado en buenas condiciones de observación hasta la actualidad.

La región volcánica tiene una extensión total de unos 5.000 km², e incluye unos 240 edificios volcánicos diferenciados. Algunas de las principales localidades que quedan incluidas dentro del área son Ciudad Real, Miguelturra, Almagro, Daimiel y Bolaños. Puertollano se sitúa próxima a su extremo Sur, mientras que los edificios volcánicos más próximos a Almadén son los de La Bienvenida y Cabezarados.

Vulcanismo estromboliano

El vulcanismo estromboliano originó pequeños volcanes cónicos, actualmente degradados a cerros redondeados, de formas troncocónicas a semiesféricas, dependiendo del grado de erosión. Sus diámetros van desde los 100 m a los 2 km, y sus alturas, desde 20 a 120 m. Sólo ocasionalmente se identifican depresiones tipo cráter. De estos volcanes suelen partir coladas de lavas de diferente importancia, que pueden llevar a alcanzar los 6-7 km de longitud. Algunos de los mejores ejemplos de este tipo de volcán son los de La Yezosa, entre Bolaños de Calatrava y Almagro, y Cerro Gordo, en Valenzuela de Calatrava.

Vulcanismo hidromagmático

Maar de La Posadilla ( Valverde).

El vulcanismo hidromagmático es el más frecuente en la región, y da origen a unas depresiones volcánicas muy características, pero a menudo difíciles de identificar como tales en el terreno: se trata de los denominados " maares", que llegan a alcanzar diámetros de 1-1.5 km. Uno de los ejemplos más típicos puede ser la Hoya del Mortero, en Poblete.

Por otra parte, es relativamente frecuente que se sucedan momentos de actividad hidromagmática y estromboliana a partir del mismo centro emisor.

En el relleno sedimentario de uno de los antiguos maares, en Alcolea de Calatrava, se encuentra el yacimiento de Las Higueruelas, un yacimiento paleontológico del Plioceno Superior, que ha proporcionado una abundante y variada fauna de mamíferos terrestres, aves, anfibios y reptiles.[1]

Petrografía

Los materiales volcánicos que aparecen en el Campo de Calatrava son variados, tanto explosivos como efusivos, presentando cenizas, lapillis, escorias, bloques lávicos y bombas; y por otro lado, coladas de variada morfología, se manifiestan en fondos de valle y en vertientes. Los magmas son siempre básicos, por lo que la existencia de actividad explosiva que se ha registrado en ocasiones no parece muy acorde, esto se puede explicar por la existencia de acuíferos subterráneos, que con el calor del magma generaron una potente explosión freática o hidromagmática; o sobre todo por un exceso de gas carbónico en algunos magmas, que dieron lugar a la apertura de diatremas.

Las rocas volcánicas emitidas por estos volcanes corresponden a basaltos en sentido amplio: se pueden diferenciar una serie de variedades, tanto composicionales: melilititas olivínicas, limburgitas, nefelinitas olivínicas, basaltos y basanitas o leucititas olivínicas, como texturales: rocas porfídicas masivas, piroclastos escoriáceos, y depósitos hidromagmáticos.

Variedades porfídicas masivas

Las variedades porfídicas masivas presentan textura porfídica, y están constituidas por fenocristales de olivino o de olivino y piroxeno en matriz microcristalina a vítrea, formada por microcristales de augita, óxidos de hierro y titanio (magnetita-ilmenita) y olivino. Además pueden presentar plagioclasa, feldespatoides, melilita y vidrio, en proporciones variables, lo que permite la clasificación petrográfica más fina antes mencionada.

El volcán de "Poblete", con la ermita de la patrona de la localidad en su cumbre.

En lo que se refiere a sus aplicaciones, estas variedades masivas se han empleado hasta fechas recientes en la obtención de adoquines para la pavimentación de calles. Su principal aplicación actual es la obtención de áridos de trituración y, en especial, para la obtención de balasto para el Tren de Alta Velocidad. Una de las principales canteras existentes sobre este tipo de materiales es la del Morrón de Villamayor. También tienen utilidad como rocas de construcción.

Variedades piroclásticas escoriáceas

Las variedades piroclásticas escoriáceas son rocas muy vacuolares, de tipo "piedra pómez", que aparecen formando masas constituidas por fragmentos de estas rocas de tamaños muy variables: desde acúmulos de material de grano muy fino, pulverulento (cenizas), hasta acúmulos de grandes bloques, pasando por acumulaciones muy heterométricas de fragmentos de tamaño medio centi- a decimétrico (lapilli), con presencia ocasional de fragmentos de tamaño muy superior (bombas). A continuación se muestran algunos ejemplos de este tipo de rocas:

Estos materiales se explotan en varias canteras de la región para la obtención de puzolanas, lo que constituye su principal aplicación industrial. Hay que indicar, por otra parte, que han sido también utilizados como piedra de construcción, en monumentos tan significados como el Castillo de Calatrava La Nueva, o la ermita visigótica de la Virgen de Zuqueca, en Oreto, antigua e importante ciudad romana (Granátula de Calatrava).

Depósitos hidromagmáticos

Los depósitos hidromagmáticos constituyen normalmente depósitos bien estratificados, en los que se suelen diferenciar facies planares, con laminación/estratificación paralela, y facies con estratificación cruzada. Además, suelen presentar grandes bombas de material no volcánico (cuarcitas, fundamentalmente).

Corresponden a tobas líticas o lítico-cristalinas, poco consolidadas y heterométricas, formadas mayoritariamente por fragmentos de rocas paleozoicas (cuarcitas, pizarras) o terciarias, siendo poco abundantes los componentes volcánicos cogenéticos (fragmentos basálticos, cristales de olivino, piroxenos, etc.).

No presentan utilidad industrial, más que para la obtención de áridos clasificados.

Other Languages