Vuelo 007 de Korean Air

Vuelo 007 de Korean Air
KAL007747-2.png
HL7442, el KAL 747 perdido durante el vuelo 007
Fecha 1 de septiembre de 1983
Causa Error humano, Derribado.
Lugar Oeste de la isla de Sajalín
Coordenadas 46°34′00″N 141°17′00″E / 46.566666666667, 46°34′00″N 141°17′00″E / 141.28333333333
Origen Aeropuerto Internacional John F. Kennedy, Nueva York, Nueva York, Bandera de Estados Unidos  Estados Unidos
Última escala Aeropuerto Internacional Ted Stevens, Anchorage, Alaska, Bandera de Estados Unidos  Estados Unidos
Destino Aeropuerto Internacional de Gimpo, Seúl, Bandera de Corea del Sur  Corea del Sur
Fallecidos 269
Implicado
Tipo Boeing 747-230B
Operador Korean Air
Registro HL7442
Pasajeros 240
Tripulación 29
Supervivientes 0
[ editar datos en Wikidata]

El vuelo 007 de Korean Air [1] que partió el 31 de agosto de 1983, también conocido como KAL 007 o KE007, fue un avión de pasajeros Boeing 747-200 de la aerolínea de Corea del Sur, Korean Air, derribado por jets interceptores soviéticos, el 1 de septiembre cuando sobrevolaba territorio soviético restringido. Es uno de los más graves incidentes que se produjo en la llamada Guerra fría.

KAL 007 fue abatido justo al oeste de la isla de Sajalín, más precisamente sobre la isla Moneron. El KAL 007 traía 269 pasajeros y la tripulación, incluido el congresista estadounidense por Georgia Larry McDonald y las quejas persisten en que los soviéticos capturaron a algunos supervivientes. Hasta el día de hoy, los hechos precisos del vuelo son desconocidos, debido a los numerosos aspectos militares y de inteligencia internacionales que se entrecruzan.[1]

La Unión Soviética afirmó inicialmente desconocer que el aparato era civil y sugirió que había entrado en el espacio aéreo soviético como una acción deliberada para poner a prueba sus capacidades de respuesta y para realizar labores de espionaje dado que otros aparatos militares de los EE.UU., se encontraban en el área para recabar datos de inteligencia relacionados con un lanzamiento de un misil soviético en el mismo lugar y a la misma hora. El derribo atrajo una ola de protestas en todo el mundo, particularmente de los Estados Unidos que encontró una buena oportunidad para profundizar sus posturas anticomunistas en el contexto de la guerra fría.

Acontecimientos

El vuelo 007 de Korean Air Lines era un Boeing 747-200 comercial (registro: HL7442) que volaba desde Nueva York hasta el aeropuerto internacional principal de Gimpo. Despegó desde el aeropuerto internacional John F. Kennedy de Nueva York el 31 de agosto con 240 pasajeros y 29 tripulantes y una tripulación muy experimentada.[1]

Tras repostar en el aeropuerto internacional Ted Stevens de Anchorage, Alaska, el avión despegó a las 13:00 GMT (5:00 hora local) el 1 de septiembre, fijó el piloto automático en marcación constante magnética en vez de hacerlo en el modo de puntos de avance, lo que luego causó que pusiera un rumbo oeste y luego hizo un arco hacia el sur en una ruta hacia el aeropuerto internacional Seúl-Kimpo (ahora aeropuerto Gimpo). Esto llevaría al aparato mucho más hacia el oeste de lo usual (245º magnéticos), pasando por la península de Kamchatka y luego sobre el mar de Okhotsk hacia Sajalín violando en dos oportunidades el espacio soviético. Como la computadora a bordo marcaba las coordenadas constantes, la tripulación no advirtió que estaba a 550 km más hacia el norte que la ruta prevista. Otro vuelo de KAL estaba detrás del KAL 007; y en un momento dado de las comunicaciones entre ellos, cuando compararon las condiciones de vuelo, el avión que seguía detrás tenía condiciones de viento distintas de las del KAL 007; pero a pesar de que el copiloto del KAL 007 captó que había una anormalidad en dos aviones que debían volar la misma ruta, no hizo las confirmaciones.[1]

Como antecedente previo, Korean Air había violado antes el espacio aéreo soviético. En abril de 1978, un avión de combate soviético disparó al vuelo 902 de Korean Air, un Boeing 707, después de que hubiera volado sobre la península de Kola, mató a dos pasajeros y obligó al aparato a un aterrizaje forzoso sobre un lago congelado. Una investigación del caso fue difícil, debido a la negativa de los soviéticos para entregar los registros de vuelo del avión. Otros vuelos comerciales habían cometido errores de curso de tamaños considerables de vez en cuando, pero no sobre la Unión Soviética.

Mientras que el avión KAL 007 aún en una dirección y velocidad constantes no características de cualquier intrusión deliberada previa, sobrevolaba territorio soviético, fueron alertados cazas Su-15 y MiG-23. Una segunda señal además apareció en los radares soviéticos, muy cerca del KAL. Un avión RC-135 espía estadounidense estaba volando muy cerca de la ruta del KAL 007, por lo que los soviéticos tuvieron dos señales idénticas.[1]

El RC-135 se retiró del espacio aéreo al mismo momento que el KAL 007 comenzaba a atravesar la isla de Sajalín. Los rusos detectaron la señal del avión de pasajeros y ya los aviones interceptores rusos hacían contacto visual con el intruso.

Dos Sujoi SU-15 de la base aérea de Dolinsk-Sokol, interceptaron el 747 acercándose por detrás y se comunicaron con la base solicitando instrucciones. Se le instruyó al piloto, mayor Genadi Osipovich, que primero efectuara disparos de advertencia, pero estos no tenían municiones trazadoras; por lo tanto la tripulación de cabina nada vio. En ese momento el copiloto coreano solicitó cambiar de altitud a nivel 350, lo que fue interpretado por los soviéticos como una maniobra evasiva, lo que obligó a la aeronave atacante a realizar una maniobra de semicírculo para volver a situarse detrás del blanco. El alto mando de la U.R.S.S. ordernó entonces que derribaran el 747.[2]

Modelo de un Su-15.

Los soviéticos derribaron el avión con un simple ataque con dos misiles a las 18:26 GMT. El 747 fue impactado en la cola y en el fuselaje bajo las alas ocasionando una descompresión de cabina, y seguidamente cayó en espiral al mar.[1]

El 747 se estrelló en el mar aproximadamente a 55 km de la isla Moneron y el impacto mató a todos a bordo. Inicialmente se informó que el 747 había sido obligado a aterrizar en Sajalín. Más tarde se comprobó que esto era falso.

El hecho causó el repudio internacional al saberse que el indefenso KAL 007 había sido derribado por los soviéticos. El politburó informó que el avión de pasajeros había violado dos veces el espacio aéreo soviético, declaraciones que no fueron creídas por Corea del Sur ni por los Estados Unidos ya que el capitán Chun Byung-in era un piloto muy experimentado. Se intentó recuperar las cajas negras pero no fueron halladas por los estadounidenses o por los sudcoreanos ya que habían sido recuperadas por los soviéticos previamente y guardadas bajo llave.

Las cajas negras fueron entregadas diez años después por la nueva administración rusa y entonces se supo la verdadera causa del accidente.

Las transcripciones recuperadas de la cabina de mando del 747 indican que la tripulación no era consciente de que estaban fuera de curso y, por lo tanto, violando el espacio aéreo soviético (al final estaban 500 km hacia el oeste de la ruta planeada). Después del ataque con misiles, la tripulación realizó un ascenso autorizado y luego descenso en espiral de emergencia debido a la rápida descompresión desde las 18:26 hasta el final de la grabación a las 18:27:46.[1]

Se hicieron dos investigaciones a cargo de la Organización Aérea Civil Internacional ( OACI). La primera se llevó a cabo tras el accidente y la segunda ocurrió después de que fueran entregados los registros en 1991, ocho años después.

Ambos concluyeron que el rumbo fue fijado por accidente; el piloto automático habría sido programado para salir del curso en modo de dirección o habría sido encendido el INS cuando estarían fuera de alcance. Esto dejó al aparato en la dirección magnética elegida cuando partió de Anchorage. La tripulación no notó este error o comprometieron las revisiones correctas del INS para descubrirlo más tarde debido a una "falta de conciencia situacional y coordinación del vuelo".

Kaliningrad R-8

El testigo más cercano al incidente, el piloto soviético que disparó los misiles aire-aire Kaliningrad R-8, confirmó más tarde que no se siguieron los estándares internacionales de intercepción, y que había sido instruido por las autoridades militares para que mintiera en televisión sobre disparar tiros de advertencia. La parte soviética mantuvo oficialmente que ellos hicieron llamadas por radio, pero que el KAL 007 no respondió. No obstante, ningún otro aparato o monitor terrestre cubriendo las frecuencias de emergencias en ese momento oyó jamás llamadas de radio soviéticas.

El piloto soviético tampoco arguyó que sí efectivamente había identificado al avión como un avión de pasajeros, ya que este debía estar iluminado y presentar destellos de luces de posición como cualquier avión civil.

Mapa mostrando la divergencia entre la trayectoria de vuelo realizada y la planeada.

Revisiones posteriores indicaron que la verdadera naturaleza del ataque era que el día anterior un avión espía estadounidense RC-135 de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos (USAF), había incursionado en la zona, haciendo la misma ruta que el KAL, fue detectado por los radares soviéticos y salió del espacio restringido antes de que pudiese ser interceptado por los cazas SU-15. Probablemente el RC-135 estuvo allí ese día en ese momento, pero esa información jamás se ha entregado por parte del gobierno estadounidense.

Para cuando apareció el aparato coreano, al día siguiente, los soviéticos creyeron que se trataba del mismo avión, además efectivamente apareció el RC-135 USAF y se acercó al KAL para confundirse en su señal de radar. Los SU-15 despegaron y lo interceptaron viniendo por detrás. Si el avión estadounidense ya se había desligado aparentemente o fue derribado posteriormente, es un misterio. El SU-15 se acercó por la cola del KAL, pensando que era el avión espía estadounidense por presentar un perfil visualmente parecido. Una vez confirmada la orden y sin dar ninguna oportunidad antes de que abandonara el espacio aéreo restringido, disparó a matar.

No obstante, en 1997 un agente de la inteligencia nipona retirado, Iosiro Tanaka, publicó un libro titulado 'La verdad sobre el vuelo KAL 007'. En sus páginas confirmaba que la tripulación del avión derribado en efecto cumplía una misión encargada por los servicios especiales estadounidenses. Fue él personalmente quien dirigió las escuchas de las comunicaciones por radio en el cielo del Oriente Extremo ruso en la noche del 31 de agosto al 1 de septiembre del 1983(4).

Otras investigaciones llevadas a cabo por aficionados relacionaron la naturaleza del ataque con el vuelo que había realizado el día anterior un avión espía estadounidense RC-135. Aquella aeronave militar cruzó la frontera de la URSS, incursionó en su territorio siguiendo la misma ruta que siguiera después el Boeing surcoreano y salió impune después de virar hacia Japón.

Other Languages
português: Voo KAL 007
srpskohrvatski / српскохрватски: Korean Air Lines let 007
slovenčina: Let Korean Air 007