Vuelo 2605 de Western Airlines

Vuelo 2605 de Western Airlines
Western Airlines DC-10 1.jpg
DC 10 Western Airlines
Fecha31 de octubre de 1979
CausaError del piloto
LugarAeropuerto Internacional de la Ciudad de México, Distrito Federal (México)
Coordenadas19°26′11″N 99°04′20″O / 19°26′11″N 99°04′20″O / -99.0722
OrigenAeropuerto Internacional de Los Ángeles, California, Estados Unidos
DestinoAeropuerto Internacional de la Ciudad de México, Distrito Federal, México
Fallecidos72, incluyendo 1 en tierra
Implicado
TipoMcDonnell Douglas DC-10
OperadorWestern Airlines
RegistroN903WA
Pasajeros77
Tripulación13
Supervivientes17
[editar datos en Wikidata]

El vuelo 2605 de Western Airlines del 31 de octubre de 1979, era un vuelo comercial con destino a la Ciudad de México, que culminó en una de las mayores tragedias aéreas de las que haya sido testigo el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México. La aeronave implicada era un avión McDonnell Douglas DC10 que salió del Aeropuerto Internacional de Los Ángeles e impactó con dos vehículos que efectuaban labores de remozamiento en la pista de aterrizaje.

Secuencia de eventos

El avión DC-10 con número de registro N903WA propiedad de la ya desaparecida compañía aérea Western Airlines salió de Los Ángeles a la 1:40 con destino a la Ciudad de México. La tripulación consistía de 11 elementos dirigidos por:

  • Piloto: Charles Gilbert 53 años de edad (Con una experiencia amplia comprobada)
  • Primer Oficial: Ernest Richel
  • Segundo Oficial: Daniel Walsh

La aeronave transportaba a 77 pasajeros. Las condiciones climáticas eran adversas ya que las dos pistas se encontraban cubiertas por un banco de niebla lo que limitaba el aterrizaje a ser conducido y guiado por tierra y a través de los instrumentos de la aeronave a una distancia mínima de 600 metros. Sin embargo, los tripulantes de la aeronave no contaban con que en ese momento se efectuaban labores de mantenimiento sobre la pista 23L por lo que quedaba como única opción la pista 23R para efectuar la maniobra de aterrizaje. A las 5:40 horas, la Torre de control autorizó el aterrizaje en la pista 23R, pero el avión aterrizó incorrectamente en la 23L. El capitán Gilbert al percatarse de ello, a unos cuantos metros de donde se encontraba el equipo y maquinaria de que realizaba labores en la pista, ordenó un rápido ascenso con una inclinación de 10 a 11 grados para elevar de nuevo al avión, lamentablemente demasiado tarde, ya que el tren alcanzó a impactar a un camión de volteo que se encontraba presente, el tren se desprendió golpeando con fuerza al cuerpo de la nave causándole severos daños. Alterada la trayectoria el avión dio un ligero giro a la derecha provocando que el ala izquierda golpeara y arrancara la cabina de una máquina excavadora que también efectuaba maniobras ahí. Aun con el ímpetu del movimiento de despegue la nave se proyectó contra unas construcciones del mismo aeropuerto finalizando su recorrido 1500 metros adelante del umbral de la pista incendiándose instantáneamente.