Voseo

Conjugación voseante imperativa afirmativa de venir en la segunda persona singular del voseo típico.

El voseo es un fenómeno lingüístico dentro de la lengua española en el que se emplea el pronombre «vos» junto a ciertas conjugaciones verbales particulares para dirigirse al interlocutor en lugar de emplear el pronombre «tú» en situaciones de familiaridad.

Por extensión, se puede referir al mero uso del pronombre «vos» o, por el contrario, al mero uso de sus conjugaciones verbales junto al pronombre «tú».

Se distinguen dos tipos de voseo:[1]

  • El voseo reverencial,[1] que consiste en usar el pronombre «vos» para dirigirse reverencialmente a la segunda persona gramatical —tanto singular como plural—, implicando la conjugación verbal de segunda persona de plural: «lo que vos digáis», «vos me mirasteis». Forma arcaica y sin uso desde hace varios siglos.
  • El voseo dialectal americano,[1] que procede gramaticalmente de igual manera, aunque la morfología de su conjugación ha sufrido diferentes evoluciones a través del continente; se dirige a la segunda persona de singular y tiene valor de trato informal, contrastando típicamente con el trato formal de Usted.

Morfológicamente, puede afectar a todos los tiempos y modos, sin embargo, suele restringirse al presente de indicativo.

En el habla de América, salvo en el oriente de Cuba,[2] el voseo no tiene en cuenta sus dos correlatos clásicos —vigentes en el español peninsular— de «os» (pronombre objeto de segunda persona de plural) y el posesivo «vuestro», asimismo referido a la segunda persona del plural. El primero es reemplazado por «a vos» / «te», en tanto que el posesivo es reemplazado por «tu» / «tuyo/-a/-s».

En zonas donde «vos» es de uso vulgar, suele ocurrir el intercambio de las formales pronominales y verbales del tuteo y el voseo: «tú querés», «vos tienes».

El origen del voseo se remonta a la voz latina «vos», que generalmente era la forma plural de la segunda persona gramatical, a excepción del caso de los súbditos con su soberano en el que su uso era para indicar su superioridad, uso que se mantuvo en el castellano antiguo.

El estudio sistemático del fenómeno del voseo en América inicia en 1921 con Observaciones sobre el español en América del dominicano Pedro Henríquez Ureña, que es la primera obra en la que se estudia y expone las variaciones y características dialectales de la lengua española en América.[4]

Historia

Antecedentes

Hay que remontar el inicio del voseo español al siglo IV. En ese entonces, el empleo de vos en lugar de tiene un valor social de sumo respeto. Se ciñe su uso al trato con el emperador. La expansión del uso de vos se habría vuelto más compleja y extensa durante los siglos VI y VII, según lo prueban distintos documentos que marcan la extensión de vos para una sola persona. En esta evolución del voseo, Páez Urdaneta cree ver dos variantes sociolingüísticas que quiebran la estratificación original de [+ poder] o [+ autoridad]. Son estas variables la pragmaticidad y el sentimentalismo.

En España, el empleo de vos fue modificándose a lo largo de los siglos. Fue pasando de ser un eje vertical asimétrico de [+ autoridad] o [+ poder], en que vos se empleaba desde el estatus social inferior hacia el superior, a la dirección contraria: de superior a inferior, es decir, para aquellos colocutores que tienen [- autoridad] o [- poder] y, asimismo, del polo de la distancia al de la cercanía. Posteriormente el voseo también se empleó de manera recíproca en personas de igual estatus. Así, tenemos que en los ss. XI-XII el voseo se emplea por rango social, pragmaticidad y virtud caballeresca, mientras el tuteo se reservaba al ámbito familiar. En los ss. XIII-XIV avanza la Reconquista y se consolidan los grupos sociales (nobleza, clero y pueblo llano, compuesto de labradores, artesanos y mercaderes), de modo que el vos cobró fuerza extragrupal, empleándose también de superior a inferior. Sigue existiendo el vos pragmático (cuando se espera un favor o beneficio del colocutor), pero pierde vigencia la virtud caballeresca. A finales del siglo XV, el fin de la Reconquista modifica nuevamente las fórmulas de tratamiento. El vos se utiliza también para quienes tienen igual rango, lo que lleva a un desgaste que hace necesario la introducción de una nueva fórmula, vuestra merced con el verbo en tercera persona. Entonces, el volvió a recuperar su primitivo valor de segunda persona del singular para la confianza. Este fenómeno está recogido en los clásicos del Siglo de Oro, con Don Quijote de la Mancha a la cabeza, y en obras modernas ambientadas en la época como la serie del Capitán Alatriste. El voseo acaba desapareciendo del español peninsular y filipino ya en el siglo XIX; quedando usted como el pronombre de cortesía, que expresa respeto de un hablante hacia otro mientras que «tú» representa el trato de familiaridad (entre familiares o hacia amigos cercanos) o de inferioridad (un empleador hacia su empleado).

Las colonias más ricas de la América española, que eran las que estaban más vinculadas económicamente con España, quedaron influenciadas por el cambio en la norma peninsular, el pronombre vos es reemplazado por usted en situación reverencial, y el voseo desaparece: la Nueva España (gran parte de México y Estados Unidos), las Antillas y los actuales Colombia, Venezuela, Ecuador y Perú. Mientas tanto, en las colonias más pobres y aisladas del Imperio español se conservó el voseo y se desconoce o evita el trato de de forma total o parcial: Centroamérica, el Cono Sur y la zona marabina y andina de Venezuela.

Evolución del tratamiento respetuoso

En América se dan tres posibilidades principales de fórmulas de tratamiento:

  • La propia de la América tuteante, donde hallamos el trato de «tú» para la segunda persona singular de confianza y el trato de «usted» para la segunda de respeto (por ejemplo, en Puerto Rico o República Dominicana);
  • La propia de la América solo voseante, donde la forma de confianza es el voseo, que coexiste con el trato de respeto mediante «usted» (por ejemplo, en Argentina o Paraguay)
  • La de la América tuteante-voseante, donde el voseo se restringe al ámbito íntimo; el tuteo es para la confianza intermedia; y el «usted» se usa como forma de respeto (por ejemplo, en Chile o El Salvador).
Other Languages
العربية: فوسيو
Deutsch: Voseo
English: Voseo
Esperanto: Voseo
magyar: Voseo
italiano: Voseo
日本語: ボセオ
norsk bokmål: Voseo
polski: Voseo
português: Voseo
русский: Восео
中文: Voseo