Vuelo 93 de United Airlines

Vuelo 93 de United Airlines
UA93 crash site.jpg
Lugar del impacto del vuelo 93
Fecha 11 de septiembre de 2001
Causa Secuestro resultante en impacto
Lugar Cerca de Shanksville, Pensilvania
Coordenadas 40°03′04″N 78°54′17″O / 40.051111111111, 40°03′04″N 78°54′17″O / -78.904722222222
Origen Aeropuerto Internacional Libertad de Newark
Destino Aeropuerto Internacional de San Francisco
Fallecidos 44
Implicado
Tipo Boeing 757-222
Operador United Airlines
Registro N591UA
Pasajeros 37 (incluyendo los 4 terroristas)
Tripulación 7
[ editar datos en Wikidata]

El vuelo 93 de United Airlines, efectuado el 11 de septiembre de 2001 por un avión Boeing 757, cubría el trayecto entre el Aeropuerto Internacional Libertad de Newark ( Nueva Jersey) y el Aeropuerto Internacional de San Francisco, en los Estados Unidos. Fue uno de los cuatro aviones secuestrados por Al-Qaeda durante los atentados del 11 de septiembre. El avión fue tomado por cuatro secuestradores y es el único que no llegó a su objetivo. Se cree que se dirigía a la Casa Blanca, pero no es nada seguro.

Desarrollo del secuestro

La aeronave tres días antes de los atentados.

El vuelo con destino hacia San Francisco despegó a las 08:42 de la mañana de ese día, después de un retraso de cuarenta y dos minutos.[1]

Según datos oficiales, iban a bordo cuatro terroristas pertenecientes a la red terrorista Al-Qaeda, que se habían colocado en primera clase, presuntamente para estar más cerca de la cabina. Alrededor de las 9:28, los secuestradores se pusieron en marcha y sometieron a la tripulación, asesinando al menos a tres de los miembros, el Capitán Jason Dahl, el copiloto Leroy J. Homer y la azafata Deborah Welsh y también, según los testimonios contados por las víctimas que pudieron hablar por teléfono durante el secuestro, hirieron mortalmente al pasajero Mark Rothenberg, que iba sentado justo delante de uno de los secuestradores y todo hace pensar que fue él la primera de las víctimas.[2]

Minutos después de ser secuestrado, varios de los pasajeros y miembros de la tripulación lograron llamar a familiares para advertirlos de la situación. Tras enterarse de que otros aviones habían sido estrellados contra el World Trade Center y el Pentágono, enseguida supieron que aquello no era un secuestro normal, sino una misión suicida. Todo hace pensar que fue eso lo que les hizo tomar la decisión de intentar reducir a los secuestradores por su propia cuenta y tomar ellos el control del avión.

Dos de los secuestradores se habían encerrado en la cabina de pilotaje y los cuarenta pasajeros aparentemente se unieron para impedir que el control siguiera en manos de los terroristas. Intentaron controlar a los secuestradores e irrumpir en la cabina, al parecer sin éxito.

Un Cessna que volaba a 600 m de altura lo detectó visualmente, luego un granjero en tierra lo vio aproximarse a gran velocidad a tierra, girar e invertir su posición volando de panza antes de desaparecer detrás de una arboleda. Se estima que impactó el suelo a 40° respecto de la horizontal y a 900 km/h.

El Boeing 757 se estrelló antes de llegar a su destino alrededor de las 10:03 o 10:06 de la mañana, treinta y cinco minutos después de que los secuestradores se hicieran con el control del aparato, en un campo abierto en Shanksville (Pensilvania). Todos los que iban a bordo murieron. Al caer en un descampado, no causó víctimas en tierra.

Un fragmento de motor, según unas fuentes, o de fuselaje, según otras,[4] fue recuperado a 700 m del lugar del impacto, en un estanque que fue drenado durante la investigación y recuperación de restos.

Other Languages